10-11-2011

Larsen y Eliasson: auditorio en Reykjavik

Norman Foster, Jean Nouvel, Henning Larsen Architects,

Nic Lehoux,

Reykjavik,

Sala,

Siderúrgico, De cristal,

Arts,

Inspirada en las luces del norte y el dramático escenario islandés, la Sala de Conciertos y Centro de Congresos Harpa Reykjavik surge en el límite entre la tierra y el mar. Con sus fachadas espectaculares, proyectadas por Henning Larsen Architects y Olafur Eliasson, el edificio sobresale como una gran escultura luminosa que transforma la zona del puerto, conectándola con el centro de la' vida ciudadana.



Larsen y Eliasson: auditorio en Reykjavik


El sorprendente espectáculo arquitectónico de la nueva sala de conciertos de Reykjavik forma parte de un proyecto de orgullosa recuperación cultural que el estado islandés ha emprendido tras la crisis económica que lo afectó en 2008, empujando a la gente corriente a movilizarse pacíficamente y a participar en la escritura de una nueva Constitución.
Situada en el puerto de la ciudad, la Sala de Conciertos y Centro de Congresos Harpa Reykjavik, terminada en 2011, es una obra simbólica, no sólo por su posición de preeminencia urbanística, sino también como resultado de un importante concurso internacional que contó con la participación de equipos con nombres ilustres como Norman Foster y Jean Nouvel y que dirigió la atención del mundo del arte y de la arquitectura a una ciudad célebre por Björk y los Sigur Rós.
Resultó ganador del concurso Portus Group, el equipo formado, entre otros, por el estudio Henning Larsen Architects y Olafur Eliasson, el artista danés conocido por sus performances luminosas.


La combinación de arte y arquitectura realiza una obra en la que no puede delimitarse dónde termina una disciplina y dónde empieza la otra y en la que la atención al paisaje lleva a la ideación de una fachada modular de cristales, que acoge las modificaciones, en términos panorámicos, de clima y de iluminación y las devuelve enfatizadas.
Proyectado por Olafur Eliasson, el lado sur está formado por módulos tridimensionales de carga, de acero y cristal de 12 caras, llamados ;casi ladrillos” que, como muchas formas de sus obras, se derivan de estudios de la geometría de los cristales. El vidrio del que están formados es dicroico, es decir, que tiene la facultad de impedir el paso de determinadas longitudes de onda luminosas y de dejar pasar otras: por esta razón, según las condiciones meteorológicas y la posición de observación, los cristales de los módulos resultan de colores diferentes.
Regido por una geometría angulosa de volúmenes que se compenetran para responder a las exigencias funcionales de un gran auditorio gracias a las capacidades estructurales de los módulos y a la ausencia de pilares y columnas, el complejo del Harpa se deja atravesar por el paisaje, perdiendo el límite entre interior y exterior y, tendido entre tierra, agua y cielo, sintetiza la singularidad de un lugar como Reykjavik, donde ni siquiera la noche y el día encuentran una definición fácil.


El proyecto prevé una amplia explanada con espejo de agua en el lado principal sur que, recogiendo el flujo peatonal que procede del centro urbano, lo acompaña al interior de centro cultural, a través de su gran vestíbulo transparente. Esta ventana sobre el puerto se prolonga hacia el oeste en el foyer con restaurante, donde encuentra la escalinata que lleva al primer piso, desembocando en una zona transparente que hace de pasillo de distribución a las 3 salas, entre ellas una de 1.800 localidades.
Todas las instalaciones técnicas se encuentran protegidas de la vista, confinadas en la zona norte, de cara al mar, como clara elección de implicación del auditorio en la vida de la ciudad y de su puerto, hacia los cuales se asoma la arquitectura. Así se explicita el concepto de regeneración urbana, en la que la relación entre arquitectura y lugar permite logar la participación coral que había obstaculizado la situación de desuso de las áreas portuarias, limitando la disgregación del tejido urbano. Si además se piensa que la arquitectura en cuestión es sede de la Orquesta Sinfónica de Islandia y de la Ópera islandesa, la música se introduce en la narración para ofrecer una tercera clave de lectura del lugar, junto a la arquitectónica y la artística.? ?

Mara Corradi


Proyecto: Henning Larsen Architects A/S, Batteríið Architects Ltd., Olafur Eliasson (Portus Group)
Cliente: Harpa, Portus Group; AGO (Harpa); Totus
Lugar: Reykjavik (Islandia)
Proyecto de estructuras: Artec Consultants, Mannvit Engineers, Hnit Consulting Engineers, Efla Engineers, ArtEngineering GmbH, Ramboll
Proyecto paisajístico: Landslag efh. Lisbeth Westergaard
Proyecto acústico: Artec Consultants Inc.
Consultores: ASK Architects, Almenna Consulting Engineers, Verkis Consulting Engineers, Verkhönnun Engineers, Jasper Parrott- International Consultant, Vladimir Ashkenazy - Artistic Adviser
Superficie útil bruta: 2.8000 m2
Área del terreno: 60.000 m2
Concurso: 2004
Inicio Proyecto: 2005
Final de las obras: 2011
Fachadas de cristal prefabricado de seguridad de Schollglas
Estructura de cemento
Fotografías: © Nic Lehoux

www.henninglarsen.com
www.olafureliasson.net


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×