07-12-2016

Barozzi/Veiga ampliación del Museo de Arte de los Grisones en Coira

Peter Zumthor,

Simon Menges,

Chur, Svizzera,

Museos,

Arts,

El estudio barcelonés Barozzi Veiga se ha encargado de la ampliación del Museo de Arte de los Grisones en Coira, Suiza. Aun siendo totalmente autónomo en su composición, el proyecto de Barozzi Veiga está repleto de referencias a Villa Planta, la sede histórica del Museo construida en el siglo XIX destinada en principio a residencia privada.



Barozzi/Veiga ampliación del Museo de Arte de los Grisones en Coira
Tras adjudicarse el concurso internacional lanzado en 2011 por el Cantón de los Grisones, el estudio barcelonés Barozzi Veiga ha realizado la ampliación del Museo de Arte de los Grisones en la localidad de Coira, en Suiza, inaugurada el pasado 22 de junio. La obra se ha llevado a cabo junto a Villa Planta, sede histórica del Museo de Arte de los Grisones y del edificio administrativo del Ferrocarril Rético, y aunque se diferencia de ellos desde el punto de vista formal y decorativo, establece un diálogo que crea armonía entre los tres edificios. Construida en 1874 según un proyecto del arquitecto Johannes Ludwig, Villa Planta era la residencia privada del comerciante Jacques Ambrosius von Planta. Fue posteriormente comprada por el Cantón de los Grisones y transformada en museo de arte, y la villa no tardó en mostrar señales de desgaste. Aún así hubo que esperar a los años 80 para renovarla de acuerdo con el proyecto de restauración dirigido por Peter Zumthor, Peter Calonder y Hans-Jörg Ruch. 
Con el paso de los años, debido al éxito del museo y al crecimiento de las colecciones, se fue haciendo necesario edificar una nueva ala que ocupara una zona de dimensiones reducidas junto a la Villa Planta, con acceso desde la Grabenstrasse.



Precisamente la Villa fue el edificio de referencia a la hora de definir la composición de la nueva instalación. Se copiaron la planta cuadrada y las proporciones para que ambos edificios estuvieran relacionados a escala. Estos dos volúmenes tienen acceso por distintos lados, ??pero ambos cuentan con una fachada principal: las estatuas de las esfinges sirven de “guardianes” en la escalinata de la Villa, como si fuera un marco para el portal de la nueva ala. El zócalo que eleva la planta de entrada a la Villa Planta se traslada a la nueva construcción mediante una franja de cemento uniforme, mientras que la entrada se mantiene a nivel de calle. Domina en los dos un plano de simetría central que recuerda a Palladio, con cúpula incluida, mientras la nueva construcción interpreta el rigor geométrico con absoluta autonomía en sus formas. Las plantas dedicadas a la exposición están distribuidas según el esquema de salas que se comunican mediante un atrio central, fulcro de simetría. La referencia a la fuerte presencia de decoraciones dentro y fuera (las dos esfinges, las pinturas pompeyanas, la cúpula dorada de estilo bizantino que evocan la actividad del primer cliente, comerciante en Alejandría de Egipto), se traduce en el nuevo orden compositivo de las fachadas, un bajorrelieve de casetones de cemento gris perla, otra referencia al mundo clásico. 
Se prefirió sacrificar el jardín lo menos posible, en cuanto elemento de conexión horizontal con la Villa Planta y con la ciudad a nivel urbanístico. Por eso en el nuevo bloque se invierte el orden lógico y las galerías de exposición se sitúan en las tres plantas subterráneas, que pueden ocupar una zona más amplia respecto a la planta de calle y a los otros tres niveles por encima, cuyo tamaño es contenido y proporcional al contexto, y que acogen la recepción y los laboratorios del museo. 


Dos amplias cristaleras altas que se esconden detrás del ornamento de casetones de las fachadas este y oeste enmarcan la villa Planta, mientras los dos edificios están conectados físicamente por una escalinata en los respectivos primeros sótanos.
Repleto de guiños a la antigüedad y a la obra arquitectónica existente, el nuevo volumen de Barozzi Veiga resulta un edificio completamente autónomo, un elemento de renovación que se acopla perfectamente a la Grabenstrasse.

Mara Corradi

Architect: Barozzi/Veiga (Fabrizio Barozzi , Alberto Veiga)
Location: Chur, Switzerland
Client: Hochbauamt Kanton Graubünden
Project leader: Katrin Baumgarten
Project team: Paola Calcavecchia, Shin Hye Kwang, Maria Eleonora Maccari, Anna Mallen,
Verena Recla, Laura Rodriguez, Ivanna Sanjuan, Arnau Sastre, Cecilia Vielba
Local architect: Schwander & Sutter Architekten
Project manager: Walter Dietsche Baumanagement AG
Landscape Architect: Paolo Bürgi Landschaftsarchitekt
Structural engineer: Ingenieurbüro Flütsch
Services engineers: Waldhauser Haustechnik AG, Brüniger + Co. AG, Niedermann Planung GmbH
Façade consultant: x-made SLP
Lighting consultant: MichaelJosefHeusi GmbH
Museum expert: BOGNER.CC - die museumsplaner
Building physics: Kuster + Partner AG
Security consultant: Mullis+Cavegn AG
Fire protection consultant: Balzer Ingenieure AG, AFC - Air Flow Consulting AG
Door consultant: Brütsch Elektronik AG
Signage: Weiersmüller Bosshard Grüninger WBG | AG
Net floor area: 4,000 sqm
Competition: 2012
Construction: 2016
Façade in concrete: Sulser AG 
Steel windows: Paul Tobler AG 
Exterior steel doors: Merkle Metallbau AG 
Photographs by: © Simon Menges

barozziveiga.com
www.buendner-kunstmuseum.ch/it/Seiten/start.aspx


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×