01-08-2018

Westway Architects Villa Tortuga una vivienda de ensueño en Cerdeña

Westway Architects,

Ray Main,

Costa Esmeralda, Cerdeña, Italia,

casas de vacaciones, Apartamento,

Verde, Lápida, Madeira,

El estudio Westway Architects firma el proyecto de una casa de ensueño en Cerdeña. La casa se encuentra en la cresta de una colina, frente al golfo de Marinella, entre especies vegetales típicas de la maquia mediterránea y con una espléndida vista panorámica de la Costa Esmeralda. El proyecto de interiorismo ha sido realizado en colaboración con el estudio londinense Todhunters Earle Interiors.



Westway Architects Villa Tortuga una vivienda de ensueño en Cerdeña

En sintonía con el periodo y el deseo de evasión que acompaña al verano, tras la isla de Creta, donde el estudio Gerner Gerner Plus ha proyectado House by The Sea, les invitamos a descubrir un nuevo proyecto de casa de vacaciones.
La zona elegida es una de las más bellas y conocidas costas italianas: la Costa Esmeralda, en Cerdeña. Aquí, no lejos de Porto Rotondo y frente al golfo de Marinella, el estudio italiano Westway Architects, con la colaboración para el interiorismo del estudio londinense Todhunters Earle Interiors, ha proyectado una espléndida vivienda estival para una joven pareja italolibanesa. Los arquitectos se han convertido en intérpretes de las necesidades de los clientes, dando forma arquitectónica a su “casa ideal”. Sobre la superficie que ocupaba un viejo edificio de los años setenta, hoy demolido, se ha realizado una vivienda con espacios luminosos y ambientes refinados ideales para compartir con amigos y admirar el panorama. Un edificio que se vive en su relación directa con el exterior y con el territorio, como se pone de manifiesto en la elección de materiales, colores y acabados.
El reportaje fotográfico realizado por Ray Main, del cual publicamos un extracto en estas páginas, nos permite captar la relación entre el proyecto arquitectónico y los interiores con el entorno natural y artificial. Los materiales naturales, las especies vegetales típicas de la maquia mediterránea y las rocas que afloran aquí y allá son valorizados por las estructuras arquitectónicas que se integran en el entorno, enmarcando sugestivos puntos de observación y vistas panorámicas.

La casa ha sido construida en un área de 2.550 m2, situada en una pendiente natural caracterizada por la presencia de especies vegetales típicas de la maquia mediterránea y de rocas graníticas milenarias. Parafraseando una metáfora literaria, podríamos decir que los arquitectos no se han encontrado frente a una página en blanco sino frente a un lienzo rico en sugestiones, colores y olores. Muchos elementos que había que hacer convivir en armonía, en una arquitectura que estableciera un diálogo continuo con el entorno natural. La inevitable transformación del lugar debía producirse con respeto y sensibilidad, valorizando lo existente y destacando sus calidades y potencialidades. Un objetivo que se ha llevado a cabo recurriendo a materiales locales y a técnicas de construcción tradicionales, como las piedras de campo lajadas para las paredes de carga y los pavimentos exteriores y materiales de colores neutros para los interiores. El gran jardín que rodea la casa es el núcleo del proyecto y es el elemento que unifica todos los volúmenes construidos. Las “palabras” elegidas por los arquitectos para este diálogo entre la naturaleza y lo artificial son recorridos empedrados, terrazas panorámicas y mantos herbáceos. El proyecto tiene en cuenta las antiguas curvas de nivel del terreno para diseñar las zonas verdes, pero no descarta, cuando es necesario, la intervención de la mano del hombre para excavar, por ejemplo, las terrazas panorámicas en la piedra. La piscina infinita concluye, con su forma sinuosa, este recorrido creativo. Realizada en voladizo sobre el mar, no es un límite para el jardín sino que ofrece a los observadores un profundo sentido de libertad.


Los interiores de la casa están en relación directa con los espacios exteriores y las funciones que ejercen. El límite entre interior y exterior es muy fino: cada abertura está estudiada para regalar a los ocupantes una sucesión de emociones, enmarcando escenarios y panoramas únicos. La casa está pensada para una vida estival proyectada hacia el exterior, con una dimensión cotidiana ligada a los ritmos de la naturaleza.

(Agnese Bifulco)

Proyecto arquitectónico y dirección de obras: Westway Architects
Interiorismo: Todhunters Earle Interiors
Lugar: Olbia, Italia
Fotografías: Ray Main


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature