08-10-2019

Mikhail Riches Goldsmith Street Norwich viviendas sociales con eficiencia energética

Mikhail Riches,

Tim Crocker, Matthew Pattenden,

Norwich, UK,

Housing,

Ladrillos,

Riba Stirling Prize,

El estudio de arquitectura Mikhail Riches ha proyectado, en el centro de Norwich, en el Reino Unido, un conjunto de viviendas sociales con alta eficiencia energética. Un complejo de casas adosadas que se proponen como alternativa válida a los edificios de apartamentos de alta densidad. El proyecto ha ganado el Riba Stirling Prize 2019.



Mikhail Riches Goldsmith Street Norwich viviendas sociales con eficiencia energética

“Un proyecto ejemplar” es como el jurado del RIBA Stirling Prize ha descrito el proyecto de viviendas sociales Goldsmith Street, realizado por el estudio de arquitectura Mikhail Riches con Cathy Hawley. Al  proyecto, que ya había sido distinguido con numerosos títulos, le fue otorgado, el 8 de octubre de 2019, un doble galardón: el Neave Brown Award for Housing, instituido recientemente, y el prestigioso RIBA Stirling Prize 2019.
En su reportaje fotográfico, Tim Crocker ha logrado captar la atmósfera que los arquitectos querían comunicar: la de una arquitectura residencial europea serena e intemporal, incluso si algunos detalles revelan de inmediato que se trata de un proyecto contemporáneo, como los materiales. Por ejemplo, los ladrillos, claramente contemporáneos en su color, con sus eflorescencias claras, las tejas negras biseladas en los puntos en que el tejado se une con el revestimiento mural, los brise soleil de metal perforado y algunos otros elementos indispensables para el ahorro energético.
Pero, ¿qué hace que Goldsmith Street sea excepcional, transformando en un lugar especial lo que a primera vista aparece como un tranquilo y típico barrio residencial de una pequeña ciudad inglesa de provincias?

La historia de Goldsmith Street se inició hace doce años, en 2008, cuando el estudio Mikhail Riches ganó el concurso de arquitectura convocado en la ciudad de Norwich para la realización de unas 100 viviendas sociales, de las cuales la mitad debían ser casas unifamiliares y la otra mitad apartamentos. El proyecto fue objeto de una larga elaboración con el objetivo de crear un complejo residencial altamente sostenible, reintroduciendo calles y “casas” en una zona de la ciudad dominada por los típicos edificios de apartamentos del siglo XX. Los arquitectos han proyectado un masterplan muy simple, constituido por siete bloques separados por calles de 14 m de anchura, con un proyecto paisajístico que se extiende más allá de los límites del emplazamiento, incluyendo las calles locales y un parque. La amplitud de las calles, intencionadamente reducida, imita un modelo de estructura urbana típica del siglo XIX. De este modo, los arquitectos han logrado crear un vínculo reconocible con la tradición residencial inglesa en un proyecto de concepción moderna.
Los bloques edificados comparten un sendero público accesible desde los jardines, pequeños espacios verdes privados situados en la parte posterior de las viviendas. Este “callejón secundario” es un sendero paisajístico para uso exclusivo de los residentes y crea una zona intermedia que separa las áreas privadas de los dos bloques contrapuestos. Además, es un lugar seguro en que los niños pueden jugar. En efecto, los automóviles quedan relegados a los límites del complejo y los aparcamientos están dispuestos a lo largo de las calles abiertas al tráfico rodado. Las reducidas dimensiones de los trayectos abiertos al tráfico rodado han determinado el establecimiento de un límite de velocidad de 20 millas/hora y han requerido un cuidadoso diseño de las fachadas. Garantizan una adecuada iluminación natural de las calles las inclinaciones de los tejados asimétricos y la reducida altura de algunos de los edificios. El proyecto de las fachadas ha precisado notables intervenciones. Por ejemplo, los arquitectos han logrado aligerar la visión de conjunto de las fachadas mediante un estudiado diseño hecho de ladrillos y recuadros para las ventanas, que hace que estas parezcan más grandes.
Nada se ha dejado al azar. Así, todas las casas respetan los altos estándares de Passivhaus y disponen de instalaciones de precableado para poder utilizar otros servicios en el futuro sin tener que modificar las estructuras.

(Agnese Bifulco)

Images courtesy of RIBA, photo by Tim Crocker (1-18), Matthew Pattenden (19-21)

Project: Goldsmith Street
Architects: Mikhail Riches with Cathy Hawley
Date of completion: December 2018
Client company name: Norwich City Council
Location: Norwich, UK

Consultants
Structural Engineers: Rossi Long Consulting Ltd
Environmental / M&E Engineers: Greengauge Building Energy Consultants Ltd
Quantity Surveyor / Cost Consultant: Hamson Barron Smith
Project Management: MER Construction Services Ltd
Landscape Architects: BBUK
Certified Passivhaus Designer: WARM
Clerk of Works: Enhabit (Whole House Energy)
Awards:
RIBA Regional Award
Regional/RSAW Client of the Year
Regional/RSAW Sustainability award
RIBA Stirling Prize Short List


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×