25-03-2015

Harmonia 57 Triptyque, Sao Paulo Brasil

Paolo Schianchi, Estudio Triptyque ,

Sao Paulo, Brasil,

Housing, Deportes y Bienestar, Residencias,

de cobre,

GranitiFiandre, Intervista,

Tras su contribución al volumen "Architecture on the web. A critical approach to communication", compilado por Paolo Schianchi, el estudio Triptyque habla de sus trabajos, desde la residencia para artistas Harmonia en Sao Paulo de Brasil al concurso para una estación polar en el que han participado recientemente.



Harmonia 57 Triptyque, Sao Paulo Brasil

Dentro del volumen “Architecture on the web. A critical approach to communication”, compilado por Paolo Schianchi, vuestro estudio ha declarado: “...la comunicación por internet [...] nos permite compartir nuestros proyectos desde el principio, incluso antes de que se construyan y durante todo el proceso de creación”. ¿Cómo se ha modificado vuestra forma de proyectar con el intercambio constante que hoy es posible en internet?
 
Con el término "creación" nos referíamos a la construcción, ya que por el contrario el diseño es muy anterior a la publicación de un proyecto. Naturalmente los nuevos instrumentos sociales de la red nos inspiran constantemente ya que nos permiten compartir nuestros puntos de referencia, nuestros gustos y nuestras ideas.

Habéis descrito la residencia para artistas Harmonia en Sao Paulo como un cuerpo vivo que se va modificando con el tiempo, que va incluso envejeciendo. ¿Hasta qué punto es importante el contexto social, climático e histórico en el que se emplaza una obra de arquitectura para trazar las líneas de un proyecto que se transformará en base a aquél?


El proyecto de la Rua Harmonia está situado en un barrio de la zona oeste de Sao Paulo, con una alta concentración de creatividad y vida artística, con galerías y muros que se mezclan y actúan como escenario para nuevas formas de expresión. La avenida frente al edificio es un ejemplo de esto, con grafitis que representan un concepto de experimentación que discurre por la calle e impregna los edificios. La construcción en sí es una obra nueva, completa y acabada, que como todos los organismos vivos respira, suda y se modifica con el paso del tiempo, reviviendo en algunos periodos y envejeciendo también. El objetivo es hacer aflorar las distintas fases de su evolución, en base a la influencia de acontecimientos dinámicos y conectados entre sí, naturales o creados, como la lluvia, el crecimiento de la vegetación o el riego.
 
¿Qué significa construir en Sao Paulo, donde la pobreza se encuentra por la calle? ¿Cuáles son las exigencias que marcan el diseño de la obra privada y pública, y cuáles son las expectativas de quienes la utilizarán?
 
El principal problema de la sociedad brasileña es la enorme divergencia entre las distintas clases sociales. Esta desigualdad se expresa en arquitectura mediante los "cercados" que separan físicamente tanto las clases sociales, como los espacios públicos y privados. Con nuestros proyectos, como el más reciente, Groenlândia, deseamos abrir el espacio privado al público, renunciado a cualquier tipo de aislamiento. Groenlândia surge en un barrio exclusivo de Sao Paulo. A pesar del aspecto impenetrable de la zona, nuestro edificio ha sido diseñado sin vallas, en directo contacto con la calle. Una vez más procuramos enlazar el espacio privado (la obra de arquitectura) con el espacio público (la ciudad).


¿Os apetece hablar del concurso, insólito y complejo, de la estación polar Comandante Ferraz en el Antártico? ¿Cómo os han influido las anteriores experiencias de proyectos en ámbito residencial o urbanístico en las soluciones elegidas, como por ejemplo la instalación basada en el módulo en forma de Y?
Frente a un desafío que es simultáneamente científico, técnico, medioambiental, humano, simbólico y geopolítico, hacía falta una estrategia sencilla y eficaz que pudiera satisfacer todas las exigencias y plasmar todos los objetivos. Se necesitaba un principio que integrara seguridad (sobre todo en prevención de incendios), flexibilidad y estructura modular, que pudiera ofrecer confort térmico y acústico y sobre todo una buena calidad de vida para los usuarios. El eje de la base en el extremo se bifurca para acoger los alojamientos en forma de Y, una imagen de distribución minimalista con tres puntos que caracteriza la estación y permite una conexión sencilla y rápida entre los varios módulos. Además de adaptarse al terreno, va a formar una plaza soleada frente al centro social, lugar de encuentro antaño invadido logísticamente por coches. Para responder a todos estos problemas Triptyque ha puesto en marcha un equipo multidisciplinario de expertos brasileños y extranjeros.

Mara Corradi


 


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×