17-06-2019

DEGW de Lombardini 22 Le Village Crédit Agricole Milán

Lombardini22, DEGW,

Maxime Galati-Fourcade, Laura Fantacuzzi,

Milán,

Innovation center, Co-Working, Oficinas,

DEGW, marca de Lombardini 22 dedicada al diseño integrado de espacios de trabajo, firma el interiorismo y el acondicionamiento de Le Village, el nuevo hub milanés de Crédit Agricole. Innovación e historia se encuentran en un proyecto que representa un nuevo modelo de gestión de los espacios destinados a las actividades laborales y a los negocios.



DEGW de Lombardini 22 Le Village Crédit Agricole Milán

En Milán, en el corso di Porta Romana, un antiguo convento de siglo XV y su amplio claustro, recientemente reformado y protegido por la Superintendencia Arqueológica de Bellas Artes y Paisaje de la ciudad, es el lugar elegido por Crédit Agricole para la primera estructura italiana de “Le Village”. Le Village es el hub de la innovación creado por el grupo bancario en París en 2014. Su objetivo es favorecer las relaciones virtuosas entre socios privados / púbicos y startups. Con 29 estructuras en funcionamiento en Francia, el proyecto está ya maduro para expandirse fuera de las fronteras francesas y Milán es la primera ciudad europea elegida para su desarrollo en el ámbito internacional. El grupo bancario ha confiado a DEGW, marca de Lombardini 22 dedicada al diseño integrado de espacios de trabajo, el proyecto de interiorismo y acondicionamiento de Le Village Milano.

La intervención se ha desarrollado de forma delicada y con profundo respeto por el entorno histórico. DEGW ha introducido elementos de modernidad y frescura, con muebles y espacios flexibles, en armonía con la nueva identidad del antiguo convento.”: así es cómo Alessandro Adamo, director de DEGW y socio de Lombardini22, ha explicado los elementos claves del proyecto.
Ante todo, el entorno: el lugar elegido para Le Village Milano es un valioso espacio histórico protegido, un convento del siglo XV con un claustro anexo. Los arquitectos decidieron mantener, en su simplicidad, la estructura del edificio original y crear, en su interior, un ambiente fresco e innovador que adquiriera una identidad propia y, al mismo tiempo, fuera adecuado para empresas con carácter emprendedor, como son las startups.
Le Village está distribuido en los tres niveles del edificio, con espacios de socialización y compartidos, que se alternan con espacios de trabajo en open space y estancias cerradas. El claustro central es un elemento importante del proyecto. Es una zona verde acondicionada para ser usada como espacio de socialización y relax para enriquecer la oferta del hub. Para maximizar la relación con este gran espacio exterior, los arquitectos han proyectado un sistema de particiones verticales acristaladas que permite gozar de la armonía que transmite el claustro incluso en los días más fríos. Gracias a las cristaleras, los espacios interiores mantienen un continuo diálogo visual con el claustro. Además, también los pórticos de la planta baja y la logia superior han sido amueblados con mesas, asientos y pequeñas áreas vegetales a fin de ampliar los espacios destinados a los encuentros informales.

En el interior del edificio, algunos elementos arquitectónicos del antiguo convento, como los suelos de terracota y los altos techos de madera, han sido conservados porque evocan la memoria histórica del lugar. Para hacer los espacios óptimos para su uso contemporáneo, se han incorporado paneles fonoabsorbentes que mejoran notablemente el confort acústico. Los paneles se convierten en un importante elemento decorativo, además de funcional. En diferentes tonos de azul y verde, los colores institucionales del cliente, estos paneles fonoabsorbentes son una parte integrante de los espacios. Se usan como elementos divisorios para algunos espacios, mientras que, en otros y sobre todo en los espacios de la planta baja cubiertos de bóvedas, dan lugar a composiciones suspendidas que rompen la austeridad de la arquitectura preexistente.

(Agnese Bifulco)

Client: Le Village by Crédit Agricole Milano
Location: Milan, corso di Porta Romana 61
Area: 2700 square metres
Type of building: Offices
Completion date: 2018

Project: DEGW - Lombardini22
Client leader: Alessandro Adamo
Design leader: Giuseppe Pepe
Senior architect: Perla Perrotta
DEGW services: Interior design, fitout, works management, art installation (in partnership with Artkademy)
Photos by: Laura Fantacuzzi, Maxime Galati-Fourcade


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×