05-09-2018

West 57th Street el nuevo courtscraper de BIG Bjarke Ingels Group

BIG – Bjarke Ingels Group,

Nic Lehoux, Iwan Baan,

Nueva York, Estados Unidos,

Residencias, Rascacielos,

West 57th Street es el nombre del edificio icónico de un nuevo Manhattan en el que las construcciones dejan sitio a la vegetación y la arquitectura persigue la eficiencia medioambiental. Proyectado por la firma de BIG Bjarke Ingels Group, al West 57th Street ya se le conoce como come courtscraper.



West 57th Street el nuevo courtscraper de BIG Bjarke Ingels Group
Las obras de Bjarke Ingels nunca resultan fáciles de describir con palabras ya que cada vez habría que inventar un término nuevo que ilustrase la nueva geometría diseñada y a continuación plasmada en la construcción. Al realizar el West 57th Street en Nueva York fue precisamente él, Bjarke Ingels, el que lo inventó, acertando en pleno. Al describir el nuevo rascacielos (aunque esto es inexacto) en el horizonte de Manhattan el arquitecto danés lo definió un courtscraper, que traducido significa una estructura híbrida entre un edificio con patio y un rascacielos. La idea no era más que un truco cinematográfico para la generación anterior a la de BIG, cuando se empezaban a conjeturar las formas paramétricas, y raramente se aplicaban. Actualmente es bien conocido el potencial de los parámetros para elaborar formas complejas aplicables a edificios, gracias a que nombres como Frank Gehry, Zaha Hadid y otros han abierto camino. Incluso fuera del estricto sector arquitectónico se tiende a referirse a la proyectación contemporánea pensando en formas que se puedan describir como si hubieran sido generadas mediante rigurosas relaciones geométricas entre parámetros cuantificables. Si se compara con los ya tradiciones instrumentos de CAD, en los que la geometría euclidiana se trasladaba simplemente al digital pero seguía siendo el instrumento utilizado para describir una idea de proyecto, hoy en día los programas que utilizan también sistemas paramétricos desarrollan y visualizan modelos que se pueden modificar como si fueran organismos. 
Y qué mejor imagen se podría usar para describir el West 57th Street de Bjarke Ingels Group si no precisamente la de un organismo que ha asumido esta silueta sin hacer uso de los tradicionales desarrollos geométricos, sino que casi se adapta “manualmente” al contexto en el que se cala, así como a sus vínculos. Con su programa residencial y comercial, el nuevo edificio nace del deseo de conciliar ciertos axiomas de la isla de Manhattan, como los elevadísimos costes del terreno y la gran densidad de población, lo que lleva a optar por la tipología del rascacielos, con otras prerrogativas residenciales de origen más antiguo. El tipo de vivienda con patio de hecho aporta valores de enorme actualidad como la convivencia, la seguridad, la proximidad y la intimidad. El patio dedicado a jardín ofrece ese punto de contacto al que aspiran las fachadas internas, además de constituir un oasis verde de intercambio térmico para el conjunto y que contribuye al bienestar de los residentes. 
En el proyecto de BIG, los primeros dos niveles están reservados para los locales comerciales, en directa comunicación con el jardín mediante la escalinata del vestíbulo, mientras que a partir del tercer piso son viviendas. En el esquema de proyecto el basamento con patio de planta rectangular, que ocupa casi toda una manzana, se eleva en la esquina noreste hasta el piso trigésimo segundo, mientras que las otras tres esquinas se mantienen bajas. Vista desde la otra orilla del río Hudson en las fotografías de Iwan Baan, la construcción recuerda una pirámide y despunta como referencia en el perfil urbano de Manhattan, en el que no escasean en absoluto las prominencias visuales. A medida que uno se va acercando y realiza un recorrido alrededor de la estructura, vuelve a ser difícil definir la forma porque resulta tridimensional desde cualquier punto se mire. Precisamente suscita maravilla por el hecho de que parece moverse según se desplaza el espectador, poseyendo un dinamismo intrínseco que da la sensación de que cambie de forma en el tiempo.
En realidad es el efecto del “estiramiento” de esta piel de acero y cristal que llega hasta una altura de 142 metros, donde por efecto de la ampliación a escala, cada elemento da la sensación de ser transportado por este vórtice de líneas. La superficie, que es pared y cubierta sin interrupciones, está horadada con un ritmo inconstante por terrazas, todas ellas distintas, ya que están orientadas hacia el suroeste. Las plantas de los pisos están dispuestas en batería diagonal, y las ventanas mirador sirven de prolongación hacia el patio interior, acentuando el envite centrífugo que busca la mejor vista del río. A consecuencia de la elevación de uno de los vértices respecto a los otros tres, el patio recibe los rayos del sol en profundidad, abriéndose a la vista del entorno. Una solución que BIG ya había experimentado en uno de sus conjuntos de viviendas sociales más famosos, la 8 House en el nuevísimo barrio de Ørestad, en Copenhague. Sin embargo, en el caso de Manhattan Bjarke Ingels ofrece otra interpretación, además de la que resuelve la necesidad de luz y calor del West 57th Street: la que se imagina a este organismo arquitectónico casi apartándose para no quitarle la vista del río Hudson a la Helena Tower que se encuentra por detrás. Este sin duda es un nuevo Manhattan.

Mara Corradi

Architects: BIG Bjarke Ingels Group
Partners in Charge: Bjarke Ingels, Thomas Christoffersen, Beat Schenk
Project Architect: David Brown
Team: Aleksander Tokarz, Alessandro Ronfini, Alessio Valmori, Alvaro Mendive, Benjamin Schulte, Birk Daugaard, Celine Jeanne, Christoffer Gotfredsen, Daniel Sundlin, Dominyka Mineikyte, Eivor Davidsen, Felicia Guldberg, Florian Oberschneider, Soren Grunert, Gabrielle Nadeau, Gül Ertekin, Ho Kyung Lee, Hongyi Jin, Julian Liang, Julianne Gola, Laura Youf, Lucian Racovitan, Marcella Martinez, Maria Nikolova, Maya Shopova, Mitesh Dixit, Nicklas A. Rasch, Ola Hariri, Riccardo Mariano, Steffan Heath, Stanley Lung, Tara Hagan, Thilani Rajarathna, Tyler Polich, Valentina Mele, Valerie Lechene, Xu Li, Yi Li
Project Leader, Interiors: David Brown
Project Manager, Interiors: Beat Schenk
Team, Interiors: Aaron Hales, Alessandro Ronfini, Brian Foster, Christoffer Gotfredsen, Francesca Portesine, Ho Kyung Lee, Hongyi Jin, Ivy Hume, Jenny Chang, Lauren Turner, Mina Rafiee, Rakel Karlsdottir, Tara Hagan, Thomas Fagan, Tiago Barros, Valentina Mele
Client: The Durst Organization
Project type: Direct Commission
Collaborators: SLCE Architects, Starr Whitehouse, Thornton Tomasetti, Dagher Engineering, Langan Engineering, Hunter Roberts,Enclos, Philip Habib & Assoc, Vidaris Inc, Nancy Packes, Van Deusen & Assoc, Cerami & Assoc, CPP, AKRF, Glessner Group, Brandston Partnership Inc
Size: 77.202 sqm
Dates: 2016-2018
Location: Manhattan, New York, USA
Awards: 2015 P/A Progressive Architecture Citation Award, 2012 NYAIA Merit Award Future Award
Photos by: © Nic Lehoux, Iwan Baan

http://big.dk/

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×