27-06-2012

UID architects: Nest, el bosque como casa

UID architects,

© Hiroshi Ueda, UID,

Hiroshima,

Housing, Ville,

Design,

Madeira, Cemento,

Usando la metáfora del nido, Keisuke Maeda (UID) entrelaza la arquitectura con la naturaleza. En el proyecto de su casa en un bosque en Onomichi usa los materiales para destacar los planos de interacción entre ambientes y funciones diversas, mientras que las barreras verticales se niegan y el diseño de las fachadas estimula la interacción visual entre interior y exterior.



UID architects: Nest, el bosque como casa
Si se observa la arquitectura japonesa contemporánea, se percibe un vínculo específico con el paisaje, como si el proyecto no pudiera evitar integrarse en lo existente, no tanto como forma derivada sino como obra que exige ser completada por la naturaleza.
Entre las manifestaciones más expresivas de la poética arquitectónica japonesa está el proyecto de una vivienda en Onomichi, en la prefectura de Hiroshima, ideada por Keisuke Maeda, de UID architects, en la que la relación con el entorno del bosque no es solo motivo de poética sino razón compositiva para la organización del espacio y la conexión entre funciones, ambientes y relaciones humanas.
Se trata, en efecto, de la casa de una madre, de sus dos hijas y de su muy querido gato, según los deseos de las cuales el eje del proyecto debía ser el compartir los espacios y la gestión comunitaria de la casa. De ahí el concepto de nido (nest), entendido como vivienda diseñada en la naturaleza y como lugar en el que estar juntos sin fronteras de relación. Técnicamente un nido es, en efecto, un cruce de elementos que hacen estructural el conjunto: así, la construcción de Keisuke Maeda deriva de la superposición y de la integración de dos niveles ambientales, el del cemento, que constituye la base de la vivienda y el de la madera, que está encima del anterior, representado por el pavimento y los muros perimetrales y que hace de puente con la naturaleza, tanto la que está fuera de la construcción como la que se integra y crece en su interior.
La articulación de los espacios mediante la definición de la materia tiene una orientación totalmente horizontal, con la desaparición de los límites verticales, que pueden ser restablecidos en caso de necesidad gracias a dos grandes paredes correderas que separan la zona de día de la zona de noche, en la que se hallan las habitaciones de las hijas. Es muy interesante la solución de las paredes correderas, que aligera visualmente el peso de las cristaleras de grandes dimensiones, haciéndolas salir al exterior de la casa. También los de los muros perimetrales son límites desmaterializados, tanto por el ritmo y el tamaño de las aberturas acristaladas, como por la elección de los materiales de revestimiento, cedro en el exterior y un contrachapado estructural en el interior, que hacen que aparezcan como elementos de comunión con el bosque que rodea la casa en vez de como barreras con el exterior. Es intencionado el juego de escorzos que se crea entre las ventanas de las fachadas, en las que los listones de cedro “se conjugan ” con los colores del bosque.
Pese a las repetidas aberturas de las fachadas que conectan con el interior, a la casa se accede solo por la escalera que baja al semisótano de cemento, donde están situados los baños y la habitación de la madre, en un recorrido por el “sotobosque” arquitectónico, un auténtico jardín en el que crecen desde los arbustos hasta los árboles del bosque. Subiendo se encuentra una entreplanta dedicada a la cocina-sala de estar y subiendo otra planta del tamaño del área de la casa, que interactúa con todas las otras, gracias a los tres vacíos creados sobre ellas, subrayados por las chimeneas de luz del techo. Así, la continuidad visual une la cocina con las habitaciones de las hijas y estas a la estancia de la madre en el semisótano y al jardín. Los árboles, libres para crecer hasta el tejado y más allá, restituyen lo construido al paisaje.



Mara Corradi

Proyecto: Keisuke Maeda (UID architects)
Cliente: particular
Lugar: Onomichi, Hiroshima (Japón)
Proyecto de estructuras: Konishi Structural Engineers
Proyecto paisajístico: Toshiya Ogino Environment Design Office
Superficie bruta útil: 122 m2
Área del terreno: 362 m2
Inicio del proyecto:
Final de las obras: 2010
Empresa constructora: Home Co.Ltd
Escalera de cemento
Estructura de hormigón reforzado y madera
Paredes interiores de madera multicapa estructural
Revestimiento de cedro
Pavimento de douglas fir
Fotografías: © Hiroshi Ueda

www.maeda-inc.jp/uid


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×