18-12-2015

Japón, qué ver: las casas en la ciudad

Tadao Ando, Kazuyo Sejima, Takeshi Hosaka, Yoshichika Takagi, Arata Isozaki, Yasutaka Yoshimura, Shigeru Ban,

Japon,

Apartamento, Housing,

Después de Arata Isozaki, Tadao Ando y Kazuyo Sejima, cómo cambia la arquitectura japonesa. De Shigeru Ban a Hosaka Takeshi, las características de la casa japonesa. Qué ver en Japón, un viaje entre las viviendas urbanas más significativas.



Japón, qué ver: las casas en la ciudad

Elijamos un escenario preciso, el de la arquitectura residencial en las ciudades japonesas, particularmente interesante en los últimos cinco años, y delineemos un recorrido guiado por las Ideas: Naturaleza antropizada, Tiempo compartido, Privacidad, Nueva perspectiva, Luz en el espacio, Poesía del blanco y de la madera.
Cada una de estas ideas, que proponemos como interpretación de la disciplina, debe ser entendida como un hilo conductor de lenguajes y expresiones diferentes, que se expresan por medio de formas, soluciones, decisiones similares y recurrentes relativas a la materia.
La potencia de los medios digitales tiene como principal ventaja el hecho de permitir la comunicación en polos opuestos del planeta. Por esta razón, hoy, una obra arquitectónica realizada (o incluso no realizada) en Japón puede influenciar en tiempo real a quienes están proyectando una obra en Sudamérica. Sin embargo, no puede prescindirse de las fronteras de un área geográfica cuando se observa una intervención, tanto si se trata de desarrollo urbano como de un refugio residencial. Pero sigue siendo fundamental considerar las modalidades con las que las personas se relacionan entre ellas, su concepto de bienestar, la calidad del contexto que viven, la multiplicidad del paisaje, etcétera.
Es una Naturaleza antropizada, la de las plantas de zelkova y de alcanfor, con únicamente los troncos secados como fósiles y reconducidos a objetos, recolocados en la sala de estar, en el punto exacto en que se encontraban en vida, en la casa de Hironaka Ogawa, en Kagawa. O la de los proyectos de Keisuke Maeda, como la casa de Fukuyama, que termina con un volumen en voladizo, sin planos horizontales, diseñado en torno a las plantas preexistentes en un abrazo recíproco, o la casa del bosque, cerca de Hiroshima, en que el paisaje vegetal nunca es observado de modo directo, sino enmarcado por los cuatro muros perimetrales. Evocadora y recreada, inexistente en la ciudad contemporánea, es la naturaleza de la White cave house de Takuro Yamamoto, también en Kanazawa. 

La arquitectura residencial japonesa expresa la necesidad de repensar el espacio residencial para que las actividades de la familia, tradicional o no, se lleven a cabo conjuntamente. Hablan de la necesidad de un Tiempo compartido viviendas que tienen su centro en una sala de estar carente de paredes, a la cual dan todos los demás espacios. Desarrollan este tema Yoshichika Takagi en Sapporo, Masahiro Miyake en Honago City, que recrean una especie de plaza urbana en el interior de la vivienda, y Tetsuo Kondo en Aichi, que hace un ejercicio de eliminación de cualquier posible barrera perceptiva y visual entre las funciones, utilizando solo las variaciones entre los planos verticales.
La Privacidad es uno de los problemas más apremiantes en las viviendas. El elevado coste del terreno en las ciudades empuja, en efecto, a edificar a distancias mínimas a fin de aprovechar cada metro cuadrado disponible, reduciendo la cantidad de luz y de aire presente entre las viviendas. La arquitectura japonesa responde a este reto, desde hace algunos años, con una búsqueda introspectiva que reduce al mínimo o excluye el diálogo con el exterior. Una conversación interior es la que sugiere Shigeru Ban en su casa diseñada en torno al patio-jardín en Sengokubara, mientras pierde su propia escala y confunde, de manera provocadora, el cubo blanco de la casa de Michiya Tsukano en Miyazaki. En busca de la perdida dimensión privada, muchos arquitectos japoneses han traducido el hermetismo en una Nueva perspectiva, recreada en la intimidad de la vivienda, como la naturaleza, u orientada hacia una precisa y unívoca dirección exterior. Takeshi Hosaka, en la casa de Yokohama, literalmente alza el forjado de la planta baja para crear un punto de visión en el sótano, que así recibe luz y aire. En las plantas superiores, esta disposición garantiza la privacidad y eleva la mirada de la ciudad al cielo. La Nueva perspectiva diseñada por Yasutaka Yoshimura en la casa de vacaciones en Sajima es la del océano: tres frentes del edificio son mudos, mientras que el cuarto es casi transparente gracias a las grandes paredes acristaladas de las formas más diversas que enmarcan el cielo, el agua y nada más. Particularmente significativa es la elección en materia de perspectiva de Love Architecture en Ookayama (Tokio), que, contradiciendo la tendencia a la edificación masiva, renuncia a una parte de un terreno para dedicarla a patio y realiza un muro perimetral completamente trasparente, con ventanas de madera que proporcionan luz y aire.


Este último ejemplo es significativo para entender hasta qué punto es vital para la arquitectura japonesa el control de la Luz. En la que el arquitecto llama la Daylight house de Yokohama, Takeshi Hosaka utiliza la cubierta come único punto de acceso del sol para una casa completamente rodeada de altos edificios. Las claraboyas de cristal difunden sus rayos en espacios carentes de techo que se llenan de luz. La luz es direccionada desde arriba también en la casa proyectada por Katsuma Tai en el barrio de Minato-ku, en Tokio, mediante claraboyas que atrapan los rayos del sol para después conducirlos a las plantas inferiores a través del hueco de la escalera y las paredes acristaladas sabiamente distribuidas. El ojo de la casa es la gran ventana de la fachada, que hace las veces de depósito de luz para las plantas inferiores.
Si la arquitectura residencial japonesa fuera un color, sería el blanco, para reflejar todas las variaciones de la luz durante el día y para protegerse del runrún decorativo del paisaje urbano. Y si fuera un material, sería la madera, como los muebles y los acabados que la acompañan, en un todo silencioso y esencial.
Dejo a mis lectores la tarea de descubrir manifestaciones de todas las Ideas en cada una de las obras arquitectónicas residenciales citadas y en muchísimas otras, como testimonio de una corriente de pensamiento que caracteriza a la arquitectura japonesa contemporánea.

Mara Corradi
 


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×