05-06-2020

TAO: Librairie Avant-Garde en Xiadi, un pequeño pueblecito de Fujian

Trace Architecture Office,

Zhuo Yuxing, Chen Hao,

Fujian, China,

Bibliotecas,

Una librería de la conocida marca china Librairie Avant-Garde situada entre los arrozales de Xiadi, en el condado de Pingnan de la provincia de Fujian, en China. Hua Li y el estudio Trace Architecture Office (TAO) transforman una antigua casa medio derruida en una inesperada y muy frecuentada librería con sala para eventos.



TAO: Librairie Avant-Garde en Xiadi, un pequeño pueblecito de Fujian

Trace Architecture Office (TAO) proyecta una tienda de Librairie Avant-Garde en lo que era una antigua vivienda abandonada y medio derruida en el pueblecito de Xiadi, condado de Pingnan, en la provincia de Fujian, China. La obra de Hua Li, el fundador de TAO, transforma la construcción en un espacio tan acogedor que se ha convertido en un centro de atracción incluso turística.
Para comprender bien el alcance del proyecto hay que dar un paso atrás y empezar contando lo que es la marca Librairie Avant-Garde en China. Fundada en la segunda mitad de los años 90 podría decirse que esta cadena de librerías es la respuesta china a la progresiva pérdida de interés por la lectura en favor de la información digital que desde hace 20 años caracteriza a las sociedades de todo el mundo. Desde las primeras inauguraciones, en Nanchino y alrededores, estas tiendas han ocupado siempre espacios que tuvieran un interés especial, como un refugio antiaéreo o una iglesia desconsagrada, recuperándolos del estado de abandono en el que se encontraban. Hace tiempo en Floornature presentamos por ejemplo la restauración de un edificio rural en pleno corazón del pueblo de Daijiashan, en Tonglu, en la zona este de China. En aquel caso el estudio AZL Architects había adaptado los espacios abandonados a las exigencias de Librairie Avant-Garde, creando un punto de encuentro tanto para los habitantes como para los turistas, que cada vez son más numerosos en las zonas de interior rurales. Manteniendo el mismo espíritu surge este último establecimiento, también en un pueblecito, pero esta vez en la provincia de Fujian.
Escribe Anna-Paola Pola en su ensayo “«Il villaggio più bello della Cina». Patrimonio, politiche e trasformazioni nella Cina rurale” (El pueblo más hermoso de China. Patrimonio, políticas y transformación en la China rural)(recogido en “I giardini del tè di Dazhangshan” para el Premio Internazionale Carlo Scarpa per il Giardino 2019, publicación de la Fondazione Benetton Studi Ricerche), que a partir del año 2000, tras más de una década de reforma económica orientada a la urbanización, en China se ponen en marcha reformas para impulsar la economía local a gran escala, compensando así el desequilibrio en el desarrollo entre las ciudades y el campo. Se promueve el turismo rural mediante una oferta de escenarios en los que se ambienta la cultura agrícola del país, redescubriéndola como parte integrante de una identidad cultural que se desea mostrar al mundo.

Bajo este enfoque concentrado en conservar y valorizar el patrimonio se puede catalogar la estrategia de Librairie Avant-Garde en Xiadi y el proyecto de Hua Li. Xiadi, en el condado de Pingnan, es un pueblecito minúsculo en el que por suerte no se siguió la tendencia de derribar las casas antiguas para sustituirlas con construcciones nuevas, que es la otra cara de la medalla en la recualificación vista en clave turística. La conservación de la naturaleza, del río y de los caminos de montaña, así como de los edificios más antiguos, ha protegido el tejido urbano y el paisaje. La vivienda abandonada en cuestión se encuentra en la zona norte del pueblo, al nivel del río que lo cruza, algo aislada respecto al centro y rodeada de arrozales dispuestos en terrazas: como se puede apreciar en las fotos existentes, la casa conservaba de la edificación original tres paredes y el muro que rodea un pequeño patio, en pésimo estado. El proyecto de Hua Li contemplaba no solo que se conservaran las ruinas de tierra amasada, el material con que están construidos los tapiales de las residencias más antiguas de las zonas rurales chinas, sino que la vista hacia el exterior mostrara solo dichos tapiales, sin añadir volúmenes que modificaran la disposición de forma significativa. La reforma se realizó exclusivamente por dentro, que estando vacío se pudo transformar y completar para dar cabida a las nuevas funciones. A esta regla autoimpuesta el proyecto cedió en solo dos excepciones: la cubierta y el volumen del bar voladizo, pero a continuación veremos en base a qué criterios.
Las ruinas actúan como contenedor autoportante, mientras que por dentro se desarrolla una nueva estructura de hormigón armado y acero, procurando así fundir la tradición con lo contemporáneo. El espacio de la biblioteca está compuesto por dos paredes partidas de hormigón armado que sostienen dos soleras que en algunos puntos se conectan con las paredes originales de la cobertura exterior. Así la luz entra desde arriba, pasando al ras de los muros y llegando así a las distintas plantas, corriendo por las paredes: la tierra del tapial se ilumina y se muestra en toda su riqueza con un juego de claroscuros. Aquí están dispuestas varias mesas para consultas y para lectura, mientras en el centro están colocados los bloques de la escalera y el almacén. La disposición de las plantas está marcada por una perfecta simetría sobre el eje longitudinal, en el que se unen las dos entradas originales que llevan la luz al centro del edificio. Situada sobre el mismo eje, una columna de acero sube desde la planta de calle hasta el último nivel, donde está la terraza, y sirve de soporte para la cubierta voladiza de madera y acero de dos aguas. La forma de cabaña elegida para el tejado evoca lo que era la forma del antiguo tejado original, manteniendo así un nexo entre lo histórico y lo contemporáneo. En la actualidad el tejado se sustituye con una terraza, creando una nueva ocasión para socializar, donde la contemplación del paisaje se convierte en la atracción principal. Los canales de acero de las cuatro esquinas aseguran la estabilidad lateral y sirven para conducir el agua de lluvia a los canales creados en el forjado de hormigón armado, con inclinación hacia el interior. Según Hua Li esta forma imita el sistema de desagüe de las antiguas casas chinas en ámbito rural, que a su vez aplica el “Si Shui Gui Tang”, el principio feng shui que alude a la acumulación de riquezas y prosperidad dentro de casa.
Al observar el trazado de las secciones se logra apreciar la ligereza estructural del proyecto: tanto en sentido transversal que longitudinal, la inclinación del forjado de la terraza se opone a la de la cubierta de madera, aligerando el peso de la parte superior de la estructura, que va a descargar en la columna central. Además, la sección longitudinal añade en contraste la línea de las escaleras, indicando a los visitantes que la utilización del espacio es diferente en cada planta. En el centro del volumen se abre un espacio con gradas que se puede utilizar como pequeño anfiteatro, espacio de lectura individual o colectiva, pensado para acoger conferencias y eventos. Al subir los peldaños en la dirección opuesta se llega a un espacio completamente voladizo que se ha añadido a la antigua estructura arquitectónica, con un café con una gran cristalera panorámica desde la que contemplar los arrozales y el propio pueblo. El contraste aparente entre el hormigón de las nuevas estructuras y el tapial de la original queda superado utilizando los encofrados de madera (pino carbonizado autóctono de Pingnam) que trazan en la superficie del conglomerado una trama difusa bien visible, que lo transforma así en un material más cálido y natural.
En China Daily se lee que la tienda se ha especializado en la venta de libros sobre las artes populares y la artesanía, sobre el desarrollo y la conservación de la cultura rural, y sobre historia local. También organizan espectáculos y conciertos en directo. Por lo visto siempre hay bastante gente, incluidos niños.

Mara Corradi

Architects: HUA Li | TAO (Trace Architecture Office)
Design team: HUA Li, LI Ruoxin, ZHAI Dongyuan, CHENG Xiangju
Project: Xiadi Paddy Field Bookstore of Librairie Avant-Garde
Client: Librairie Avant-Garde
Location: Xiadi Village, Pingnan, Fujian, China
Program: Bookstore, Café
Structural engineer: MA Zhigang, ZHANG Suiping
MEP engineer: LV Jianjun and Kcalin design group MEP engineer: LI Xin, ZHAO Zirui, LI Wei Construction team: ZHUO Yijiu, ZHENG Jialiang, GAN Zhenqin, ZHENG Debu, ZHENG Zhongchun, ZHENG Delv and other local builders
Floor area: 397.3 sq. m
Structural system: Steel / Reinforced concrete
Design: 2019.3-2019.6
Construction: 2019.7-2019.10
Photographs: © CHEN Hao (03-18), ZHUO Yuxing (01, 02)
Drawings: Hua Li (27-30)


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature