22-11-2019

Kirchplatz Residence+Office de Oppenheim Architecture

Oppenheim Architecture,

Börje Müller,

Basilea, Muttenz, Switzerland,

Oficinas, Residencias,

El estudio de arquitectura internacional Oppenheim se ha ocupado de recalificar y ampliar una casa colonial histórica en Suiza, en el centro de la localidad de Muttenz, a pocos minutos de Basilea. El proyecto se denomina Kirchplatz y su origen fue un concurso de ideas lanzado para recalificar este edificio construido en 1743. Alberga la nueva sede europea de Oppenheim Architecture, junto con la residencia de Chad Oppenheim, el fundador del estudio.



Kirchplatz Residence+Office de Oppenheim Architecture

Chad Oppenheim es el fundador del famoso estudio de arquitectura que lleva su nombre. Cuenta en su haber con más de 45 AIA Awards y tiene sedes en Miami, Nueva York y, por fin, también en Europa. Se presentó la ocasión para que Oppenheim Architecture abriera una sede europea gracias al ayuntamiento de Muttenz, una pequeña localidad suiza a pocos minutos de Basilea. En el concurso de ideas que promulgó el ayuntamiento se pedía la renovación de una antigua granja situada en la plaza central. El edificio, construido en 1743 y que se encontraba en unas condiciones que comprometían el aspecto de la Kirchplatz de Muttenz, ha descubierto una vida nueva gracias a Oppenheim Architecture. Chad Oppenheim, tras adquirirlo, lo recalificó ampliándolo e instalando en él la sede europea de su estudio e incluso su residencia privada.

El edificio da a la plaza de la iglesia, de la que toma el nombre, y se recorta con sus tres plantas en un estilo que respeta absolutamente la arquitectura típicamente suiza de otros tiempos, con una entrada de arco y tejado marcadamente inclinado, como se suele encontrar en las zonas de montaña. Sin embargo visto por detrás el edificio muestra un carácter de lo más contemporáneo gracias a la ampliación hecha en madera y estructura tubular que duplica la superficie. Los niveles en sección son cinco. Aprovechando la inclinación natural del terreno y optimizando las alturas Oppenheim Architecture ha creado una entrada por la parte de atrás que da al patio privado.

En este caso la recalificación y ampliación realizada por Chad Oppenheim procuró preservar lo más posible los elementos arquitectónicos existentes. Incluso en la elección de materiales y colores se quiso hacer que lo nuevo y lo antiguo se armonizaran, generando una continuidad en ligero contraste. Por dentro, para animar el espacio se decidió pintar las paredes, las soleras e incluso las vigas antiguas de un blanco nítido, resplandeciente. De esta forma el aura antigua del lugar resalta con nuevo esplendor. La tarea de establecer un contraste con el blanco se deja a los detalles de madera y metal, y a los muebles minimalistas. Los suelos se componen principalmente por tablones de madera clara. La ampliación realizada por la parte de atrás del edificio está revestida por fuera en madera reciclada, para subrayar el compromiso ecológico del estudio, que también decidió instalar en todas las cubiertas, excepto en la que da a la plaza, paneles fotovoltaicos. Además en el edificio está asegurada la eficiencia energética gracias al certificado MINERGIE, que exige que se apliquen los criterios de construcción más avanzados.

Otra iniciativa fundamental para mejorar la percepción de los espacios por dentro, sobre todo los de trabajo, consistió en crear varias aberturas en las paredes laterales del perímetro. Con su forma vertical y elegante permiten que entre gran cantidad de luz natural al interior.

Kirchplatz contiene tanto la oficina europea como la residencia privada de Chad Oppenheim. De ellas se puede decir que son parecidas a la vez que diferentes. La continuidad queda garantizada por la naturaleza unívoca del edificio y por su edad. Debido a esta última, los espacios se cruzan y trasponen, en base a cánones arquitectónicos y estructurales antiguos, que se replican a su vez en las partes de nueva realización. La diversidad en cambio se busca y refleja en la decoración y en los muebles. El espacio de trabajo está dominado por el blanco nítido, que resulta útil para estimular una concentración extrema, necesaria para trabajar a escala internacional. Por el contrario en la zona residencial se atenúa ese candor, que podría resultar excesivo cuando lo que se desea es relax y sosiego, por lo que se alterna con paredes totalmente revestidas de madera o parcialmente de piedra en algunos tramos seleccionados, como la pared en la que está empotrada la chimenea. También los suelos pierden su tono claro en favor de materiales tipo terracota con tonos más oscuros, con matices marrones y grises.

Con este proyecto Chad Oppenheim no mata dos pájaros de un tiro, sino tres: además de regalarse una espléndida residencia enmarcada por un espléndido paisaje de montaña, establece la sede de su estudio en el centro geográfico burocrático y financiero de Europa. Y por último, aunque igualmente importante, contribuye de su propio bolsillo a mejorar la plaza central de su nueva ciudad.

Francesco Cibati

CREDITS:
Principal in charge: Chad Oppenheim
Project Manager: Beat Huesler
Project Contributors: Christoph Omlin, Sabrina Equilino
Images: Börje Müller
Surface: 3000sqf
Location: Muttenz, Switzerland

www.oppen.com


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×