09-01-2019

JKMM: el nuevo museo subterráneo Amos Rex en Helsinki

JKMM,

Mika Huisman, Hannu Rytky, Tuomas Uusiheimo,

Helsinki, Finlandia,

Museos,

JKMM adopta un enfoque radical para abordar el proyecto de ampliación del Amos Anderson Art Museum en el centro de Helsinki. JKMM excava la sede del nuevo Amos Rex bajo la plaza que se encuentra tras el Lasipalatsi, el pabellón modernista de 1936 redescubierto y restaurado en el ámbito del proyecto del Amos Rex.



JKMM: el nuevo museo subterráneo Amos Rex en Helsinki
En pleno centro de Helsinki, entre los animados barrios de Kamppi y Kluuvi, hoy es posible admirar un nuevo museo que recoge el testigo del Amos Anderson Art Museum, situado a poca distancia, en la calle Yrjönkatu, y que continúa con las actividades de este último. Amos Rex es el nombre elegido para esta estructura subterránea proyectada por el estudio finlandés JKMM excavada bajo la plaza de Lasipalatsi, el pabellón funcionalista de 1936 que sigue funcionando con restaurantes, tiendas y un antiguo cine.
Nos encontramos en el corazón de la ciudad y desde aquí en cualquier dirección se puede admirar una parte de la historia de Helsinki. Los grandes almacenes Stockmann de estilo Art déco situados en la avenida Mannerheimintie, el museo Kiasma de Steven Holl en dirección norte, la capilla Kamppi de los K2S hacia el sur, el palacio neoclásico que alberga el Parlamento de Johan Sigfrid Sirén y algo más allá el Finlandia Hall de Alvar Aalto, realizado con mármol de Carrara.
El deseo de transformar esta obra en una nueva ocasión cultural que sitúa a la ciudad en el centro de la atención se manifiesta en la audacia expresiva de la arquitectura, que aparentemente se esconde, sin embargo mostrándose con toda su carga mediática. Cuando el proyecto estaba en ciernes, en colaboración con el ayuntamiento que concedió el terreno, una de las cuestiones de más peso fue la disposición de las obras, que afectaban a la parte de atrás del pabellón Lasipalatsi, un complejo en forma de U sostenido por pilares que abarca una plaza que en aquel momento estaba vacía, pero con gran valor histórico. Es precisamente aquí donde surgía el campamento para los desfiles militares y los cuarteles de estilo neoclásico que fueron destruidos durante la guerra civil, la que culminó con la independencia de Finlandia de Rusia, exactamente hace 100 años. Si bien mantener el vacío permitía conservar memoria tangible del pasado, la necesidad de destinar espacio a exposiciones y eventos de interés cultural exigía una solución radical. Por eso JKMM decidió transformar la plaza en una enorme cubierta, y el subsuelo en una galería expositiva de 6.230 m2. La idea de realizar un tejado con tragaluces, que no son más que las bóvedas de las salas subterráneas, hace concreta la relación entre el museo y la ciudad, entre su presente cultural y los eventos de su pasado, entre el tiempo de la experiencia contemplativa y el ritmo de las horas en el exterior. Por toda la plaza, alrededor de la torre del Lasipalatsi que actualmente luce el logo del museo, brotan cúpulas de cemento decorado con varios metros de altura, de formas y tamaños distintos, todas ellas culminadas con claraboyas redondos que se asoman al espacio abierto. En realidad son túneles que capturan la luz para trasladarla a los espacios expositivos subterráneos pero que también permiten que los transeúntes de la plaza puedan echar un vistazo al interior del museo. La gente que antes simplemente cruzaba la plaza para dirigirse a otros sitios, ahora la utiliza como punto de encuentro, deteniéndose en ella, tumbándose al sol sobre las suaves laderas artificiales, se sientan, juegan. Lo que antaño era una plaza vacía se ha convertido en un parque urbano, un lugar de encuentro y acogida que así valoriza su vocación cívica.

Desde el punto de vista de la disposición interna del museo la estructura de cúpulas rematadas por grandes claraboyas ha consentido realizar una sala de 2.200 m2 sin pilares, lo que garantiza la flexibilidad y una imponente escenografía al sistema expositivo.
La entrada del Amos Rex se encuentra delante del Lasipalatsi, en la calle Mannerheimintie. En el portal una escalinata conduce a la planta de arriba donde se encuentra el foyer del Bio Rex Cinema y Auditórium, restaurado por JKMM en el ámbito del proyecto del Amos Rex, con la intención de restablecer el aspecto original del edificio de los años 30, reintegrando los acabados, los colores de las paredes y el mobiliario. La creación del nuevo museo ha representado la ocasión para recuperar este pabellón erigido para los Juegos Olímpicos de 1940 (que se reprogramaron para 1952), que originalmente habría debido de ser sólo temporal, un edificio multifuncional para el que los jóvenes proyectistas Viljo Revell, Heino Riihimäki y Niilo Kokko diseñaron hasta el más mínimo detalle, desde las lámparas hasta los muebles, desde las tapicerías hasta los utensilios de mesa, cual obra de arte total, como se solía hacer en el modernismo finlandés.

Mara Corradi

Architects: JKMM 
Leading architect: Asmo Jaaksi 
Project leaders: Freja Ståhlberg-Aalto, Katja Savolainen 
Project team: Teemu Kurkela, Samuli Miettinen, Juha Mäki-Jyllilä, Edit Bajsz, Christopher Delany, Markus Manninen, Marko Pulli, Katariina Takala, Jarno Vesa, Jussi Vepsäläinen, Päivi Meuronen, Noora Liesimaa 
Location: Helsinki (Finland)
Client: Föreningen Konstsamfundet, The Amos Anderson Art Museum, The City of Helsinki Surface: 13,000 sqm 
Completion: 2018

Photos by: © Tuomas Uusheimo, Hannu Rytky, Mika Huisman

https://jkmm.fi/

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×