19-03-2021

El Hotel Four Seasons de Montréal diseñádo por Lemay y Sid Lee Architecture

Lemay,

Olivier Bluin, Adrien Williams,

Montreal, Canadá,

Hotel,

La nueva joya de la corona de la arquitectura turística de lujo en Montreal es el Hotel Four Seasons, proyectado por los estudios canadienses Lemay y Sid Lee Architecture, en colaboración con Gilles & Boissier y Philip Hazan para el interiorismo. Este gran edificio cuenta con un área de más de 45.000 m2, en gran parte destinados al hotel, pero también a residencias particulares, zona comercial, salas de reuniones, spa y bienestar, un restaurante del famoso chef Marcus Samuelsson, proyectado por Atelier Zébulon Perron, y para completar la imponente lista de presencias, una instalación escultural con una altura de 8 pisos, firmada por el artista local Pascale Girardin. "El Hotel Four Seasons de Montreal (escriben los arquitectos) ha devuelto la ciudad a la primera línea del panorama global sobre la arquitectura y el diseño de hoteles de lujo".



El Hotel Four Seasons de Montréal diseñádo por Lemay y Sid Lee Architecture

El grandilocuente Hotel Four Seasons de Montreal ha sido diseñado y supervisado por Lemay y Sid Lee Architecture, dos importantes y famosos estudios canadienses. Han contado además con la colaboración de numerosos participantes de gran fama en proyectos del sector, ocupándose del interiorismo y otros detalles. Desde su inauguración quedaba clara la importancia de esta nueva obra comercial para la ciudad (como corroboran los arquitectos en el comunicado de prensa), que por fin entra en el panorama global de la arquitectura y diseño de hoteles de lujo.

Lemay y Sid Lee han perseguido un estilo que fuera por supuesto contemporaneo y ligero, pero a la vez capaz de expresar la elegancia clásica y la distinción que siempre requieren los espacios de lujo. Desde el exterior el edificio se presenta como un gran bloque oscuro y cuadrado de 18 plantas revestido de cristal reflectante y recortado por líneas inclinadas que imprimen dinamismo a las fachadas. A este se añade un segundo volumen más bajo con un aspecto clasicista, caracterizado por fachadas cándidas en las que generosas aberturas se alternan con largas columnas. Estas últimas concretamente cubren toda la altura del edificio, terminando en arcos de medio punto rebajados. Un tercer bloque, también de estilo contemporáneo, une las dos partes ya citadas, haciendo de intermediario entre los colores y las superficies acristaladas.

Los volúmenes principales y la distribución de funciones resultan evidentes en las fachadas mediante un bajorrelieve dorado que se pliega hacia adentro y se alarga verticalmente, creando una sutil cuchilla en el centro del edificio que resalta sobre el color oscuro del cristal, como "una cadena de oro sobre un vestido negro elegante", usando las palabras de Lemay y Sid Lee Architecture. El cristal oscuro extiende un velo delicado en los espacios interiores al oscurecer y de esta forma el Hotel Four Seasons adquiere un aspecto crepuscular irisado que se materializa a medida que va cambiando la luz ambiental.

En los más de 45.000 m2 de superficie útil que el Hotel Four Seasons ofrece a sus huéspedes encuentran sitio todos los matices que no pueden faltar en un hotel de lujo. Además de 169 suites de varios tamaños Lemay y Sid Lee han incluido 18 residencias privadas exclusivas, varias salas para reuniones y congresos, cafeterías, vestíbulo para los eventos empresariales y de gala, área spa y bienestar y más de 3.000 m2 dedicados a establecimientos comerciales. Todos los interiores han corrido a cargo del estudio Gilles & Boisseier en colaboración con Philip Hazan, siguiendo la línea estilista de un "clásico contemporáneo" que transmite ligereza con su distinción. Y lo logra mediante los colores claros y acogedores, la iluminación etérea, las texturas de terciopelo liso, las superficies de espejo y los detalles de mármol y bronce, unidos a tonos dorados y de madera oscura.

Para terminar, en el lujo distinguido y contemporáneo del Hotel Four Seasons proyectado siguiendo las normativas medioambientales más avanzadas, encuentran acogida otras dos perlas. La primera es el restaurante Marcus, el reino del premiadísimo chef Marcus Samuelsson, que se había hecho famoso a cargo del Red Rooster en Harlem, Nueva York. Este local exclusivamente a disposición de los clientes del hotel ha sido totalmente diseñado por el prestigioso estudio de interiorismo Atelier Zébulon Perron. La segunda es una magnífica y esbelta instalación artística suspendida con una altura de 8 pisos realizada en el atrio del hotel por el artista local Pascale Girardin, que se inspira en una composición floreal y cuyo título es Contemplation.

Francesco Cibati

Location: Montréal, QC, Canada
Year: 2019
Area: 46336 sqm
Architect: Lemay / Sid Lee Architecture
Client: Carbonleo
Art Installation: Pascale Girardin
Award: American MasterPrize, Honorable Mention
Picture: Olivier Bluin, Adrien Williams


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature