11-12-2020

El Equipo Mazzanti: Ampliación de la Fundación Santa Fe, Bogotá

El Equipo Mazzanti,

Alejandro Arango,

Bogotá, Colombia,

Hospitales,

Con la Fundación Santa Fe de Bogotá, El Equipo Mazzanti propone una nueva relación entre interior y exterior en ámbito hospitalario. La pared de ladrillo tratada como si fuera un manto flexible permite que la ciudad, la vegetación y la luz entren a las habitaciones de los pacientes, así como a los espacios utilizados por los familiares.



El Equipo Mazzanti: Ampliación de la Fundación Santa Fe, Bogotá

El hospital de la Fundación Santa Fe, con la reciente ampliación que ha corrido a cargo de El Equipo Mazzanti, está emplazado entre dos grandes arterias que recorren Bogotá de norte a sur, la Carrera 7 y la Avenida Carrera 9, en el barrio Usaquém. Se trata de uno de los hospitales privados más conocidos del país, que se puso en marcha a partir de 1972 con planificaciones sucesivas, pero sin una coordinaciónde conjunto. Hace unos años se planteó la exigencia de resolver mejor la relación con el contexto urbano así como los flujos de entrada y salida, por lo que se decidió lanzar un concurso para realizar una nueva ampliación, concurso que se adjudicó el estudio de Giancarlo Mazzanti.
Figurando entre las instituciones médicas más importantes de Colombia, la Santa Fe se ha dedicado siempre a la instrucción y a contribuir al bienestar de los individuos y de la sociedad. El concurso establecía que la nueva construcción consiguiera representar con su forma y en sus elecciones compositivas las aspiraciones de la Fundación. Entre los requisitos específicos se pedía que el edificio se realizara de ladrillos, precisamente como el resto del conjunto construido a partir de los años 70, pero que el ladrillo estuviera empleado de forma innovadora. Con su proyecto Mazzanti logró una obra de arquitectura sorprendente tanto para aquellos que la contemplan desde fuera como para quienes hacen uso de sus funciones y servicios en su interior.
Desde el punto de vista del programa, a la estructura original que comprendía Urgencias, Hospital universitario y ambulatorios, el plan maestro de Mazzanti ha añadido dos edificios al norte del terreno, entre las dos Carreras: uno más bajo destinado a ingresos de pacientes y una torre reservada para las Unidades de Cuidados Intensivos. Unidos volumétricamente solo por su base mediante el atrio principal, los dos edificios operan como uno solo conectándose mediante puentes, escaleras y rampas aéreas. Los puentes permiten un enlace ágil, directo y que se puede adaptar a todos los tipos de circulación.
Mazzanti diseña la torre ICU con 13 plantas más otras tres de sótano para los aparcamientos. Retrocede respecto a la línea norte de la parcela y está colocada en oblicuo. Su fachada principal da hacia la Avenida Carrera 9 dejando espacio para incluir un gran atrio, cuya cubierta parcialmente ajardinada es transitable ya que ha sido concebida como una plaza elevada. La torre y el podio se convierten en el portal de acceso, pero también en un espacio semipúblico que queda protegido del tráfico gracias a la escalinata de acceso. Encima del podio quedan a la vista las vigas en forma de V de hormigón que constituyen la estructura de la torre, donde el ladrillo se ha utilizado como pantalla de protección transpirante. Desde lejos da la impresión de ser un bloque a base de ladrillos pero desde cerca sorprendentemente se descompone en distintos entramados, ya que también son distintas las exigencias de iluminación en las plantas. Un gran solárium con una altura de tres pisos se abre en lo más alto de la torre, coincidiendo con el gran círculo moldeado en el revestimiento de ladrillo. Cóncavo respecto a la línea de la fachada y flexible por la naturaleza de su construcción esta zona tiene la fuerza simbólica de un pulmón que respira. En el interior se seleccionaron y plantaron especies distintas que atraen mariposas y pájaros, y que además crean una barrera de protección contra el polvo, los olores y los ruidos de la ciudad.
Concentrándose en el desarrollo de la forma y los contenidos, el arquitecto colombiano ha modificado el concepto de hospitalización llevando a los espacios interiores la luz y los elementos naturales, que se convierten en parte integrante del proceso de convalecencia del paciente. Al tener que utilizar el ladrillo para dar continuidad a la imagen urbana de la institución, tuvo en cuenta el potencial del material desde un nuevo punto de vista: su estudio desarrolló un revestimiento en el que el ladrillo actúa por extensión en vez de por compresión, mediante cables de acero y placas que soportan y mantienen los ladrillos unidos como si fuera un tejido. En la torre destinada a acoger la terapia intensiva esta solución permite que el edificio tenga una piel ligera que logra apantallar los rayos del sol, mitigando también la temperatura donde es necesario, pero dejando entrar más luz natural también a las habitaciones de hospitalización para favorecer el confort de los pacientes. Aunque tradicionalmente los ladrillos se asocian con las paredes compactas, aquí se unen creando entramados y texturas que tergiversan completamente el propio concepto de pared.
La gran disponibilidad de iluminación solar en el interior también ha permitido aprovechar otro paso fundamental en el nuevo proceso de curación del paciente, la introducción de las plantas en el hospital con el fin, demostrado, de favorecer una recuperación clínica más rápida.
Desafiando la idea habitual que rige la construcción de hospitales como ambientes cerrados, donde el concepto de hospitalización se caracteriza en primer lugar por el aislamiento espacial del mundo exterior, Giancarlo Mazzanti se concentró en el envoltorio arquitectónico para destruir la idea de “caja” para enfermos. Desvió en cambio la atención al componente del bienestar medioambiental y de las relaciones humanas en el proceso de curación, haciendo que el manto del hospital sea permeable a la luz y al aire, y llevando al interior la vegetación con sus propias raíces, para que contribuya al sistema de curación. Ha logrado el cambio que permite ver el hospital ya no como un lugar al que es obligatorio ir porque estemos enfermos, sino como un lugar donde se va porque nos pueden ayudar a curarnos. Este cambio de perspectiva, que él llama “anomalía” del sistema tradicional, es una de las características ideológicas de El Equipo Mazzanti.

Mara Corradi

Architects: El Equipo Mazzanti
Architect: Giancarlo Mazzanti
Client: Santa Fe de Bogotá Foundation
Location: Bogotá, Colombia
Gross useful area: 32000 sqm
Competition: 2012
Start of work: July 2014
Completion of work: December 2016
Photographs: © Alejandro Arango

Leadership in Energy and Environmental Design (LEED) standards
First institution in Latin America to be certified in "Excellence in Person Centered Care" with
Planetree in silver level
The best design and planning of the ICU for adults by the Worlds Intensive Care Unit association in association with the AIA.

www.elequipomazzanti.com


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature