15-05-2019

Dominique Coulon & associés: Mercado cubierto en Schiltigheim

Dominique Coulon associés,

Eugeni Pons, David Romero-Uzeda,

Schiltigheim, Francia,

Mercado, Bar,

Un mercado cubierto, un espacio expositivo, un café con terraza y servicios. Dominique Coulon & associés recupera los espacios de una antigua destilería de Schiltigheim para instalar una nueva white box. Para Dominique Coulon un proyecto que valoriza la estratificación histórica del patrimonio inmobiliario.



Dominique Coulon & associés: Mercado cubierto en Schiltigheim

En el casco histórico de Schiltigheim, perfectamente integrada entre las típicas manifestaciones de la arquitectura con entramado, se encuentra la nueva sede del mercado cubierto denominado "Les Halles du Scilt”, proyectado por Dominique Coulon & associés y completado a finales de 2018.
El alcalde de la localidad de Schiltigheim, en el departamento alsaciano del Bajo Rin, región Gran Este, decidió en 2014 publicar un concurso para construir un mercado cubierto que abriría sus puertas al público en el edificio de una antigua destilería que llevaba décadas abandonada.
No sorprende la ubicación de unas instalaciones industriales con tal fin en pleno corazón de la localidad ya que Schiltigheim sigue siendo en la actualidad la capital alsaciana de los cerveceros, en honor a las numerosas fábricas de cerveza que desde el siglo XVIII surgieron en el territorio. Schiltigheim ha conservado en muy buenas condiciones su patrimonio histórico y su casco histórico acoge la sede de varias fábricas de cerveza antiguas, algunas cerradas, pero muchas que siguen activas hoy en día.
La sede de la que hablamos concretamente se remonta en torno al año 1685 y parece que en origen había sido un complejo agrícola. Con el desarrollo del comercio de la cerveza cambió de propietarios, quienes lo transformaron en destilería, función a la que siguió dedicada hasta la segunda mitad del siglo XX. En 1970 pasó a manos de la Cooperativa de Carniceros y lo convirtieron en almacén para conservar las carnes. En los años 80 se cerró tal actividad y se decidió que el edificio se convirtiera en matadero. En 1989 el ayuntamiento de Schiltigheim lo compró con la intención de conservar una construcción histórica en el centro de la ciudad y transformarla en un lugar expositivo para jóvenes artistas y en un espacio para espectáculos teatrales. Solo que como no respetaba las normas de seguridad, tuvo que cerrarse al público durante varios años.
En 2014 la administración de Jean-Marie Kutner lanzó un concurso de proyecto que se basaba en la regeneración urbana, para rehabilitar funcionalmente la zona y transformar los espacios que antiguamente estaban dedicados a la destilería para que pudieran acoger un mercado cubierto en la planta baja y una galería de exposiciones para artistas en la primera planta. La petición consistía en concebir un espacio que fuera lo más posible abierto y se prestase al encuentro, que ejerciera una atracción para el público, donde quedar y pasar un rato, agradable y con varios espacios en los que interactuar, comer buena comida y pasar tiempo en compañía. Una anécdota en este sentido es que Scilt deriva da "Sciltung", el nombre del primer habitante de Schiltigheim, del que la ciudad toma el nombre, solo que abreviado como "Scilt", el nome del lugar se refiere a la expresión alsaciana “s'gelt" es decir “salud”, que se usa al brindar.
Se repite también en Schiltigheim, como ya se había hecho en la Boquería de Barcelona y más recientemente en el Markthall de Rotterdam, la concepción de un mercado cubierto que represente un gran espacio público en pleno centro de la ciudad, donde no solo poder hacer compras genuinas, sino también degustar, y por lo tanto transcurrir tiempo, entretenerse, disfrutar de la compañía de los demás, mientras se comparten delicas gastronómicas. El objeto del concurso y de la obra ganadora de Dominique Coulon es una zona delimitada entre la Rue Principale y la Place de la Liberté, donde cuatro volúmenes, uno principal y otros tres de servicio, dan a una plazoleta que luce nueva pavimentación. Hay dos entradas para el público, por la verja que da a Rue Principale y directamente por el edificio del mercado entrando por Place de la Liberté.
Desde el punto de vista de la conservación del edificio principal, el proyecto no consiguió salvar las cubiertas y hubo que derribar toda la estructura central, excepto algunos tabiques de ladrillos de la planta baja. Se pudieron rehabilitar sin embargo las dos fachadas que encarnaban el origen histórico. El edificio se reconstruyó a base de ladrillo y cemento vista mientras que el techo reproduce una estructura de madera de cerchas. Por dentro los espacios debían adaptarse necesariamente a la nueva distribución, que preveía en la planta baja una zona dedicada a los puestos temporales y otra a tiendas fijas, como la carnicería y la pescadería. En la primera planta, con vista sobre la planta baja, se instalaron todo alrededor del perímetro varias salas de exposición longitudinales. Coincidiendo con la entrada oeste donde se encuentra la cafetería, un tejadillo de hormigón vista, que parte de la fachada hacia la plaza. Sirve también de escalera exterior para subir directamente a la última planta, totalmente dedicada a las exposiciones temporales de arte. El gris cemento del nuevo y potente volumen escultural se extiende a la fachada, que pierde así su imagen de elemento antiguo. De otros tiempos queda solo la forma y algunos detalles como los ladrillos y las ventanas, que expresamente no han querido ser restablecidos a su origen, sino que se han pintado, convirtiéndose así en simples elementos decorativos. Mediante la elección resuelta de la monocromia, gris cemento por fuera, blanco por dentro, y con las barandillas de cristal la estructura reconstruida se anula y se convierte en una white box, perfecta para acoger cualquier tipo de elemento, desde la venta a la exposición.
Con este proyecto la ciudad declara su intención de concentrarse en el futuro de su comercio, sembrando precisamente donde en principio surgió dicho comercio. El proyecto reinterpreta y valoriza el patrimonio como proceso de estratificación histórica y contemporánea, ofreciendo así nuevas funciones dentro del entramado urbano.

Mara Corradi

Architects: Dominique Coulon & associés (Dominique Coulon, Steve Letho Duclosù)
Architect assistant: Guillaume Wittmann, Mathilde Blum, Diego Bastos-Romero
Client: Ville de Schiltigheim
Construction site supervision: Steve Letho Duclos
Engineers and consultants: Structural Engineer: Batiserf Ingénierie
Electrical Engineer: BET G.Jost
Mechanical Plumbing Engineer: Solares Bauen
Cost Estimator: E3 économie
Address: 17 rue principale, Schiltigheim, France
Surface: 2100 sqm
Competition: May 2014
Plans and technical phases: from September 2014 to June 2015
Construction: from December 2015 to October 2018
Construction companies:
Structure (ALBIZZATI), Charpente (ERTCM), Exterior joinery – Professional stands (HUNSINGER), 
Interior joinery (VOLLMER), plastering (GEISTEL), Metal works (HELLUY)

Photography: © Eugeni Pons (01-03, 05-06, 08-18, 20, 21,23, 26, 27), © David Romero-Uzeda (04, 07, 19, 22, 24, 25), © Dominique Coulon & associés (28-36)


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×