18-01-2018

Adiós al arquitecto del movimiento moderno Neave Brown

Neave Brown,

Londres,

Housing,

Riba Stirling Prize, Premio,

El 9 de enero falleció el arquitecto del movimiento moderno Neave Brown. Conocido sobre todo por sus proyectos de los años setenta, en octubre de 2017 había recibido la Royal Gold Medal for Architecture del RIBA.



Adiós al arquitecto del movimiento moderno Neave Brown

Neave Brown, el arquitecto británico célebre en todo el mundo por sus proyectos de viviendas sociales, falleció el 9 de enero a la edad de 88 años. El arquitecto había recibido, en octubre de 2017 la Royal Gold Medal for Architecture del RIBA, el galardón a la carrera más prestigioso para un arquitecto británico.
El premio del RIBA significó, tras un largo periodo de olvido, una revalorización de la obra del arquitecto, vinculada también a la creciente atención internacional por la problemática relativa a la vivienda. Neave Brown proyectó, a partir de los años sesenta, importantes complejos inmobiliarios en Camden, al norte de Londres.
Sus proyectos, compuestos por viviendas bajas, pero con alta densidad y con espacios exteriores privados para todos los residentes, se consideraron posibles alternativas a los rascacielos y cosecharon un éxito inmediato, tanto en Gran Bretaña como en el extranjero. La idea de Neave Brown era hacer que cada casa pudiera abrirse a la red de conexiones viarias de la ciudad y que dispusiera de un espacio exterior privado, un jardín colgante o una terraza, abierto hacia el cielo. Estas características hicieron de su principal obra, el complejo de Alexandra Road, una propuesta rompedora que representó un importante punto de inflexión respecto al pasado.

Neave Brown nació en 1929 en Utica, Nueva York, en el seno de una familia angloamericana. Descubrió la arquitectura durante el servicio militar y estudió en la Architectural Association de 1950 a 1956.
Tras su licenciatura, entró a trabajar en el célebre estudio británico Lyons Israel Ellis (a partir del 1970 Lyons Israel Ellis Gray), que era conocido no solo por su intensa actividad profesional, sino porque era un importante lugar de formación para muchos jóvenes arquitectos de la época, entre ellos: James Stirling, James Gowan, John Miller, Alan Colquhoun y Richard MacCormac.
A esa experiencia le siguió un breve periodo en el consejo de Middlesex y, posteriormente, la creación de su propio estudio profesional, que dirigía al tiempo que ejercía como profesor universitario en el Reino Unido y en los Estados Unidos.

Su primer proyecto residencial, cinco casas en Winscombe Street, al norte de Londres, terminadas en 1966, estaba en línea con los estudios americanos de la época sobre la zonificación. La organización vertical de la casa preveía una zona reservada a los niños en el nivel inferior, en relación directa con el jardín, una zona intermedia con cocina, comedor y entrada y, por último, una zona superior reservada a los adultos. Brown logró un resultado más eficiente que el previsto por el cliente: sin aumentar los costes, obtuvo un dormitorio y un baño más en cada vivienda.
En base a la experiencia de Winscombe Street, Cook le propuso participar en el proyecto del nuevo barrio de Camden, uno de los más ricos de Londres, convirtiéndose en la figura clave del proceso de urbanización e involucrando a otros jóvenes arquitectos, que más adelante serían importantes, como Peter Tábori, Gordon Benson y Alan Forsyth.

El primer proyecto para Camden, Fleet Road, frente a lo que era habitual en la época (construir viviendas en bloques-torre rodeados de espacios vacíos), consistía en un complejo formado por casas bajas en las que cada vivienda tenía su propio espacio exterior privado abierto y una puerta de entrada que se abría a la calle o a un espacio urbano.
A este proyecto le siguió, a escala mayor, el complejo de Alexandra Road, que constituía prácticamente un “barrio de la ciudad” ya que, además de las viviendas, preveía un parque público, una escuela, tiendas, zonas para juegos y club juvenil, centro comunitario, etc. En la realización del proyecto, muy ambicioso, se superó el presupuesto y el complejo pasó a ser objeto de una investigación judicial. Pese a que, dos años después, el arquitecto fue exonerado de cualquier responsabilidad, su reputación sufrió un duro golpe. A partir de entonces ya no pudo realizar otros trabajos en el Reino Unido. Se dedicó a proyectar exposiciones y a la docencia y trabajó en el extranjero, sobre todo en los Países Bajos. El proyecto de Eindhoven, la Medina, realizado en 2002, es su último proyecto arquitectónico. Posteriormente Neave Brown se dedicó al arte, estudiando en la City & Guilds of London Art School, e interesándose por la política y la historia.

(Agnese Bifulco)

www.architecture.com

Imágenes: Courtesy of RIBA
Fotografías de Neave Brown: Garath Gardner, Morley von Sternberg


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature