11-03-2016

Vincenzo Latina y el Pabellón del Artemisión de Siracusa

© Lamberto Rubino,

San Sebastián,

Pabellones, Museos,

Cemento,

Arts, Reurbanización,

Vincenzo Latina proyecta el pabellón del Artemisión en la isla de Ortigia en Siracusa. El Artemisión contribuye con un sedimento más a la estratificación arquitectónica ya importante de la zona, donde surgía antiguamente el templo jónico de Artemisa. Gracias al pabellón se proporciona a las excavaciones una fachada hacia Piazza Minerva y el Duomo.



Vincenzo Latina y el Pabellón del Artemisión de Siracusa
El Pabellón del Artemisión, situado en Piazza Minerva, en la isla de Ortigia, es un proyecto que Vincenzo Latina puso en marcha en 2005 para dar realce a las excavaciones arqueológicas del templo de Artemisa, por encargo del ayuntamiento de Siracusa.
Un pabellón que acoge un pequeño museo se sitúa sobre la zona de la antigua iglesia de S. Sebastianello, proporcionando un nuevo acceso a las excavaciones del Artemisión desde la plaza Minerva. Las obras empezaron en 2007 y se concluyeron en 2012, como parte de un plan general de recalificación urbana creado por la administración local, que concentra su atención precisamente en la isla de Ortigia, centro histórico de Siracusa.
Las ruinas del Artemisión fueron sacadas a la luz por las excavaciones arqueológicas iniciadas en los años 60, cuando bajo las actuales oficinas municipales proyectadas por Gaetano Rapisardi, se encontraron los restos de un antiguo templo jónico dedicado a Artemisa, de acuerdo con las interpretaciones de los expertos. Antes de dar inicio a la obra de Vincenzo Latina la parcela de terreno suponía un desgarro en el tejido arquitectónico de la plaza Minerva, con los restos de la fachada de un derrumbado (que se utilizaba para pegar carteles y publicidad), y donde a lo largo de los años se había acumulado incluso una enorme cabina eléctrica de Enel, un prefabricado de cemento. Y enfrente, ni más ni menos que el Duomo de Siracusa, en el que sigue siendo palpable la estructura del tempo de Atenea de estilo dórico, convertido primero en iglesia cristiana, sucesivamente en mezquita para llegar luego a su actual configuración barroca. 

La regeneración arquitectónica como medio para prolongar la vida de una construcción es parte de la historia de la ciudad, como lo demuestra también el templo dedicado a Artemisa, proyectado justo enfrente del de Atenea respecto a la calle Minerva. La historia no le ha hecho justicia ni con el tiempo se ha valorado de forma adecuada. Durante las excavaciones de recalificación del lugar se encontraron también restos de cabañas sicilianas de la edad del bronce tardía, y de la cripta de la iglesia de San Sebastianello, que ocupaba el lugar donde ahora está el ayuntamiento.
Los cimientos del templo, a los que antes se podía llegar sólo por una escalera de servicio en el edificio del ayuntamiento, gracias a la actuación de Vincenzo Latina cuentan actualmente con un acceso directo con fachada a la plaza. El nuevo pabellón cubre, protege y da realce a las excavaciones arqueológicas, presentándolas al público mediante un emblema que las integra en el tejido arquitectónico de una de las plazas más importantes de Siracusa.


Vincenzo Latina explica: “El revestimiento exterior perimetral del edificio se caracteriza por una trama y una estructura mural poco ampulosa que contribuye a la disposición de un paramento que recuerda las paredes medievales o catalanas. Son las características predominantes que estructuran la composición básica de muchos edificios en Ortigia, sobre los que se implantó el barroco tras el terremoto que tuvo lugar en 1693.” Se trata de una arquitectura de continuidad, que se convierte en un instrumento para la contemplación del entorno: desde el interior del pabellón el corte vertical inciso en la pared calcárea enmarca la columna angular del peristilo del templo de Atenea, englobado en la fachada de la catedral. La estructura alta y hueca del pabellón representa un contenedor de la luz que entra por el patio y se refleja en la claridad de las paredes interiores, iluminando las excavaciones subterráneas y el itinerario de visita que las recorre suspendido sobre ellas.

Mara Corradi

Proyectista y Director de obra: Vincenzo Latina
Grupo de proyectación: Silvia Sgariglia
Colaboradores: Vincenzo Mangione, Luca Sipala, Cristina Speranza, Fabio Tantillo y Rossella D'Angelo
Consultores: Nicola Impollonia (ingeniero de estructuras), Giuseppe Voza (Comisario honorífico), Ingen (instalaciones)
Situación: Isla de Ortigia, Siracusa (Italia)
Cliente: Ayuntamiento de Siracusa, Concejalía de Ortigia
Proyecto: 2005
Obras: 2007 - 2012
Empresa de construcción: 2G costruzioni s.r.l, M.A.C. restauri sas, Agrigento
Photographs: © Lamberto Rubino

www.vincenzolatina.com


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×