07-05-2021

Pezo Von Ellrichshausen: Ines Innovation Center, Concepción

Pezo von Ellrichshausen,

Chile,

Oficinas,

El Ines Innovation Center es el último episodio de una exploración del modo sistemático de crear excepcionalidades de Pezo Von Ellrichshausen. Un edificio de oficinas dedicado a la investigación y a la innovación dentro de la UBB - Universidad del Bio-Bio, en Concepción, en Chile.



Pezo Von Ellrichshausen: Ines Innovation Center, Concepción

La inspiración para la arquitectura del INES Innovation Center surgió a partir de la reflexión que realizaron Mauricio Pezo y Sofia Von Ellrichshausen sobre la palabra “innovación”. La idea de base era concebir un proyecto revolucionario, sorprendente, capaz de subvertir el imaginario del centro universitario como edificio de oficinas. El encargo proviene de la UBB - Universidad del Bio-Bio para el campus de la ciudad de Concepción, en Chile, que comprende las facultades científicas de ingeniería, economía y arquitectura.
Más allá de estas premisas y conociendo el trabajo de Pezo Von Ellrichshausen, creemos que podemos afirmar que el proyecto del INES Innovation Center se integra en una trayectoria ya trazada, relativa a la reflexión personal de la pareja de artistas-arquitectos chilenos sobre el tema del hábitat. Lejos de cualquier circuito, movimiento de pensamiento o influencia de tipo geográfico, ellos siguen, desde siempre, un camino de análisis íntimo de la relación entre el hombre y el espacio, una conversación entre dos, como les gusta describirla, que ofrece siempre un punto de vista inédito en el mundo de la arquitectura. Sus obras son “exploraciones del modo sistemático de crear excepcionalidades”, como dice Mauricio Pezo en una conferencia, utilizando una paleta de elementos recurrentes y variados cada vez. Las formas de la geometría elemental, los colores al óleo en la realización de los dibujos para los clientes, el cemento y la madera como materiales de construcción preferidos, la inversión entre exterior e interior, por citar algunos de ellos.
Solitario en su ubicación en el interior del campus, con cinco plantas por encima del suelo y una subterránea, el nuevo edificio aparece sobre una estructura de forjados y pilares. Pero el ritmo de las columnas distribuidas según una rejilla regular no se corresponde con el desarrollo interior, donde ningún espacio es ortogonal respecto a otro y donde el trazado de los espacios se hace con líneas curvas. Los diseños de las plantas demuestran el estudio de las posibles intersecciones entre la figura del cuadrado y la del círculo de diferentes tamaños. El recurso de la intersección entre figuras geométricas es usado a menudo en la investigación de Pezo Von Ellrichshausen. Cabe recordar, por ejemplo, la instalación en la Bienal de Venecia de 2016, en que el espacio abierto estaba estructurado por una serie de círculos trazados por paredes de cemento verde que, entrando unos en otros, creaban espacios siempre diferentes, suscitando otros tantos usos y diferentes perspectivas.
Es justamente esto que debe hacer el arquitecto, parecen afirmar Mauricio Pezo y Sofia Von Ellrichshausen, liberar nuestros espacios de los condicionamientos intrínsecos de la construcción, la idea de las cuatro paredes y la utilización más conveniente y racional de las dimensiones y de las cantidades a nuestra disposición. En pocas palabras, mostrar un modo nuevo de mirar el escenario cotidiano, centrado especialmente en las relaciones entre los individuos.
El espacio del INES Innovation Center se ha desarrollado poniendo toda la atención en la relación entre las personas que lo utilizarán. Así, respondiendo a la petición del cliente, vuelve al centro el proceso de la práctica académica, un recorrido basado en las relaciones, en la informalidad de los intercambios, en la continua revisión y en las potencialidades de la asociación de ideas.
En la construcción, diseñada mediante el acoplado de círculos y cuadrados repetido con variaciones en todas las plantas, se delinean dos tipos de espacios distintos, que, según los arquitectos, son también dos momentos distintos del proceso de innovación: la profundización basada en la socialización y el compartir y lo opuesto, individual y solitario. Al primero de ellos se dedican los espacios de frontera, los que resultan de la intersección, mientras que al segundo están reservados los espacios definidos por las paredes semicirculares y que dan al jardín del campus. Desde la planta baja hasta la quinta, de abajo hacia arriba, el espacio de lo privado va ampliándose mientras que el compartido va disminuyendo, asignando así de diferente manera las puestos operativos y de dirección.
Además de esta combinación, el círculo en el centro de la planta cuadrada es un gran vacío que pone en comunicación todas las plantas, desde la cubierta hasta el sótano. Esta abertura es parte del espacio compartido, lo valoriza y lo multiplica, proporcionando una sensación de unidad. Si exteriormente la arquitectura ofrece una imagen de permeabilidad constante a lo largo de su desarrollo vertical, en el interior, la transparencia se percibe sobre todo en las plantas inferiores, por el hecho de que las cristaleras más amplias están en los espacios colectivos. Por el contrario, al subir se tiene una sensación de encogimiento de las dimensiones y de reducción de la luminosidad, hasta que se descubre que los arquitectos han abierto un punto de fuga en el tejado. Este es otro de sus elementos recurrentes: la cubierta accesible por una escalera de caracol y usada como mirador.
Este desarrollo fluido y no jerárquico entre las plantas ofrece la posibilidad de variar las funciones de los espacios, promoviendo dinámicas de trabajo no categorizadas entre roles y figuras profesionales. Esto es también válido desde el punto de vista funcional: las estancias que comparten las paredes curvas, por ejemplo, han sido pensadas no solo como oficinas, sino también para albergar exposiciones y talleres.
Como es habitual en ellos, también en esta obra el material de construcción de los exteriores coincide con el del interior. Se trata del cemento coloreado en toda la masa de un color rojo especial, que transmite calidez y domesticidad. La huella de los ejes oblicuos y curvos que han dejado los encofrados de madera en las superficies de hormigón constituye su interpretación de la decoración. La madera natural, oscura y nudosa, tiene una fuerte presencia en el interior de las oficinas, donde se convierte en dominante: está en los armarios diseñados a medida para encajar y “desaparecer” en las paredes oblicuas, en los muebles minimalistas, en los parqués y en los cerramientos.
A partir de la observación de proyectos como este, se plantean algunas preguntas: ¿cuidamos realmente el espacio que tenemos a nuestra disposición o solamente lo ocupamos? ¿Qué sucedería si prevaleciera este modo de proyectar el espacio, en lugar del más inclinado a reducir al mínimo los intersticios, considerados solo un desperdicio, o a construir espacios válidos para todas las funciones?

Mara Corradi

Architects: Mauricio Pezo, Sofia von Ellrichshausen http://pezo.cl
Collaborators: Aleksi Vicic, Eva de Hovre, Diego Perez, Sofie Taveirne, Victoria Bodevin, Caitlyn Flowers
Location: Collao Campus, Concepción, VIII Region, Chile
Client: Universidad del Bio-Bio
Structure: Luis Mendieta
Consultants: Citec, DyLuz
Plot surface: 245.479 sqm
Built surface: 2.000 sqm
Design date: 2013-2015
Construction date: 2019-2020


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature