14-08-2019

Pedro Domingos: Casa en Oeiras, Lisboa

Pedro Domingos,

Leonardo Finotti, João Carmo Simões,

Lisboa,

Ville,

Las vías de tren delante de la fachada de entrada y una villa residencial anónima son el contexto en el que Pedro Domingos proyecta esta casa en Oeiras, en Lisboa. Con la obra de Oeiras, Pedro Domingos reinterpreta la casa con patio típica de las regiones mediterráneas.



Pedro Domingos: Casa en Oeiras, Lisboa

La vivienda proyectada por Pedro Domingos Arquitectos en Oeiras es un recorrido arquitectónico en busca de la serenidad que no está siempre asegurada en esta villa del distrito de la gran Lisboa, a pesar de estar alejada del centro de la capital portuguesa. El cliente es un amante de la cultura y la lectura, que ocupan los momentos importantes de su día a día, hasta tal punto que le pidió al arquitecto que proyectara una casa en la que ésa fuera una de sus funciones principales. Pedro Domingos creó para él un plan en el que los espacios dedicados a la cultura se encuentran a medio camino entre la zona de día y los dormitorios.
Gran conocedor de la cultura arquitectónica portuguesa, Pedro Domingos reflexiona sobre el significado que quería dar a esta casa a partir de la parcela donde se realizaría, en una villa residencial por la que pasan las vías del tren. El terreno da a la Rua Santo Antonio que discurre junto a la vía del tren, más allá de la cual el horizonte presenta solo construcciones anónimas de unas naves industriales. Y todo alrededor, otras casas cuya única cualidad es la de tener jardín.
El paisaje organizado sin un criterio estético de base impulsó al proyecto a decantarse por una vía introspectiva, elevando una tapia que lo aisla del exterior y recreando una naturaleza equilibrada y bien pensada dentro de sus confines y hacia la que abrir las perspectivas internas.
La casa en Oeiras es una casa mediterránea con patio, donde dicho patio cuadrado con 11,5 metros de lado está situado en posición central respecto a la planimetría de la parcela. Todo entorno a él dan las principales habitaciones y funciones de la casa, formando una gran C que abraza el patio desde la entrada sur hasta el jardín trasero norte. Mientras que los primeros espacios que uno se encuentra son las estancias semipúblicas como la cocina y el salón, a medida que se recorre el perímetro del patio los espacios que se van encontrando son cada vez más reservados: la biblioteca y la sala de estudio y a continuación, el dormitorio principal.
El lado oeste en cambio se mantiene separado, un volumen por sí solo al que se llega directamente a través del patio y que contiene el archivo de la biblioteca del cliente, con estanterías compactas sobre bases móviles. Las cuatro fachadas forman un trazado unido alrededor del patio, intercalado por amplias zonas verdes con vegetación exuberante, que de alguna forma aspiran a crear un oasis de paz en el territorio urbanizado de Oeiras.
El patio es una reinterpretación del tradicional patio mediterráneo, tan habitual tanto en las casas particulares portuguesas como en los palacios residenciales o en los recintos religiosos donde el espacio al aire libre siempre tenía como objetivo regular el clima dentro del edificio. El color blanco, tan frecuente en el sur de la península ibérica, se mantiene en los muros que dan al exterior mientras que en las paredes del patio Pedro Domingos eligió un rojo pardo intenso que creara un contraste neto. Desde las habitaciones que dan al gran patio estos muros de casi 6 metros de altura producen el efecto singular de una fortaleza en el poblado, un rincón privado completamente aislado del contexto, protegido de las miradas y del ruido de la calle. Aquí tiene lugar el espectáculo de la reflexión privada en la contemplación de la naturaleza artificialmente indicada por pocas plantas solitarias y por las sombras bien delineadas que se desplazan por las superficies. Reinterpretando el impluvium, en esta caja metafísica se introduce el agua como ulterior elemento vital, en un estanque a los pies de la gran cristalera del salón. Los sonidos de la ciudad se quedan fuera mientras perseveran los de la naturaleza.
Parafraseando el comentario del jurado del premio FAD Architecture 2016 en el que este proyecto figuraba entre los finalistas, la insospechada variedad de perspectivas hace que la casa parezca un oasis espacioso donde el lector puede vagar sin estorbos entre el interior y el exterior, entre la sombra y el sol. El patio central es el único espacio autónomo en el que los límites físicos son precisos y delimitados. La capacidad de Pedro Domingos para diseñar la casa como un espacio único sin necesidad de puertas, donde las diferentes funciones quedan marcadas por la altura, la luz, la sombra y la relación con el patio, es probablemente el motivo que logró que el proyecto se adjudicara el Best Architects 19 Award el año pasado.

Mara Corradi

Architects: Pedro Domingos
Collaborators: Bruno Antão (project leader), Pedro Gonçalves, João Bagorro
Client: António Sampaio da Nóvoa
Location: Portugal, Oeiras, Rua Santo António 36F
Year of project: 2014
Year of construction: 2015
Structures: ARA, Alves Rodrigues
Landscape: Catarina Assis Pacheco
Contractor: Manuel Mateus Frazão
Area: 220 sqm (house)
Photos by: © João Carmo Simões (02-18), Leonardo Finotti (01, 19-22)

https://www.pdarq.com/


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×