11-11-2020

OPEN Architecture: Pingshan Performing Arts Center

OPEN Architecture,

Zeng Tianpei, Jonathan Leijonhufvud,

Shenzhen, China,

Art Center,

Situado al noreste de Shenzhen, Pingshan en 2009 formó un nuevo distrito, con un área de 168 km2, donde han carecido de instituciones teatrales hasta 2019. En ese año se estableció el Pingshan Performing Arts Center en un edificio proyectado por el estudio chino OPEN Architecture que se había adjudicado el concurso correspondiente.



OPEN Architecture: Pingshan Performing Arts Center

Forma geométrica y numerosas experiencias espaciales. Éste es el eslogan que acompaña al nuevo Pingshan Performing Arts Center proyectado por OPEN Architecture. Tras adjudicarse el relativo concurso, el estudio chino firma el primer teatro que se ha construido en Pingshan, un distrito de reciente fundación en la prefectura de Shenzhen.
El nuevo centro teatral no parece tener una forma especialmente sensacional, es más, viendo sus imágenes a distancia podría incluso dar la sensación de ser banal. Y de ahí surge la primera reflexión que nos lleva a profundizar en el proyecto. Antes que nada, la carrera del matrimonio Li Hu y Huang Wenjing, fundadores de OPEN architecture, nos hace suponer que detrás de las apariencias se esconda una profunda investigación en lo referente a la relación entre el edificio y la ciudad. No hace mucho que publicamos el TANK Shanghai, un centro dedicado a las artes instalado dentro de una serie de cisternas de almacenamiento de carburante que antes eran utilizadas por el aeropuerto de Shanghái. La ocasión permitió transformar un lugar industrial en un parque urbano que recalifica también la orilla del río. Un proyecto de extraordinario alcance que contribuyó a impulsar una zona en pleno desarrollo como es la de West Bund, a orillas del río Huangpu. La mezcla de funciones a nivel arquitectónico y urbanístico, utilizando la vegetación como mediadora, se esbozaba ya en el proyecto del Geuha Youth and Cultural Center de Qinhuangdao, un centro multicultural para jóvenes en Beidaihe, cuya planta circular y la relación directa entre los espacios y el jardín central, que también sirve de escenografía para el teatro, tienden a favorecer el intercambio y la interacción entre las personas en las diferentes actividades.
Cual si se tratara de una generosa herencia, estas reflexiones se trasladan ahora al Pingshan Performing Arts Center, cuyo punto de partida consiste en rechazar una arquitectura de fachada. No quiere limitarse a representar exclusivamente un señuelo visual y de orientación en la ciudad, sino que pretende convertirse en una construcción para la integración. El volumen deja de lado la idea de autoalabanza para convertirse en interfaz entre sus contenidos y el barrio en el que se ubica.
Por lo tanto, ya no se trata de que el teatro, en cuanto edificio público con función comunitaria, se convierta en monumento, en algo que predomina visualmente en el contexto urbano, sino que por el contrario el objetivo es que la ciudad se apropie del edificio, que las exigencias sociales y culturales de la gente pasen a formar parte del programa del centro, modificando su estética, su forma y su composición. Un principio que encaja a la perfección con el concepto de los museos abiertos, que llevan la cultura no solo a lugares que carecen de espacios de intercambio, sino allí donde, aunque éstos existan, las intenciones de dichos espacios no sean compartidas por la población.
En este sentido recuerdo una entrevista que Shigeru Ban concedió a Floornature hace unos años en la que contaba de la inspiración que llevó a la concepción del Oita Prefectural Art Museum en contraste con la idea de museo como “caja cerrada”. Ban subrayaba el escaso atractivo que la gente, sobre todo la que vive lejos de los grandes centros de cultura, sentía por las instituciones museales, basándose en la idea de que se tratase de máquinas que sirven para consumir los recursos públicos sin ejercer una influencia incisiva en sus vidas. El arquitecto japonés propuso entonces una fachada compuesta por pantallas móviles y transparentes que lograban que la gente entrara de forma casual, y donde se iban sugiriendo las actividades que tenían lugar en su interior.
OPEN architecture va más allá y para este distrito carente de referencias culturales desarrolla un edificio que a distancia se presenta sobrio y monolítico, pero que de cerca revela ser el resultado de la combinación de varios niveles y zonas de filtro entre el espacio principal, el auditórium, y la calle. Para empezar la estructura se desarrolla siguiendo un trazado circular que desde la calle transformada en una plaza arbolada sube por una escalinata descubierta que flanquea el edificio por el lado sur, rozando el núcleo del escenario, para seguir ascendiendo hasta la azotea ajardinada y a continuación descender por el lado opuesto. Se podría decir que fuera un camino de exploración donde el disfrute cultural se injertase en el placer que proporciona el contacto con las plantas y viceversa, hasta el punto de que el paseo en medio de la vegetación completa la experiencia del espectáculo al que se asiste en el interior. Como contrapeso, el gran cuerpo del patio de butacas con un aforo de 1200 asientos, que desde fuera se puede identificar por el revestimiento de paneles de madera en color rojizo oscuro, sobrepasando el tejado y actuando de fondo para el jardín colgante. Por fuera la obra de arquitectura casi parece reducir su huella volumétrica para hacer sitio a la plaza que la rodea. Al quedar ceñida por la calle surge un nuevo espacio público donde OPEN architecture incluye entre la vegetación fuentes, cascadas, espacios para bailar al aire libre, bosquecillos y parterres. El proyecto hace retroceder alternativamente las fachadas, creando puntos de acceso frente a pequeñas plazoletas y de esta forma, ofreciendo puntos de vista distintos de la máquina teatral. La sensación que da es la de poder vivir una experiencia nueva dependiendo de por qué punto se acceda y desde donde se empiece el recorrido. Con las luces nocturnas, a cierta distancia, sobresale con mayor énfasis la superposición de plantas y niveles que permite intuir la frenética actividad que tiene lugar en el interior.
Los proyectistas convencieron al cliente de que para que el teatro entrara a formar parte de los servicios de interés de la población, era necesario aplicar la transformación que los museos, y en general los centros culturales, han experimentado en las ciudades occidentales en los últimos 20 años. El teatro incluye en sus espacios programas educativos en aulas y salas de ensayo, además de espacios al aire libre para representaciones teatrales informales, un restaurante y un bar. Afirma el estudio OPEN architecture: “Alejándose de la clásica tipología de monumento cultural con una sola función, el edificio no solo es mucho más sostenible en su gestión diaria, sino que representa también un nuevo ejemplo para los edificios públicos de inclusividad social. Este centro cultural ofrece un espacio urbano insólito y extraordinario también para quienes no van al teatro". Dejando que se difumine el límite entre la ciudad y la arquitectura el centro cultural se va desvelando paso a paso y al rodear su volumen donde los múltiples colores y espacios trasmiten la idea de múltiples funciones. El tejado ajardinado reduce de forma notable la carga térmica del edificio. La fachada responde a la necesidad de mitigar los efectos del clima local: el revestimiento exterior está constituido por láminas de aluminio que protegen el edificio de la exposición al sol gracias a su estudiada sección en V y a las perforaciones distribuidas por toda su extensión para dispersar el calor y mejorar la ventilación superficial. Así se echa por tierra la noción convencional de que el teatro sea un tipo de edificio de alto consumo de energía y bajo impacto en las vidas de la gente común.

Mara Corradi

Architects: OPEN Architecture http://www.openarch.com/
Principals in Charge: Li Hu, Huang Wenjing
Project Team: Ye Qing (Project Architect), Zhou Tingting (Project Architect), Zhang Hanyang, Han Ruyi, Xing Shu, Luo Ren, Andrea Antonucci, Sun Xinying, Zhang Chang, Jia Han, Sabrina Wu, Zhang Hao, Cynthia Yurou Cui, Angela Nodari
Local Design Institute: Shenzhen Aube Engineering Design Consultant Co., Ltd
Curtain Wall Consultant: Schmidlin Façade Consultancy
Theater Consultant: JH Theatre Architecture Design Consulting Company
Stage Equipment Consultant: Zhejiang Dafeng Architecture and Decoration Co., Ltd
Lighting Consultant: United Artists Lighting Design Consultants
Location: Shenzhen, China
Design Year: 2013-2019
Completion: 2019
Client: Pingshan Dist. Government, Shenzhen
Project Management: China Merchants Property Development Co. Ltd
Program: 1200-seat theater, 260-seat black box theater, dance studio, instrument and choral rehearsal rooms, café and restaurant
Building Area: 23,542 sqm
Site Area: 14,302 sqm
Photographs: © Zeng Tianpei (01-05, 17-18-19), © Jonathan Leijonhufvud (06-16, 20-21)


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature