12-05-2021

Neri&Hu: Schindler City, oficinas de Schindler en Jiading, Shanghái

Neri&Hu,

Dirk Weiblen, Annika Feuss,

Shangai,

Oficinas,

Schindler City, cuartel general y centro de investigaciones del grupo Schindler en Shanghái está concebido como una ciudadela de la producción. Dentro de Jiading, zona industrial en crecimiento al norte de Shanghái, Neri & Hu han diseñado jardines y plazas dentro de un cinturón de ladrillos reciclados.



Neri&Hu: Schindler City, oficinas de Schindler en Jiading, Shanghái

Schindler City no es una verdadera localización geográfica, pero podría serlo según la concepción de Lyndon Neri y Rossana Hu, los arquitectos que han ganado el concurso de diseño lanzado por el grupo Schindler para la realización de un nuevo complejo de oficinas en las cercanías de Shanghái.
La compañía, de origen suiza, tras años de expansión actualmente es una multinacional que produce ascensores y escaleras mecánicas en todo el mundo. En la grande planta productiva situada en el área de Jiading, al norte de Shanghái, el grupo ha sentido la necesidad de tener una nueva sede gerencial, con 600 puestos operativos y un centro de investigaciones. Pero el objetivo era lograr construir un espacio identitario que surgiera en el contexto industrial.
La intervención de Neri & Hu contempla la realización de un complejo para oficinas de más de 30.000 metros cuadrados, que forma parte del plan maestro corporativo para los nuevos almacenes y estructuras productivas. Jiading es una zona industrial en ampliación, con un retículo de vías de conexión entre grandes bloques de establecimientos. El concepto de ciudadela de la producción, de articulación de elementos arquitectónicos, funcionales pero también sociales, es el punto de partida de los arquitectos. Éstos se han concentrado en la idea de superar la sensación de aislamiento generada por la trama de fábricas recién construidas, con frecuencia anónimas, accesibles únicamente con el coche y racionalmente privas de cualquier interrelación.
El desarrollo arquitectónico de la Schindler City se produce integrando elementos paisajísticos y espacios públicos, en toda un área nueva de oficinas. Asomado a la calle pública que separa los dos bloques de establecimientos de producción del plan maestro, el cuartel general se convierte en el centro de atención, lugar de conexión en vez de volumen divisorio, espacio en el que se concentran las relaciones externas e internas de la empresa.
En la reflexión de Lyndon Neri y Rossana Hu, la disposición de las oficinas en bloques verticales, típica de los grandes conglomerados urbanos, tenía que encontrar la ciudad y su imaginario, hecho de elementos elevados a la vista, pero también de plazas, jardines, espacios de encuentro informal. El elemento unificador del todo vuelve a ser, como en variadas ocasiones para los arquitectos Neri & Hu, el podio de ladrillos, un solo y único grande cinturón de ladrillos grises, con diferentes tramas de colocación, precisamente como las murallas de una ciudad antigua. Este cinturón comprende el área funcional de las oficinas, de la torre donde se realizan las pruebas de los ascensores y del departamento de Investigación y Desarrollo, alineados a lo largo de la calle y puestos en el centro, entre los dos establecimientos de producción.
La base de ladrillos grises es un elemento de composición social recurrente en el lenguaje de estos dos arquitectos, para contrarrestar la tendencia al aislamiento que ellos ven como un riesgo peligroso de nuestros tiempos. Ha sido utilizado, por ejemplo, en el proyecto del Tsingpu Yangzhou Retreat, hotel y centro cultural, donde los vestigios de viviendas que en otra época fueron de campesinos y pescadores, han sido recuperados y circunscritos dentro de una muralla capaz de generar una unidad superior. Y en el sistema de caminos de acceso a la Suzhou Chapel de Shanghái, también éste una especie de podio, donde las personas se encuentran mientras caminan para entrar juntas al recinto religioso.
El ladrillo gris, un material muy usado en China en el sector de la construcción, recuperado de viejas construcciones del lugar, es una constante que, por una parte hace referencia a la sensibilidad ecológica y por la otra a la necesidad de mantener vivo el nexo con el pasado, con los edificios históricos y también con una determinada estética. El hecho mismo del tipo de colocación escogido, irregular, diferente en los varios sectores, hace pensar, de hecho, en una estratificación debida al tiempo y a las transformaciones. Por estas razones Schindler City resulta familiar, por ser un lugar, un centro de reunión, donde en cambio reina, precisamente, el anonimato constructivo.
Por encima de los muros de ladrillos surgen tres torres idénticas de oficinas, una cuarta torre mucho más alta que alberga la zona de pruebas de los ascensores y un último volumen alineado para el sector Investigación y Desarrollo. A nivel del suelo, en cambio, se encuentra el comedor para 600 empleados, el auditorio con 200 butacas, una serie de cafés para los trabajadores y más de 7000 metros cuadrados de jardines que conectan los diferentes departamentos mediante una serie de caminerías.
El ladrillo gris que forma la majestuosa base entra en contraste con las fachadas de vidrio y metal de los volúmenes que se elevan. Las oficinas ofrecen una imagen de modernidad y minimalismo, una sutil referencia intencional de los arquitectos al antecedente suizo del grupo Schindler.
El cuartel general de la multinacional ha obtenido la certificación LEED Gold, gracias a una serie de soluciones. Como ya se ha dicho, las nuevas fachadas están realizadas con más de dos millones de ladrillos reciclados y recuperados de viejos edificios chinos. La construcción se ha provisto de un sistema GES Ground Energy System de última generación, que durante la temporada de verano produce agua fría para refrescar y en invierno proporciona agua caliente. El sistema HVAC está integrado con el sistema de refrigeración, los que permite conseguir un ahorro considerable de energía (> 25%) respecto de los sistemas HVAC convencionales. Las aguas residuales se recuperan para el cuidado de los jardines.

Mara Corradi

Architects (Partners-in-charge): Lyndon Neri, Rossana Hu
Senior associate-in-charge: Nellie Yang
Associate: Lina Lee
Design team: Begona Sebastian, Herman Mao, Jinlin Zheng, Davide Signorato, Evan Chen, Kelvin Huang
Location: Shanghai
Date: 2016
Client: Schindler Group
Gross Area: 30,000 sqm
Special Features:
Textured Brick Walls, Landscape Courtyards, Atriums, Layered Glass Façade, Roof Garden, Moving Walk Tunnel
Materials:
Recycled Gray Brick, Exposed Aggregate Concrete, White Plaster, Fritted Glass, Black Metal
Photos by: Annika Feuss (01, 04-08), Dirk Weiblen (09-11)
Sketches by: Lyndon Neri


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature