21-02-2020

The Kinii, "El nido del halcón" de los italianos Obicua

Obicua,

Salt Lake City – USA,

Cascina, casas de vacaciones,

El estudio de arquitectura italiano Obicua ha presentado recientemente su primer proyecto, The Kinii, realizado a una altitud de 3.000 m. en Powder Mountain, condado de Salt Lake City. Se trata de un refugio de montaña privado y de lujo, ya que con sus casi 3.500 hectáreas de superficie Powder Mountain es la estación de esquí más grande de EE.UU. La característica más importante del proyecto de Obicua es el empeño dedicado a reducir el impacto ecológico aplicando los más rígidos protocolos LEED para edificios sostenibles.



The Kinii,

Hasta finales de 2019 el estudio de arquitectura italiano Obicua se llamaba Bicuadro. En el mes de dicembre, coincidiendo con una revisitación total del estudio, presentaron su primer proyecto como los recién creados Obicua: The Kinii, es decir "el nido del halcón" en la antigua lengua indígena de la región en la que se ubica.
The Kinii es un ski lodge, o sea, un refugio de montaña construido a un paso de las pistas de esquí. En este caso no se trata de cualquier pista de esquí, ya que hablamos de la estación de esquí más grande de EE.UU. como es Powder Mountain en Eden, condado de Salt Lake City.
Con unas 4.300 hectáreas de superficie a una altitud de unos 3.000 m., esta localidad exclusiva exige que cualquier edificación ofrezca el máximo en cuestión de lujo y de estética. Lo que marca la diferencia entre The Kinii y las otras construcciones de la zona son las decisiones de proyecto que han determinado los criterios de construcción. Obicua precisamente quiso ir más allá de las apariencias reinterpretando el refugio de montaña no solo en clave de lujo y contemporaneidad, sino sobre todo en clave de eco-compatibilidad. Sin duda, la posibilidad de disfrutar de una panorámica a 360° de tres diferentes estados norteamericanos no justifica volúmenes o voladizos despropositados, y mucho menos alterar completamente el contexto natural en el que se construye.

El proyecto parte de principios poco intrusivos: la volumetría se compacta para evitar la dispersión de calor, la huella sobre el suelo se reduce al máximo para no degradar excesivamente el terreno, y el edificio no supera la altura de 8,5 m, es decir, la de las coníferas cercanas. Las excavaciones en el terreno se redujeron hasta el punto de ser prácticamente imperceptibles. Los más altos protocolos LEED (Leadership in Energy and Enviromental Design) guiaron el proyecto de Obicua. Dichos protocolos se formularon para la construcción de edificios sostenibles y en este caso influyeron también en la elección de materiales. Principalmente eran autóctonos: para los interiores se utilizó el cedro rojo americano, mientras que para el revestimiento exterior se empleó un metal bruñido. The Kinii, con sus 550 m2 distribuidos en tres plantas, de la que una de semisótano, incluye también una cubierta verde, motivada por dos fundamentos. El primero es que el césped colocado encima del edificio asegura un aislamiento potenciado, mientras que el segundo es reducir la huella ecológica y la visibilidad del edificio.

Desde un punto de vista estructural la casa está dividida en dos bloques principales unidos en el centro por un gran espacio a toda altura con paredes completamente acristaladas. Además de permitir que entre la luz y poder disfrutar del panorama, esta entrada de cristal hace la obra de arquitectura transparente en su totalidad. Al contemplar el corazón del edificio desde fuera, la vista de las montañas por detrás actúa de fondo a la imponente y sofisticada lámpara que domina la entrada principal. La zona de la planta baja es de uso común y contiene en un extremo un gran salón con chimenea y sofás empotrados, mientras en el lado opuesto se encuentran la cocina y el comedor. Continuando la exploración del refugio en la planta de arriba se nota que los dos volúmenes que componen el edificio corresponden a dos núcleos residenciales independientes, uno para los dueños del inmueble, y el otro reservado para los hijos y otros invitados. Sólo el ala sur cuenta con un sótano en el que se ha instalado una gran piscina de hidromasaje con la ineludible cristalera panorámica. También contiene una sauna finlandesa y un gran espacio en el que guardar los equipos de esquiar. La perla que completa el conjunto, obligatoria en cualquier vivienda de lujo que se precie, es la piscina exterior, situada justo delante de la entrada acristalada.

Un elemento fundamental que garantiza el carácter sofisticado y lujoso de la casa es la decoración. Como afirman los arquitectos: “Obicua procura – en cualquier circunstancia – unir lo mejor de la tradición italiana con un diseño excelente, por eso todos los muebles de la vivienda han sido diseñados a medida y fabricados en Italia, al igual que muchos de los materiales de los acabados internos”.
Hay que precisar que gran parte de las materias primas se encuentran disponibles in situ, y la eficiencia energética lograda con The Kinii ha permitido que los proyectistas y los clientes hayan podido concederse la calidad y elegancia del made in Italy, aún respetando las altísimas exigencias que comporta la certificación LEED.

Francesco Cibati

Construction site: Eden, Salt Lake City – USA
Year: 2019
Client: Private
Project team: OBICUA https://www.obicua.it
Appointment: Preliminary, final, and executive design, supervision of work
Area: 550 mq
Budget: 3.000.000 €
Photos: courtesy of the architect


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature