26-02-2021

Cottage on the Point de Paul Bernier en Montreal, Canadá

Paul Bernier Architecte,

Raphaël Thibodeau,

Montreal, Canadá,

Ville,

A orillas de un lago cercano a Montreal el estudio de arquitectura de Paul Bernier ha llevado a cabo la expansión de lo que durante 40 años había sido una cabaña de madera usada por los dueños para disfrutar de la espléndida naturaleza que caracteriza a Canadá. Paul Bernier decidió realizar la ampliación en vertical para asegurar una vista incluso más fascinante, y para no aumentar la superficie construida. Tras realizar esta obra lo viejo y lo nuevo quedan perfectamente diferenciados, logrando una armonía honesta y capaz de relatar la evolución de este edificio rústico, contemporáneo y sugestivo.



Cottage on the Point de Paul Bernier en Montreal, Canadá

El arquitecto que dirige el estudio canadiense del mismo nombre realizó a finales del año pasado una interesante ampliación de la vivienda de una familia. Desde hace más de 40 años poseían una cabaña de madera a orillas de uno de los numerosos lagos que salpican el vasto territorio canadiense. Con el paso del tiempo la familia se fue ampliando y los propietarios empezaron a pensar en transformar en algo habitable y cómodo aquella escueta construcción encaramada en la punta de una roca que se asoma al agua, y así se decidieron a ponerse en contacto con el estudio de Paul Bernier.

Como cuenta el propio Paul Bernier, el proyecto consistía en "renovar totalmente el chalet y ampliarlo para lograr un espacio abierto, fluido y luminoso, que les permitiera disfrutar del espléndido panorama del lago".

La cercanía del agua y la posibilidad de disfrutar de una vista mejor respecto a la que ya tenían, llevó a los arquitectos a plantearse la expansión en vertical, decidiendo construir una segunda planta. La única extensión horizontal realizada consiste en un porche cerrado desde el que se puede contemplar el lago. Desde el porche una escalinata de terracota sigue la pendiente natural llevando hasta el lago y un pequeño muelle privado.

Desde el principio Paul Bernier tenía claro que el proyecto debía permitir que la parte añadida se notara, en vez de pretender que hubiera estado siempre allí. De esta forma el desafío del proyecto consistía en aportar armonía a la incuestionable unión entre lo viejo y lo nuevo. Por eso el objetivo fijado consistía en dar "continuidad mediante el contraste", y obtuvo usando el mismo material, la madera, así como los colores que evocan la construcción original. Esta, de tipo rústico, ya había sido sometida a algunos cambios que le daban una mezcla de estilos, incluidos algunos elementos modernos, como por ejemplo las ventanas inclinadas típicas del periodo entre los años 50 y 60 del siglo XX. Paul Bernier y sus colaboradores, Claudia Campeau y Luc-Olivier Daigle, idearon el anexo como una estructura monolítica de tablones negros verticales con amplias cristaleras a través de las cuales se puede perder la vista en la maravillosa naturaleza lacustre del entorno.

Además de la ampliación, el estudio de arquitectura canadiense renovó por completo los interiores siguiendo el mismo concepto de coexistencia de estilos diferentes. Por un lado, el rústico, más cálido y acogedor, y por el otro un minimalismo elegante y contemporáneo. La imponente chimenea de piedra presente en uno de los espesos tabiques de piedra anteriores se ha restaurado y ahora queda visible por ambos lados. En cambio la nueva escalera voladiza tiene un aspecto tecnológico, ligero y esencial. En la decoración también se ha mantenido esta dualidad, respetando la prominencia de la madera como elemento principal. Además los muros de carga centrales hacen resaltar la hermosa textura de la piedra mientras que en el perímetro, también por razones de aislamiento y eficiencia energética, las paredes están revocadas en blanco.

Otro elemento de gran importancia estilística, tanto para Bernier como para los clientes, fue el tejado. Como cuenta el arquitecto: "Era además importante preservar el tejado de tipo catedral del antiguo chalet, teniendo en cuenta que se añadía una planta. Para ello el antiguo tejado, que ya estaba en malas condiciones, se eliminó por completo, sustituyéndolo con una estructura de abeto Douglas que replica la inclinación y sirve de apoyo para el nuevo nivel. Por fuera sigue siendo visible el perfil del tejado de la cabaña original."

Con la realización del "Cottage on the Point" Paul Bernier y sus colaboradores dejan bien clara su competencia y esmero. En pleno respeto del pasado y de una visión futura han plasmado uno de esos rincones paradisíacos donde todos antes o después sienten la necesidad de retirarse a vivir.

Francesco Cibati

Typology: Residential Architecture, Cottage + Country house, Residential Interior Design
Location: Montreal, Lanaudière, Canada
Year of completion: 2020
Area: 250 sqm
Porch area: 32,5 sqm
Architecture team: Paul Bernier, Claudia Campeau, Luc-Olivier Daigle
Structural engineer: Alain Mousseau (Calculatec)
General contractor: Construction Léonald Goyette
Photographer: Raphaël Thibodeau
www.paulbernier.com


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature