25-12-2019

Balcony House de Laboratory Sustaining Design

LSD - Laboratory Sustaining Design ,

Fernando Alda,

Costa Rica,

Ville,

El estudio LSD Architects – acrónimo de Laboratory Sustaining Design – ha proyectado en la encantadora Tamarindo Bay en Costa Rica una residencia cuyo nombre lo dice todo: Balcony House. Al disfrutar de la vista del Océano Pacífico y gracias a la inclinación natural del terreno LSD Architects tuvo la excusa perfecta para crear una serie de terrazas y balcones conectados en varios niveles, que caracterizan todo el volumen y proporcionan a sus propietarios unas vistas de lo más generosas.



Balcony House de Laboratory Sustaining Design

LSD es un estudio de arquitectura costarricense que en 2017 llevó a cabo el proyecto de una pequeña perla de arquitectura residencial en la costa de la espléndida Tamarindo Bay. Laboratory Sustaining Design, el nombre del estudio que se oculta tras el acrónimo, se decantó por un nombre sin duda ilustrativo para su obra: Balcony House.

Balcony House despunta en el borde de una pendiente pronunciada y aprovecha la orografía de su emplazamiento para extender su visual hacia el Océano Pacífico, cuyo oleaje rompe en la playa cercana. El balcón que da nombre al proyecto ocupa toda la fachada principal y se repite en cinco niveles distintos, conectados entre sí por escalones y tarimas. La sensación para quienes ocupan la casa es la de tener un salón al aire libre, un espacio exterior al que dan todos los balcones, que así ponen en comunicación partes de la casa que de otra forma quedarían separadas, como por ejemplo los dormitorios de las plantas de arriba.

Toda la estructura, desde dentro se presenta como una maraña de niveles conectados visualmente gracias al gran número de aberturas en las paredes. Es como si las paredes precisamente hubieran sido construidas y a continuación vaciadas en puntos estratégicos, con la precisa intención de permitir que la vista recorra con un vistazo único, la vivienda de lado a lado. Concretamente las entreplantas y las escaleras están ceñidas por una balaustrada tubular que con la profundidad de los espacios resulta escenográfica.
En la planta baja los espacios comunes, es decir, un salón, un baño y la zona de la cocina, tienden hacia el patio exterior revestido con listones de madera, y que es la zona donde se ha instalado la piscina infinita, y más adelante, el océano. Al explorar esta insólita vivienda, en el ala sur, aproximadamente un metro más arriba, se encuentra el primer dormitorio con baño, que da a una terraza. En cambio a partir del salón, en el lado norte, la escalera serpentea siguiendo el perímetro interior del edificio, pasando por encima de la cocina y llegando a una entreplanta. Desde aquí se accede al segundo dormitorio y para terminar una última escalera de pocos peldaños que conduce al último de los tres dormitorios de matrimonio.

La impresión de contar con cinco niveles a disposición en realidad está contenida en solo tres plantas de altura. Los balcones, a los que dan los dormitorios de las plantas de arriba, están conectados por una tarima inclinada que logra aumentar el espacio a disposición e incentivar los momentos compartidos. Vamos, que en esta casa da la sensación de que uno pueda tirarse directamente a la piscina desde las terrazas revestidas de madera y que la carga de deberes y responsabilidades, en semejante lugar, sea más leve.

La estructura de la Balcony House se basa en un núcleo de hormigón armado que contiene la planta baja. Dicho núcleo fija la casa al terreno, si bien utilizando el menor volumen de material posible tanto en planta como en sección. Y de hecho la estructura portante se presenta sublime, mientras que solo la pared de carga central cubre toda la altura de la casa.

La segunda planta está revestida con un metal especial, elaborado de forma que parece madera, y así se coordina con las terrazas. Una solución visual que contribuye a aportar un tono de calidez, haciendo que la casa resulte acogedora y a la vez ligera. Si no fuera por esto, en la casa predominaría el color gris de los suelos, de las paredes y algunos muebles empotrados, o el blanco de los techos en la planta baja.

En general, se puede afirmar que el color no falte en Costa Rica, y tal vez por eso Rodolfo Tinoco y Luis Mauricio Solis, fundadores de Laboratory Sustaining Design non han escatimado en crear amplias aberturas con la precisa intención de dejar en manos de la belleza del panorama centroamericano la tarea de hacer que esta vivienda sea especial.

Francesco Cibati

Architecture Firm-Principals: Laboratory Sustaining Design (LSD Architects)
Principals: Arq. Rodolfo Tinoco & Arq. Luis Mauricio Solis
Location-City: Tamarindo Beach, Guanacaste, Costa Rica

Project Collaborators:
Architects: Laboratory Sustaining Design (Lsd Architects)
Principals: Rodolfo Tinoco & Luis Mauricio Solis
Collaborators: Adrian Guevara , Misael Rodriguez
Engineering: Cj Ingenieria Electromecanica , Ing. Estructural Roberto Riggioni
Builder: Laboratory Sustaining Design (Lsd Architects)
Surface: 250 Square Meters
Year: 2017

Photography: Fernando Alda


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature