09-09-2020

Bak Gordon: casa en rua Costa do Castelo, Lisboa

Ricardo Bak Gordon,

Francisco Nogueira,

Lisboa,

Ville,

Profundamente enraizada en su entorno, la colina en que se encuentra el castillo de San Jorge, en Lisboa, la casa de la rua Costa do Castelo es una de las más interesantes obras residenciales de Ricardo Bak Gordon. El proyecto del arquitecto portugués une dos tipologías de construcción: el apartamento y la casa urbana.



Bak Gordon: casa en rua Costa do Castelo, Lisboa

Uno los protagonistas de la generación de arquitectos portugueses de la escuela nacida con Álvaro Siza y desarrollada con Eduardo Souto de Moura, Ricardo Bak Gordon es uno de los arquitectos más interesantes del panorama nacional actual. Entre sus mayores méritos está haber integrado los principios de la cultura vernácula y la riqueza del mundo latino en una arquitectura que subraya los gestos cotidianos de la vivienda. Como ejemplo reciente de su proceso de construcción de una filosofía de los espacios y de las relaciones, encontramos la casa de la rua Costa do Castelo, en Lisboa, proyecto iniciado en 2013 y terminado en 2019.
Como indica su nombre, la calle de la vivienda se halla en la base de la colina más alta del centro histórico, en la que están los restos del castillo de San Jorge, que domina Lisboa. Los edificios residenciales de esta calle forman una cortina de entre cuatro y cinco plantas que da a la calle y están pegados a la colina por detrás, lo que les permite tener jardines en la parte posterior de sus plantas superiores. Así, por razones topográficas, la casa proyectada por Bak Gordon presenta unos espacios que dan a la calle en los primeros cuatro niveles, siguiendo la alineación del típico edificio de apartamentos de Lisboa, mientras que el último nivel se transforma en lo que Federico Tranfa define como una “casa urbana” . De este modo, conviven dos tipologías de construcción diferentes, dos modos distintos de vivir, lo que da un gran valor a la experiencia cotidiana.
En las primeras plantas, nos encontramos con la clásica vida urbana, introspectiva y privada. La planta baja está dedicada a aparcamiento, con acceso para vehículos y peatones. El pavimento de piedra es como el de la calle, de modo que este espacio de la casa, que se abre pero permanece aislado, es tratado como parte de la misma calle. Subiendo, encontramos primero un gran espacio, el estudio-biblioteca, y después dos plantas con la zona de noche. Todas están orientadas a una sola dirección, la rua Costa do Castelo. En el lado opuesto, el de la colina, se han ubicado las escaleras y el ascensor. En la última planta se produce un total cambio de tipología de vivienda. En ella hay tres ambientes de día comunicados entre ellos, la cocina, el comedor y la sala de estar. El frente de esta planta está retranqueado respecto a los de las demás, ??ocupando el espacio no cubierto un jardín. La misma casa, con sus amplias ventanas, es como una prolongación de la zona verde que se extiende más allá, hasta la cuesta que está bajo el castillo. Aquí, una estructura en forma de C de cemento armado visto acoge la piscina y ofrece un paisaje natural que puede verse desde la casa. La experiencia residencial parecería concluida, pero la peculiar conformación del terreno permite al arquitecto aprovechar las áreas más inaccesibles realizando un recorrido casi oculto que conduce primero a la plataforma mirador sobre la piscina y después a una última terraza, situada bajo los muros de contención del parque del castillo.
Ricardo Bak Gordon valoriza así un panorama que, para la mayoría de la gente, es solo visible cuando se visita el catillo de San Jorge y su mirador. Los propietarios de la casa pueden transformar la contemplación del Tajo al sur y la vista del centro histórico y la plaza del Rossio al oeste en una experiencia cotidiana. La observación de la sección evidencia, también desde el punto de vista esquemático, lo intimistas que son las plantas que dan a la calle y, por el contrario, lo abierta que resulta la más alta, dedicada a los espacios de socialización. Desde el punto de vista de los acabados, Bak Gordon deja visto el cemento armado de la estructura en los intradoses de cubierta, en las escaleras, en el hogar y en los suelos, creando contrastes con las paredes enlucidas y con los muebles antiguos o de madera clara.
Observando el proyecto en su conjunto, puede hablarse de una ausencia de relación con la calle: no hay balcones y hay pocas aberturas. Todo el diálogo con la ciudad tiene lugar en la última planta, en que se encuentran intimidad y puesta en común y en que la casa expresa su valor como componente paisajístico.
La sobriedad del conjunto es una de las características más auténticas del trabajo de este arquitecto, que tiene la capacidad de captar el potencial del espacio que tiene a su disposición y de elevarlo al extremo, porque su objetivo nunca es la autorreferencialidad, sino la comprensión y el enraizamiento profundo en el sentimiento del lugar.

Mara Corradi

Architects: Ricardo Bak Gordon
Collaboration: Ana Carolina Campos, Gonçalo Frias, José Pedro Cano, Luís Pedro Pinto, Nuno Costa, Pedro Pedro
Site location: Rua da Costa do Castelo, Lisboa
Client: Private
Contractor: Manuel Mateus Frazão Lda
Consultants: F&C (Landscape architecture), Betar (Foundations, Structures and Geological Survey), prom&E Consulting (Electrics, Telecommunications, Security, Acoustics and Mechanics), Campo d’ Água (Hydraulics)
Areas: 465 sqm construction area
Project: 2013-15
Works completion: 2019
Photography: © Francisco Nogueira


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature