01-09-2021

WEYES: Casa en el bosque del Barrial, Santiago, México

WEYES estudio,

The Raws,

Nuevo León, México,

Ville,

NextLandmark,

“Casa en el bosque” es una villa construida entre la vegetación de El Barrial, en Santiago de México, sin derribar ni un solo árbol. Con este proyecto ejemplar, WEYES estudio de Moisés Morales y Chente Tapia se adjudica el Next Landmark International Award de Floornature.



WEYES: Casa en el bosque del Barrial, Santiago, México

Ganador del premio Landmark of the Year, la categoría principal del concurso promovido por Floornature Next Landmark International Award, “Casa en el Bosque” es un proyecto realizado en 2018 en la zona de El Barrial, en Santiago, México.
Impresionan las palabras de Moisés Morales y Chente Tapia, los fundadores de WEYES estudio y proyectistas de esta villa en el bosque, cuando hablan con la misma atención de las necesidades señaladas por los clientes que de aquellas que no tienen voz, pero son igualmente importantes, las de la naturaleza del contexto. La casa se construye en una zona de México que se caracteriza por un clima cálido durante el invierno y es muy lluvioso en verano. La ciudad de Santiago, en Nuevo León, para protegerse del apogeo de calor se beneficia de la influencia climática mitigadora del bosque de El Barrial, que constituye por lo tanto un patrimonio inestimable para el bienestar de la población. De hecho, el bosque contribuye a purificar el aire y a filtrar el agua que acaba en los depósitos hídricos de la región. Simplemente el tomar conciencia de este hecho para un proyectista se traduce en la necesidad de aplicar una estrategia de salvaguardia en el mismo instante en que debe trabajar en esa zona.
En el caso de la nueva villa del bosque, este enfoque encaja perfectamente con el estilo de vida del cliente, descrito como una persona amante de la naturaleza, de la vida al aire libre y del deporte. Esta combinación de valores llevó a Moisés Morales y Chente Tapi a concebir una casa “fragmentada” en partes, donde cada función esté representada por un espacio dedicado distinto de los demás, al que se llega por un itinerario exterior. La inmersión en la experiencia naturalista se basaba también en la intención de conservar cada uno de los árboles de la propiedad y construir una edificación que se adaptara a la forma del terreno y a su patrimonio forestal, y no al contrario como suele suceder.
Construir en la parcela en cuestión, dentro de una zona residencial de la ciudad de Santiago que se extiende dentro del Barrial, no era precisamente pan comido. Sus casi 700 m2 de superficie se esparcen por una colina con inclinaciones variables que van del 28% al 35% y están completamente cubiertos por vegetación. WEYES estudio ideó una casa con un desarrollo fluido entre los árboles y simultáneamente distribuida en varios niveles, según tengan los espacios una función más o menos pública.


Como resultado de esta descomposición funcional hay cuatro volúmenes independientes principales. Desde el nivel más alto, en el punto cercano a la carretera, un pabellón acoge la entrada y el garaje techado pero abierto, donde aparcar los coches. Una vez dejado el vehículo, nos sumergimos completamente en el bosque, bajando a pie por una escalera compuesta por losas de cemento, empotradas directamente en el terreno. Así se llega a un segundo umbral que da acceso al espacio más social de la casa, la zona de estar, con cocina y salón. Desde aquí salen dos itinerarios, uno por el suelo, pasando por las escaleras que vuelven a bajar para llegar a los espacios más reservados, y otro suspendido mediante una pasarela que conduce a la terraza que queda encima de uno de los dormitorios. La casa tiene en conjunto una superficie de 160 m2, de los que los dormitorios ocupan unos 30 m2 cada uno, dejando amplio espacio para las zonas compartidas.
Cada módulo está constituido por fachadas transparentes que se alternan con muros cerrados para respetar la intimidad. Cuando se está a cubierto la naturaleza es el escenario que completa la vida cotidiana. Pero los itinerarios en el bosque, que son una parte integral de la casa se convierten en momentos privilegiados de contacto directo con ella. Desde el punto de vista estructural, el proyecto utiliza los materiales más difundidos en la construcción tradicional contemporánea mexicana. Los módulos funcionales se componen de soleras y montantes de hormigón con cierres de ladrillo. Excepto el dormitorio con la terraza, las cubiertas son de dos aguas invertidas, lo que amplía la superficie de cierre acristalado y abre de par en par los interiores a la iluminación natural.
Para reducir aún más la huella en el suelo y el impacto en el terreno del bosque, las zonas de dormitorio y salón se apoyan en pilares de hormigón con refuerzos de metal, dando así, también visualmente, la imagen de una arquitectura ligera, más cercana a las copas de los árboles que a sus raíces.
El proceso de construcción fue de bajo impacto: no se usaron maquinarias pesadas, se prefirieron materiales autóctonos y la alteración de la topografía afectó solo a un 8,6% de la propiedad.
El estilo elemental extremo de las estructuras, cajas de planta rectangular con paredes de cristal alternadas con paredes de ladrillos, es una elección a la vez estética e filosófica, que expresa una vez más la necesidad de reducir la obra a los elementos esenciales, dejando que sea la naturaleza la que complete el espacio residencial y su escenario. Según este pensamiento, se dio amplia aplicación a la luz natural y a los sistemas pasivos de ventilación. Las paredes de ladrillo presentan de vez en cuando ladrillos en relieve para que la naturaleza pueda engancharse para trepar y crecer, realizando así un mayor grado de simbiosis. Contemplando el video producido por WEYES, desde arriba no emerge ninguna señal de la presencia de la casa en el bosque, sino que la naturaleza parece inalterada. Y a nivel del follaje es exactamente así. Desde el punto de vista de la construcción los proyectistas esperan haber trazado una nueva vía, y haber demostrado que existe un estilo de vida alternativo.

Mara Corradi



Architects: WEYES estudio (Moisés Morales, Chente Tapia) https://wey-es.com/
Team: Mariana Montoya, Adela Mortera, Axel Ochoa y Vania Ibarra
Location: Bosque del Barrial Municipio de Santiago, Nuevo León, México
Completion: 2018
Site area: 690 sqm
Construction area: 163 sqm
Substrate regeneration: Global Sustainable Solutions (José Borrani)
Builder: Sagal Grupo Constructor. SA de CV.
Structural engineer: CM Ingeniería (Román Cuellar)
Photography: The raws

Landmark of the Year, Next Landmark International Award 2021


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature