17-01-2020

Trace Architecture Office: Tsingpu Tulou Retreat en Fujian, China

Hua Li - TAO,

Fujian, China,

Hotel,

Tsingpu Tulou Retreat es un hotel proyectado por Trace Architecture Office dentro de uno de los antiguos complejos de tulou de Fujian en el sureste de China. Una esmerada rehabilitación que contempla la reconversión de los espacios del tulou donde antaño transcurría la vida de varias familias.



Trace Architecture Office: Tsingpu Tulou Retreat en Fujian, China

En el poblado de Taixa, provincia de Fujian, en el sureste de China, un complejo de construcciones tradicionales denominadas tulou ha sido rehabilitado por Hue Li y su estudio Trace Architecture Office, adaptándolo a la nueva función hotelera del Tsingpu Tulou Retreat.
Aunque siguen siendo muy utilizados por la población como núcleos comunitarios y de clan, los tulou de la tribu Hakka son un tipo de construcción que hoy en día han adquirido un valor inestimable, al revalorizarse en 2008 cuando la UNESCO designó 46 casas tulou de Fujian Patrimonio de la Humanidad, en cuanto "ejemplos excepcionales de tradición y cuya construcción es modelo de un tipo de vida comunitaria y organización defensiva, manteniendo una relación de armonía con su entorno”.
Los arquitectos explican que los edificios que se han sometido a esta reforma y transformación por encargo del Beijing Origin Inn Group se remontan en parte a la dinastía Qing y en parte al siglo XX. Se trata de un complejo de unos 3.700 m2, compuesto por tres edificios principales de dos plantas, más otro menor y otras construcciones anexas, que ahora conforman un único complejo con espacios públicos en la planta baja y habitaciones en la planta de arriba.
Taixa es un poblado de montaña rodeado de boques de bambú y pinares, por el que pasa un río que divide en dos precisamente el Tsingpu Tulou Retreat. El paisaje entra a formar parte del proyecto, que de hecho se ha ocupado también de la recualificación de las orillas del río, con recorridos peatonales con barandillas de madera, pavimentación en piedra y tablas tal cual se hacía en la antigüedad.
Los tulou son estructuras de tierra cuya principal función es servir de vivienda y de defensa, y que se caracterizan por una planta circular o cuadrada que forma en el centro un amplio patio. Son muy compactas y en la planta baja carecen de ventanas al exterior. Los muros de los tulou eran muy gruesos, tanto para mantener el calor en las estaciones frías, como para servir de defensa a una serie de familias que vivían allí. Hacia el patio se abrían en la planta baja los espacios de trabajo y comercio mientras que en las plantas altas estaban las casas con balcones abiertos y corridos que favorecían las relaciones comunitarias. Las construcciones mostraban hacia el exterior únicamente pequeñas aberturas de ventilación ya que la vida doméstica tenía lugar dentro del patio, símbolo de la comunidad o del clan. Además de tierra, piedra y materiales reciclados como la paja que se compactaba y se empleaba en la construcción de los muros, la madera era el material más utilizado en los tulou y se usaba para construir ventanas, persianas y balcones.
El proyecto de TAO preserva el carácter típico de esta disposición, reiterada durante siglos en la zona de Fujian, la recupera sustituyendo los materiales que se fueron deteriorando con el paso del tiempo y reconstruye con rasgos arquitectónicos actuales las funciones necesarias. Todo ello adaptando los espacios a una distribución coherente al nuevo uso al que están destinados, con muebles nuevos y modernos.
El eje del proyecto es la recualificación del patio al aire libre, junto al río, demarcado por dos volúmenes de albañilería y un anexo bajo que en origen era completamente de madera. Con el tiempo este patio se dejó de utilizar, permaneciendo abandonado, cubierto con una colada de cemento y salpicado de áreas con hierba. Actualmente se ha convertido en el centro del complejo hotelero, con varios tipos de pavimentación de guijarros y piedra que trazan los itinerarios y definen las zonas de relax para los huéspedes, y con arbustos que están perfectamente integrados en el espacio sin dominar la escena. Todas las fachadas internas se han restructurado sacando a la luz los materiales originales sin perder la pátina del tiempo, permitiendo intuir la edad de las construcciones e imaginar su historia, incluso al primer vistazo. El edificio anexo ha sido reconstruido completamente transformándolo en pórtico, utilizando piedra en la estructura y el tejado y manteniendo la madera en la fachada interna, compuesta por contraventanas plegables. En los puntos donde habían desaparecido los detalles típicos de esta clase de construcciones se han reconstruido, como las decoraciones de alero finamente talladas en la madera.
Este gran patio da acceso a los tres principales edificios históricos mediante portones decorados por los que se llega directamente a los patios de cada uno. Aquí en parte se mantuvieron los frentes de madera tallados de las tiendas y talleres artesanales restaurándolos, y en parte se derribaron creando espacios cubiertos pero abiertos. La circulación interior se ha trasladado completamente a los patios, dando a los huéspedes la posibilidad de deambular libremente y compartir estos espacios centrales. En las plantas de arriba se demolieron los tabiques divisorios que sobraban, reparando la estructura donde estaba deteriorada y creando continuidad con la original.
En los espacios interiores las partes de armazón antiguo, especialmente las cerchas y las fachadas que dan al patio, tan ricas de detalles a pesar de mantener una sobriedad general, encuentran continuidad con las partes reconstruidas. Un detalle de especial valor estético se encuentra en el anexo que ciñe el patio principal: la pared exterior que da al río en forma de L se ha cegado con una serie de tejas alineadas de las que solo se ve el perfil curvado menor. Así la pared da la sensación de estar formada por pilas de fragmentos delgados que al primer vistazo son irreconocibles, motivo por el que también resulta fascinante. Matices que acompañan a la mirada en la contemplación de una fachada en apariencia delicada y por lo tanto sorprendente. Un detalle de construcción de gran belleza que sin generar contraste con lo antiguo hace resaltar la presencia y el valor del proyecto contemporáneo.

Mara Corradi

Architects: HUA Li / TAO (Trace Architecture Office)
Design team: HUA Li, Zheng Jingwei, Zhang Feng, Lai Erxun, Jin Longqiang, Rocco Felice Corini, Liu Wenjuan, Shi Ailun, Duan Qi.
Structural engineer: Ma Zhigang, Sun Kai
MEP engineer: Lv Jianjun, Li Xin, Zhou Yong, Li Wei
Client: Beijing Origin Inn Group
Location: Taxia Village, Nanjing County, Fujian, China
Floor area: 3913.74 sqm
Structural system: Timber/Steel/Reinforce concrete structure
Design: 2015
Construction:2016-2017
http://www.t-a-o.cn/


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature