17-09-2021

TACO taller de arquitectura contextual: Casa del Lago, Yucatán

TACO,

Leo Espinosa,

Merida, Yucatan,

Ville,

Descubrimos la obra de TACO taller de arquitectura contextual a través del proyecto de la Casa del Lago en Mérida, México. En parte arquitectos y en parte artesanos, este laboratorio multidisciplinar ha proyectado y construido por completo la Casa del Lago en la península de Yucatán.



TACO taller de arquitectura contextual: Casa del Lago, Yucatán

Muy conocidos en México, su país, donde han recibido varios reconocimientos y realizado varias exposiciones y publicaciones, TACO taller de arquitectura contextual es un estudio de arquitectura experimental que aúna proyectación y obras, la concepción compartida y la construcción en sí de la obra arquitectónica. Floornature se lanza a descubrir su trabajo a partir del reciente proyecto de la Casa del Lago, situada en Mérida, capital del estado mexicano de Yucatán.
Los miembros de TACO se consideran parte de un laboratorio multidisciplinar que se basa por un lado en la complejidad de las competencias de los proyectistas, y por el otro en la investigación del contexto medioambiental en el que según el caso vayan a intervenir.
La nueva arquitectura residencial había de construirse en un terreno con abundante vegetación ubicado entre un canal urbano y la carretera que discurre en paralelo. La vivienda se concibe como un refugio que se inmerge en la naturaleza para convertirse en parte de ella y proteger la vida en su interior de los ruidos de la carretera. Con este objetivo, la entrada y las zonas más abiertas quedan resguardadas gracias a un parque creado para resguardar los espacios de la vivienda, tanto interiores como exteriores. El nuevo proyecto paisajístico integra árboles que ya estaban allí con especies endémicas y otras plantas ornamentales de los propietarios.
Al final de un complejo de residencias en el lado oeste, casas de lujo y de vacaciones, se emplaza la Casa del Lago en dirección sureste distribuyendo en esta dirección sus espacios más públicos, la zona del salón acristalada y las zonas de tránsito entre el parque, la orilla del canal y los interiores de la casa.
Sobre planta el lugar se caracteriza por unmuro diagonal que separa el espacio interior de la vegetación. En el punto en el que dicha marca toca la carretera, los proyectistas introducen un umbral peatonal constituido por un antiguo portal de madera proveniente de la colección de arte y artesanía de los propietarios, restaurado para la ocasión y enmarcado en hormigón. Mientras esperan a que les abran, los invitados pueden admirar un espacio verde con parterres, que se puede interpretar como un adelanto del gran parque del que se disfrutará una vez dentro.
Aun así, despista un poco hablar de espacios privados y públicos si se observan con atención las imágenes de la parcela, que carece casi por completo de barreras artificiales, quedando protegida y oculta solo gracias a la vegetación. Los estanques, una alusión a la relación entre la casa y el agua, se aprovechan de la intimidad que aseguran las altas copas de los árboles en aquel punto, pero el proyecto no desdeña tampoco cierto voyerismo. Desde la vía pública son precisamente estos estanques que se entreven los que les indican a los transeúntes en qué dirección dirigir sus miradas para vislumbrar lo que se encuentra más allá del curso de agua natural. Esta ambigüedad constituye gran parte de la fascinación de esta residencia donde la presencia vegetal se integra en las dinámicas cotidianas.


Es evidente que los espacios principales de la casa son los destinados a socializar, los que se hallan en la planta baja y están en directa y constante comunicación con el contexto. Un gran espacio de salón de doble altura con cocina y comedor forma el espacio más extremo, enriquecido con las vistas al canal y en dirección al parque. Su planta en forma de punta parece como si quisiera canalizar las fuerzas naturales de la parcela hacia este preciso lugar, que recibe aire y luz por tres puntos. Un sistema de parasoles de cemento, muy difundido en la cultura modernista de América Central y del Sur, protege la cocina del sol directo, creando además un rincón sombreado y ventilado para echarse una buena siesta en la hamaca.
La planta de arriba incluye un altillo conectado con la zona del salón que sirve de dormitorio con baño, y en el mismo nivel hay tres terrazas abiertas que serán cubiertas y equipadas con fines comerciales en el futuro. Por el momento se usan simplemente como retiro, solárium o mirador, gracias a los cortes creados en las paredes que permiten disfrutar de vistas insólitas y protegidas de las piscinas y de la calle. Un poco en el estilo de las “mashrabiyya” de la cultura medioriental, estas formas contribuyen también a una ventilación natural pasiva.
El proyecto del mobiliario combina elementos y detalles contemporáneos, como la gran escalinata de hormigón flotante, con piezas de la colección de artesanado de los propietarios, creando un rico contexto interior repleto de color.
El sistema de construcción es el más utilizado en la zona, a base de vigas y soleras de hormigón. Los acabados arquitectónicos son básicos con el fin de reducir al mínimo los costes de mantenimiento. Los suelos interiores son de cemento, así como las placas instaladas en obra utilizadas para construir los muebles fijos y los parasoles. Todas las paredes y techos bajos están rematados con un estuco a base de cemento impermeable bruñido. Los suelos de las terrazas y aceras exteriores están realizados en hormigón martelinado antideslizante.
Como se indicaba al principio, en TACO taller de arquitectura contextual les gusta definirse un laboratorio multidisciplinar, que no solo acoge y reúne figuras proyectuales diferentes, como arquitectos, diseñadores e ingenieros civiles, sino también artesanos con formación variada, como albañiles, carpinteros y herreros, que trabajan juntos para dominar por completo los procesos. Estas condiciones le permiten a TACO la mayoría de las veces poder ser no solo el estudio de proyectación sino también los constructores de sus obras.

Mara Corradi

Architects: TACO taller de arquitectura contextual www.arquitecturacontextual.com
Team: Carlos Patrón Ibarra, Alejandro Patrón Sansor, Ana Patrón Ibarra, Estefanía Rivero Janssen, Joaquín Muñoz Olivera.
Client: Private
Location: Mérida, México
Gross useable floor space: 220.00 sqm
Lot surface: 525.00 sqm
Start of work: 2018
Completion of work: 2019
Photographs: © Leo Espinosa


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature