01-07-2020

TA-CHA Design: Binary Wood House, Pak Chong, Tailandia

TA-CHA Design,

BeerSingnoi,

Nakhon Ratchasima. Thailandia,

Housing,

Un proyecto guiado por la idea del mínimo impacto medioambiental situado junto al parque nacional Khao Yai, destino turístico muy visitado desde Bangkok. Es la Binary Wood House de TA-CHA Design, una construcción pasiva, inspirada en la casa Korat y basada en la alternancia entre vacíos y llenos.



TA-CHA Design: Binary Wood House, Pak Chong, Tailandia

La vivienda proyectada por el estudio tailandés Ta-cha, llamada “Binary Wood House”, se encuentra en el distrito de Pak Chong, en la provincia de Nakhon Ratchasima y cerca de uno de los más extensos parques nacionales de Tailandia, el Khao Yai. Impresiona la capacidad de este proyecto de ser estructurado y acogedor y, al mismo tiempo, poder ser desmontado con unos pocos movimientos, compactado y desechado recuperando los materiales. En definitiva, puede desaparecer con un mínimo impacto en el medio ambiente.
No estamos en un terreno cualquiera, sino cerca de uno de los primeros parques nacionales de Tailandia, creado en 1962, y, desde 2005, incluido por la UNESCO en la lista del Patrimonio de la Humanidad. Extensiones de selva tropical se alternan con praderas: más de 2.000 kilómetros cuadrados que constituyen un área protegida para centenares de aves, mamíferos, reptiles y anfibios. Siendo un destino turístico, ha dado origen, en sus alrededores, a la aparición, en los últimos decenios, de establecimientos creados para albergar un turismo de lujo, una tendencia que no sigue la casa proyectada por Ta-cha design.
Encargada por una familia de Bangkok, la capital a partir de la cual se origina cada año un corredor privilegiado de turismo naturalista, la vivienda había sido inicialmente concebida para ser alquilada entre noviembre y febrero, los meses invernales caracterizados por el clima fresco. Los arquitectos explican que, posteriormente, el proyecto ha cambiado de orientación, convirtiéndose en una casa de vacaciones familiares, con el objetivo de acoger al hombre en la naturaleza, sin que esta se viera afectada por las consecuencias derivadas de un enfoque de construcción tradicional.
Desde el principio hasta el final, el proyecto busca técnicas de construcción y sistemas de regulación climática que incidan lo menos posible en el equilibrio preexistente y, como se decía al principio, en el futuro se podrá desmantelar la casa sin dejar una huella importante de su presencia.
En base a la idea de adaptación al entorno y respeto y comprensión de la historia, el punto de partida ha sido el sistema de construcción de la “casa Korat”, una vivienda tradicional local, caracterizada por su estructura de planta única rectangular elevada con tejado a dos aguas, enteramente prefabricada en madera y modular. El tejado de cerchas está soportado por una estructura de pilares que dividen la casa en sectores iguales en las tres dimensiones, mientras que las superficies laterales están cerradas con paneles de madera. A partir de este sistema nace la “Binary Wood House”, con algunas diferencias respecto a la tradición: el armazón es de metal, la cubierta no es a dos aguas, sino plana, tiene dos niveles y la distribución está muy articulada. Desconstruyéndose en partes que se alargan sobre el terreno, la casa se desmaterializa, siguiendo un desarrollo no lineal, sino orgánico. Como es tradicional, las paredes están hechas de una composición modular de paneles de madera (en este caso de 3,40 x 3,40 metros), hábilmente aprovechados como brise-soleil: metal y madera combinados en esta estructura prefabricada muy flexible ofrecen a la casa una imagen de ligereza, acercándola a la tipología del pabellón temporal.
El terreno se encuentra en una colina que asciende de sur a norte y que, en la parte más alta, presenta árboles de Phayung, el palisandro de Tailandia, una especie rara y protegida que el proyecto salva en su totalidad. La planta de la vivienda sigue la dirección del terreno, de modo que los dos lados más largos se encuentran orientados al este y al oeste, mientras que los cortos, al norte y al sur. El frente sur está protegido por el bosque de palisandros, que garantiza frescura a las estancias que dan a esta parte, más expuestas a los rayos del sol. El lado este se convierte en el más privado, protegido por la única pared de cemento, que desde el nivel del terreno se eleva hasta la altura de la primera planta, mientras que el frente oeste es el más público, abierto a la naturaleza del jardín circundante. Para evitar que el calor afecte negativamente al confort en estos espacios, Ta-cha proyecta, en el primer nivel, un gran espacio de día hecho de “momentos” distintos, pero sin solución de continuidad. Cada espacio presenta una alternancia de paredes abiertas y cerradas, de vacíos y llenos (de ahí el adjetivo “binario” para definir el carácter de la casa), que crea circulación de aire aprovechando los vientos frescos provenientes de la colina. Potencia este sistema de climatización pasiva el espejo de agua en forma de L situado al oeste, conectado con la zona de estar gracias a unos pocos peldaños, el cual aumenta la humedad de la casa. En la definición de la distribución, el proyecto establece varios espacios de día diferentes, como la gran hamaca de cuerda que ocupa todo un módulo sombreado al sur, el sofá mecedora de madera, ubicado en la pared de cemento, y otros espacios de relax, sombreados por brise-soleil, que cada miembro de la familia puede utilizar en los diversos momentos del día. Una especie de mensaje que anima a cambiar los hábitos en función del recorrido del sol, evitando así el uso de cualquier sistema de climatización forzada.
Según este principio, todo el armazón estructural ha sido construido en metal, que se ha preferido al cemento por ser un material que permite ser montado, desmontado y reciclado fácilmente, sin dejar residuos.
El 80 % de la madera de la construcción es, a su vez, recuperada. Empleada una vez barnizada de nuevo, se ha asignado en base a las diferentes funciones de la casa. Todos los trabajos de la obra han sido realizados por artesanos locales, lo que ha permitido reducir los costes de transporte.
Y para completar el enfoque dirigido a estimular prácticas que respeten el medio ambiente, se coloca la vivienda sobre palos. Esta elección, además de estar inspirada en la tradición, está destinada a reducir el impacto de lo construido en el territorio natural. Permite a la pequeña fauna nutrirse sin ser molestada y a la flora crecer sin interrupción, regular mejor la humedad proveniente del suelo manteniendo la correcta circulación del aire y, por último, respetar la absorción natural del agua por parte del terreno.

Mara Corradi

Architect: TA-CHA Design https://www.facebook.com/TACHAstudio/
Interior: TA-CHA Design
Location: Pak Chong, Nakhon Ratchasima
Architects in charge: Waranyu Makarabhirom, Sonthad Srisang
Structural engineer: Montien Keawkon
Construction coordinator: Thanpareeya Satthamnuwong
Plot size: 3,200 sqm
Gross floor area: 600 sqm
Start of work: 2016
Completion: 2019
Client: Larnroongroj’s Family
Décor Stylist: Mylivingroom https://www.facebook.com/MLVRartsandcrafts/
Décor Item: Décor Vivant https://www.facebook.com/Decorvivant/
Photographer: © BeerSingnoi https://www.facebook.com/beersingnoi.arch.photo/


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature