21-02-2018

Snøhetta Svart Primer Hotel de Energía Positiva en el Círculo Polar Ártico

Snøhetta,

Svartisen, Noruega, Círculo Polar Ártico,

Hotel,

Paisajismo,

El estudio de arquitectura Snøhetta proyecta Svart, el primer hotel capaz de producir energía en el Círculo Polar Ártico.



Snøhetta Svart Primer Hotel de Energía Positiva en el Círculo Polar Ártico

A los pies del glaciar de Svartisen, en Meløy, en el norte de Noruega, el estudio de arquitectura Snøhetta, en colaboración con Arctic Adventures of Norway, Asplan Viak y Skanska, ha proyectado un edificio de energía positiva. El hotel Svart, cuyo nombre es un homenaje al glaciar y al entorno natural que lo rodea, no es solo de bajo consumo de energía, aproximadamente el 85% menos que un hotel tradicional, sino que obtendrá un balance de energía positivo, o sea que producirá energía.
En la base del proyecto está, indudablemente, la conciencia de su ubicación en un entorno natural extremamente delicado y frágil como es el Círculo Polar Ártico. Los arquitectos han afrontado el reto con gran responsabilidad para ofrecer una respuesta arquitectónica de bajo impacto medioambiental y con el máximo respeto hacia la belleza natural del lugar y la conservación de la fauna y la flora locales.
El arquitecto Kjetil Trædal Thorsen, fundador de Snøhetta, ha subrayado que diseñar un edificio de energía positiva y bajo impacto medioambiental es un factor esencial en el ámbito de un programa de turismo sostenible.

Svart será el primer hotel del mundo Powerhouse, un estándar nacido a partir de la colaboración entre Snøhetta, Entra, Skanska, ZERO Emission Resource Organisation y Asplan Viak y que se refiere a edificios que, en 60 años de actividad, habrán proporcionado a la colectividad más energía renovable que la que se ha necesitado para su construcción, gestión e incluso demolición, tanto del edificio como de los materiales empleados. Un programa ambicioso que tiene en su activo un edificio de oficinas en Bærum y otros proyectos en curso, entre ellos una escuela montessoriana en Drøbak.
Todas las opciones arquitectónicas elegidas, empezando por la forma de anillo del hotel, están destinadas a optimizar las prestaciones en términos de bajo impacto medioambiental y ahorro energético. El punto de partida ha sido el estudio y la cartografía de las radiaciones solares a lo largo del año y en relación con el especial entorno montañoso del glaciar, que ha permitido a los arquitectos optimizar la producción energética de los paneles solares colocados en el tejado del edificio y posicionar estratégicamente los diferentes espacios. En este sentido, los arquitectos han trabajado a varios niveles. La distribución de los espacios y las soluciones de la fachada, por ejemplo, favorecen la iluminación solar natural de estancias como las habitaciones del hotel y los restaurantes. Así, las amplias ventanas recogen la luz del sol cuando, en inverno, está bajo en el cielo. Y cuando, en el periodo estival, el sol está alto en el cielo, los juegos de sombras producidos por las terrazas superiores protegen los espacios de la fuerte exposición solar.
La elección de los materiales constituye otro elemento fundamental para alcanzar el estándar de Powerhouse porque, además de las prestaciones que estos materiales proporcionan una vez en uso, hay que tener en cuenta la energía necesaria para su producción, transporte y eliminación. Este es el motivo por el cual los arquitectos han preferido utilizar madera como elemento estructural y para los revestimientos, evitando en los posible el uso de acero y hormigón.

El nombre "Svart" rinde homenaje a la tradición del lugar, importante meta turística noruega. El Svartisen es el segundo glaciar más extenso de Noruega.
"Svart" significa "negro", pero en la antigua lengua noruega es también "azul", una clara referencia al glaciar azul, como es conocido el Svartisen.
El hotel se construirá sobre una estructura de postes de madera en forma de A, inspirada en las construcciones tradicionales en las que los pescadores noruegos dejaban secar el pescado, los "fiskehjell". La estructura de carga de la construcción retomará otro elemento de la arquitectura vernácula: la "rorbue", la casa estacional típica de los pescadores que se situaba sobre una plataforma sostenida por postes para facilitar el acceso desde las embarcaciones. La construcción del hotel sobre una plataforma apoyada en postes limitará el impacto que causará en el fiordo. Al mismo tiempo, la plataforma de madera servirá, en invierno, para guardar canoas y kayaks, mientras que, en verano, se convertirá en un agradable paseo para los turistas, favorecido por la forma circular del hotel, que ofrecerá vistas panorámicas del fiordo.

(Agnese Bifulco)

Proyecto: Snøhetta snohetta.com
Colaboradores: Arctic Adventure of Norway, Asplan Viak + Skanska
Lugar: Circulo Polar Ártico
Imágenes: Snøhetta/Plompmozes


GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×