10-06-2020

Peluffo&Partners: proyecto del Borgo Solidale en Cornedo, Italia

Peluffo&Partners,

Peluffo&Partners,

Cornedo Vicentino, Italia,

Residencias,

¿Cómo será el poscovid? El Borgo Solidale de Peluffo&Partners es un proyecto de 2017 que, por sus objetivos y su lucidez, resulta, más que nunca, de actualidad. Descubrimos el programa y las elecciones compositivas de una nueva área basada en un sistema permeable de relaciones que surgirá en Cornedo Vicentino, en Italia.



Peluffo&Partners: proyecto del Borgo Solidale en Cornedo, Italia

El mundo de la arquitectura está buscando una estrategia que, en sus propósitos y en su desarrollo, le sirva de guía en los proyectos de los espacios comunitarios después de la la pandemia de la covid-19. En el marco de esta investigación, publicamos el proyecto de un centro “para la integración, la autonomía, el empleo, los cuidados y la residencia de personas con minusvalías” en el que están trabajando Peluffo&Partners con el arquitecto Diego Peruzzo y el aparejador Pierluca Battilana en Cornedo Vicentino, Italia. “Borgo Solidale” es el nombre que recibe este nuevo “barrio” situado al sur del centro habitado de Cornedo, en el valle del torrente Agno. Se trata de un proyecto de gran interés porque aborda un tema de gran actualidad: el cuidado de las personas que no son autosuficientes, que precisan atención constante.
La sociedad italiana ha afrontado la discapacidad solo recientemente, con una mirada y un lenguaje nuevo desde el punto de vista jurídico. Uno de los hitos de este gran cambio ha sido la ley llamada “Dopo di noi” (Después de nosotros) de 2016, en la que, por primera vez, se identifican y reconocen protecciones específicas para las personas con minusvalías cuando fallecen los parientes que se han ocupado de ellos hasta ese momento. Aún muy controvertida en cuanto a la eficacia de su aplicación, esta ley quiere favorecer la máxima autonomía e independencia de las personas minusválidas, permitiéndoles, por ejemplo, continuar viviendo en sus casas o en centros gestionados por asociaciones, evitando el recurso a la asistencia sanitaria. Esta ley se basa en la eliminación del concepto de confinamiento, que ha mostrado sus límites también durante la primera fase de la difusión de la covid-19 en Italia, cuando las residencias sanitarias asistenciales resultaron ser completamente inadecuadas para proporcionar los cuidados necesarios y, en muchos casos, fueron la causa de la multiplicación de los contagios.
Estos supuestos básicos, que eran ya conocidos antes de la emergencia sanitaria, pero que hoy nos tocan más de cerca, tras haber descubierto todos, sin distinción, que somos mucho más frágiles y estamos más expuestos. En 2017 se puso en marcha el proyecto Borgo Solidale y Peluffo&Parteners recibieron el encargo de realizar un nuevo centro residencial para personas con discapacidades físicas y/o relacionales de parte de la Fondazione Domani Per Voi Onlus. La implicación, desde el inicio, de la Azienda ULSS, de los municipios del Valle del Agno, de las asociaciones profesionales, de las cooperativas y empresas sociales del territorio y de los empresario locales tiene el objetivo de identificar las necesidades reales inherentes al tema de la discapacidad, de la salud y del bienestar y, en general, a las problemáticas ligadas al envejecimiento. En su origen, pues, está la idea de una red de personas, actores y no espectadores del nuevo proyecto, que piden que en los cuidados se incluya el concepto de recuperación de las relaciones que deberían desarrollarse en un entorno social compartido.
Peluffo&Partners trabajan en un modelo de pueblo que conjuga residencia, servicios y trabajo, en que las necesidades de las personas con discapacidades estén en la base de un centro multifuncional, público y privado, accesible a las familias, y a todos los ciudadanos del valle e integrado en el tejido territorial. El “burgo” se convierte en una referencia histórica y social de interés para hablar de una localidad a la que se entra y que se recorre, en que encontramos los servicios esenciales y en que la riqueza viene dada por el intercambio interpersonal.
El terreno elegido es llano. Se encuentra al sudeste del centro de Cornedo Vicentino, junto al curso del torrente Agno, en una posición central respecto a los seis municipios del entorno. Las referencias visuales son la colina de Cereda con sus asentamientos antiguos por un lado y un área de producción en desuso por el otro, entre terrenos agrícolas, la zona industrial y nuevas edificaciones comerciales. Rodeado por señales de fuerte antropización, este terreno libre requiere a la arquitectura una opción identitaria precisa, matérica y compositiva. El Borgo Solidale se compone de tres áreas, conectadas a través de vías para vehículos y peatones, que constituyen también tres partes que pueden edificarse sucesivamente a lo largo del tiempo. La primera es una residencia “de alta protección”, con centro de día en la planta baja (zona de recepción, oficinas, laboratorios, gimnasio para fisioterapia y rehabilitación, clínica dental, comedor, cocina, almacén y todos los servicios anexos) y alojamientos autónomos en la primera planta para 20 residentes en total, con espacios comunes centrales y, por último, tres unidades destinadas a “apartamentos protegidos”, para dar un“respiro temporal” a las familias, proyectos de vida en autonomía o “apartamentos provisionales”. La segunda parte, las residencias de “baja protección”, comprende apartamentos para 2 o 4 personas destinadas a las familias de los residentes e interconectadas, “ya que la idea y la práctica de la fraternidad, de la solidaridad, de la cercanía de la comunidad son elementos esenciales del proyecto del Borgo”. Dan a una plaza con servicios como el bar, que constituye un elemento que fomenta la sociabilidad y apertura al territorio.
Por último, orientados a la calle provincial y más expuestos, una serie de edificios destinados a locales comerciales y espacios de dirección y de producción, con beneficios de tipo social, donde las personas con minusvalías pueden encontrar trabajo. Esta tercera parte es fundamental para la gestión económica del Borgo y también para su éxito. La ausencia de delimitaciones y el sentido de apertura dado por el edificio de tipo “crescent” , en la entrada del Borgo, constituyen un atractivo para todos los ciudadanos del valle y evitan el efecto de aislamiento que lamentablemente caracteriza muchos centros más propiamente asistenciales.
Aun siendo un área de nueva fundación, en el proyecto de Gianluca Peluffo y del equipo, el Borgo se desarrolla por lugares y no por funciones, por temas de interés en lugar de según una zonificación técnica. Los espacios comunitarios de socialización para grupos y alojamientos se integran unos con otros, alternándose con jardines, espacios abiertos y permeables.
Siguiendo el vigente Plan de Intervenciones, que establece, entre otras cosas, que la altura máxima de las edificaciones sea 8,50 m, salvo necesidades particulares, el proyecto ha previsto construcciones con un máximo de dos niveles. Pueden encontrarse ecos de las construcciones rurales que históricamente han caracterizado estas zonas, como los pórticos que unían partes nobles y partes menos nobles de las villas y los almacenes de las casas de campo, con las típicas grandes aberturas orientadas a los patios y los jardines, lugares de intercambios y de encuentros. Explican los arquitectos que el uso de la madera, elegida también por una cuestión de plazos de la obra, sirve para diferenciar el Borgo de los edificios residenciales habituales de hormigón, a los que se habría ligado necesariamente la idea de inacabado en las diferentes fases de edificación. Por el contrario, la madera vista y el cobre de los detalles de la fachada reaccionarán al tiempo y a los fenómenos climáticos envejeciendo y manifestando así su historia y la pertenencia al lugar. La idea fundamental es que las personas con minusvalías vivan en un entorno protegido pero también integrado, que tengan cerca los centros sanitarios, pero también las familias, que puedan vivir momentos privados y también experiencias comunitarias y con grupos, reproduciendo así, en lo posible, el concepto de alternancia entre la vida privada y la vida pública de cualquiera de nosotros.

Mara Corradi

Project managers: Peluffo&Partners with architect Diego Peruzzo and surveyor Pierluca Battilana
Team members: Gianluca Peluffo, Domenico Faraco, Diego Peruzzo, Pierluca Battilana, Massimiliano Prete
Client: Fondazione Domani Per Voi, Chairman Verena Sonderegger
Location: Cornedo Vicentino, Italy
Technical lighting design: Peluffo&Partners with Massimo Scarpat of Scarpat.com
Landscaping: Peluffo&Partners
Gross useable area:
Day centre and residential community, including:
Ground floor day centre 1,775 sqm
First-floor community residence 1,825 sqm
Semi-protected residences
Indoor surface area 638.00 sqm
Commercial and industrial constructions, including:
Ground-floor retail space 1,824 sqm
First-floor office space 770 sqm
Lot size: 21,534 sqm
Cost: € 10.3 M €
Project start: 2017
Completion: In progress
Frame made of: Timber and reinforced concrete
Model: ceramic
Danilo Trogu, (la casa dell’arte, Albisola Superiore) with Cecilia Marson, Domenico Faraco
Photos: © Peluffo&Partners
Rendering: ©Peluffo&Partners


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature