03-10-2018

MAD Architects: Clover House, centro de preescolar en Okazaki, Japón

MAD Architects Ma Yansong,

Fuji Koji, Dan Honda ,

Okazaki,

Edificios Públicos, Jardines de infancia,

Para su primer proyecto japonés, MAD Architects han desarrollado una idea que fusiona la memoria del lugar, una vieja casa transformada en escuela infantil, con la arquitectura contemporánea. Con su manto blanco de asfalto, la Clover house en Okazaki destaca en el contexto urbano en el que se ubica.



MAD Architects: Clover House, centro de preescolar en Okazaki, Japón
Los clientes de MAD Architects, los hermanos Kentaro y Tamaki Nara de Okazaki, dirigían desde hace años una escuela infantil contigua a su vivienda, una casa de dos pisos como muchas otras en la prefectura de Aichi. Ahora la antigua casa se ha transformado en una nueva estructura denominada Clover house, y ha dejado de ser la casa de la familia Nara para dedicar los nuevos espacios totalmente a la escuela. 
La necesidad de ampliar el centro debido al aumento de niños matriculados en los últimos años llevó a los hermanos Nara a tomar la decisión de derribar su vivienda para que MAD Architects proyectara desde cero una nueva obra. En cambio fue precisamente Ma Yansong, socio fundador de MAD, quien insistió en la importancia de la antigua estructura de madera. En cuanto símbolo del ambiente familiar que caracterizaba el método de los Nara y que era fundamental transmitir a los niños que seguirían asistiendo a la escuela, había que proteger la casa vieja de alguna forma. 
Desde el punto de vista económico no convenía mantenerla y ampliarla, así que los proyectistas decidieron derribarla, pero reconstruyendo el armazón de madera ortogonal y parte del tejado inclinado para formar una especie de núcleo de la memoria, alrededor del cual construir los espacios anexos necesarios para desarrollar las actividades. El proyecto de MAD Architects se basa por lo tanto en una estructura de pilares y vigas de madera vista que reproduce el esqueleto de la construcción anterior, sin paramentos, y de un manto de forma plástica que la rodea completamente: éste deja espacio lateralmente a una nueva zona en tres niveles que se injerta en la primera aprovechando así el vacío que se crea. 
El presente y el pasado quedan vinculados sin confundirse, en una neta distinción que ayuda a los niños a desarrollar el concepto de la diferencia y las funciones de las salas. Bajo el armazón de madera se han instalado las dos clases más grandes, mientras que el volumen que está entre ellas acoge los espacios más reducidos, como la cocina, los baños, las clases pequeñas y en la última planta un despacho. Al observar las plantas resulta evidente el peso simbólico y funcional atribuido a la antigua estructura que se ve potenciado por el cascarón blanco, que sirve de protección a la vez que permite que entre de forma mesurada la luz y el entorno del exterior. Las paredes acristaladas y los amplios ventanales consienten el diálogo continuo con el exterior, mientras que al subir a la cima del edificio las claraboyas, como si fueran ojos para mirar el mundo, les ofrecen a los niños puntos de vista especiales y estimulantes.
En el último nivel de la estructura a vista, las cerchas sujetan una serie de gradas de madera donde se ha instalado una pequeña biblioteca. Aquí el aprendizaje y el juego se compenetran más que en otros espacios, mientras el amplio ventanal que da al jardín permite que algunos niños vean a los demás desde una perspectiva especial.
El lenguaje de la cubierta de revestimiento es totalmente distinto respecto al del armazón interior de madera. No hay mediación entre ambos, uno domina y envuelve al otro sin continuidad entre ellos. Las ventanas exteriores evocan las de los edificios cercanos, aunque nada parecido al manto de tejas de asfalto blancas existe en las inmediaciones. La variedad de lenguaje arquitectónico adoptada por MAD genera una discontinuidad entre los espacios, que son en sí mismos estimulantes en cuanto están pensados como instrumentos didácticos, finalizados al desarrollo de la creatividad. A esto se añaden algunas soluciones creativas graciosas como la entrada inspirada en la de una cueva y el gran tobogán que conecta la primera planta con la zona de juegos en el jardín.
La tipología de casa prefabricada con tejado de cuatro aguas de la anterior sede de la escuela integraba perfectamente el edificio en su contexto, homologándola y declarando su condición de ámbito privado. Por el contrario, la solución formal con piel de tejas de asfalto blancas, que sigue un diseño que no se basa en líneas ortogonales sino que son formas más plásticas, traslada la obra a un universo semántico público, convirtiéndola en patrimonio común, punto de referencia en el contexto urbano.

Mara Corradi

Architects: MAD Architects
Directors: Ma Yansong, Yosuke Hayano, Dang Qun
Design Team: Takahiro Yonezu, Yukan Yanagawa, Hiroki Fujino, Julian Sattler, Davide Signorato
Client: Kentaro Nara / Tamaki Nara
Constructor: Kira Construction Inc.
Structural Engineer: Takuo Nagai
Location: Okazaki, Aichi prefecture, Japan
Site Area: 283 sqm
Building Area: 134 sqm
Total Floor Area: 300 sqm
Time : 2012-2015
Photography: © Fuji Koji, Dan Honda 

http://www.i-mad.com/

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×