04-10-2019

LEFT Architects: Out-to-Out House en Faqra, Líbano

LEFT Architects,

Bahaa Ghoussainy,

Faqra, Lebanon,

Ville,

El dicho libanés que reza “por la mañana puedes esquiar y por la tarde bañarte en el mar” resume la inspiración del proyecto de la Out-to-Out House de Ziad Jamaleddine y Makram El Kadi (LEFT Architects) en Faqra, en las montañas de Líbano.



LEFT Architects: Out-to-Out House en Faqra, Líbano

Ziad Jamaleddine y Makram El Kadi di LEFT Architects reciben el encargo de proyectar una villa en la localidad libanesa de Faqra. La Out-to-out house es una vivienda unifamiliar de vacaciones que entra a formar parte del singular asentamiento residencial de Faqra, una localidad de esquí en el Monte Líbano, que se caracteriza por ser un centro turístico distribuido en pequeños núcleos.
Los fundadores de LEFT Architects, Ziad Jamaleddine y Makram El son ambos de origen libanés. Licenciados por la prestigiosa American University of Beirut, sus destinos se cruzaron en el estudio de Steven Holl, con el que colaboraron durante algunos años en la realización de grandes proyectos internacionales, como la construcción de la Beirut Marina en el centro de la capital. En 2005 fundaron LEFT en Nueva York, pero con un interés constante por su tierra natal, Líbano, donde abren una segunda sede en Beirut. Fueron invitados a participar en la última Trienal Internacional que llevaba por título Broken Nature, para la cual reconstruyen en el pabellón libanés una especie de genealogía del árbol de cedro, símbolo cosificado y banalizado del país, llegando a los motivos históricos del proceso de desertificación referido a la Biosfera Shouf, la mayor reserva de cedros de todo el Líbano.
El vínculo entre la arquitectura y el territorio, que ellos expresan con un profundo análisis del contexto socio-político y económico de su país de origen, se traduce en atención por las características específicas del sitio en los proyectos menores de viviendas, como en el denominado Out-to-out house en Faqra.
Faqra es una localidad turística de propiedad privada, conocida por sus pistas de esquí a las que pueden acceder únicamente los residentes, los que se alojan en la zona y los socios de los clubes de esquí que son los propietarios. Por este motivo la zona está habitada principalmente en invierno cuando hay nieve. Una casa erigida aquí con la ambición de ser una casa de vacaciones que se pueda utilizar durante todo el año es lo que llevó a LEFT a realizar un análisis de las variaciones climáticas locales, para comprender cómo estructurar la vivienda en base a las funciones y cómo se debía orientar el trazado de la planta.
Existe un dicho famoso que sostiene que Líbano es el único país del mundo donde se puede esquiar por la mañana y por la tarde darse un chapuzón en el mar. La razón de esta expresión se basa en el hecho de que los complejos de esquí más altos del Monte Líbano están a una distancia de la costa de aproximadamente una hora. Llevando esta similitud a escala doméstica, Ziad Jamaleddine y Makram El Kadi estructuran el volumen de la vivienda entorno a un trazado circular, que desde la entrada pasa por los espacios interiores y el tejado para regresar al exterior, dando a cada zona de la casa la exposición más favorable en función de la parte que más se aproveche según las condiciones climáticas del momento.
Las tres plantas, la del jardín con los dormitorios alrededor de la piscina, la zona del salón y cocina en la primera planta, y la azotea, están conectadas por un corredor circular que desde la escalera de entrada exterior en el lado noreste sube por dentro hasta la azotea sin pasar por el salón, y vuelve a bajar con una escalera de caracol hasta el patio de la planta de día, y de ahí a la terraza cubierta del jardín en el exterior.
Esta dinámica cerrada sobre sí misma despliega la mirada con una perspectiva a 360º que parece servir de eco a la curva de codo dentro de la cual se encuentra la parcela. La verdad es que el proyecto se aprovecha de su situación para interpretar la casa en base a la sucesión de las estaciones: el camino despunta por el este, donde la gran escalinata exterior recibe el sol moderado primaveral; continúa hacia la azotea, que se puede aprovechar mejor en otoño, cuando los rayos templados resultan más agradables. De invierno, cuando nieva abundantemente, la familia se reúne en el primer piso, donde el salón con su amplia cristalera disfruta del sol por el lado sur, y donde un patio protegido repara la vegetación. Para terminar, en verano se baja a la planta del jardín que resulta ideal para estar al fresco al amparo de la amplia terraza cubierta que se forma bajo la primera planta, o en la piscina al sur. Desde la vista de las montañas desde la azotea al baño en la piscina, esta casa concentra la experiencia de la naturaleza en Líbano, como parecen sugerir los proyectistas de LEFT.
Con una planta configurada en forma de boomerang, el espacio cóncavo al sur es permeable porque cuenta con una amplia superficie acristalada en el primer piso, lo que favorece el diálogo de las miradas con la piscina en el jardín y con el valle de los alrededores. El espacio convexo en cambio tiene un fondo mudo: la superficie de cemento que constituye la estructura de la casa se descontinúa aquí con ventanas que solo en parte interrumpen su evolución. Representa el lindero de la casa, mientras que no existe una auténtica valla que delimite la propiedad.
Esta es la única jerarquía establecida entre las partes del edificio, y a ella se someten también los espacios interiores. Hacia el patio sur dan los dormitorios de la planta baja y los espacios del gran salón de la primera planta, que siguen la curva de la planta también en el mobiliario, como la mesa de comedor y el sofá, diseñados a medida. Y continuando por el trazado circular se sube desde el patio a la azotea, que no es simplemente una cubierta, sino otro espacio orientado hacia el patio, específicamente creado para las fiestas que vuelven a estar de absoluta moda entre los potentados libaneses.
La variedad de los espacios de la vivienda y de las perspectivas que se crean aporta un valor añadido a la casa incluso en las estaciones más cálidas. Se puede arriesgar una comparación con las construcciones habituales en el Monte Líbano, a base de bloques de hormigón, y que aprovechan ampliamente los porches y las azoteas gracias además a inesperados recorridos exteriores, escaleras y rampas. Una arquitectura discontinua, a menudo incompleta, pero que constantemente está en conexión con la naturaleza que la rodea.

Mara Corradi

Architects: L.E.FT Architects (Makram el Kadi, Ziad Jamaleddine)
Team: Daniel Colvard, Ana Conchan, Valeria Fervorari, Mahdi Sabbagh, Karine Yassine
Landscape Architecture: Frederic Francis Landscape Architecture
Structural & MEP Engineers: BTUTP
Contractor: CPM Contracting
Client: private
Location: Faqra, Lebanon
Start of work: 2013
Completion of work: 2016
Structure in concrete
Total floor area: 500 sqm
Photography: © Bahaa Ghoussainy


http://www.leftish.net/


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×