12-06-2019

Dar Arafa Architecture: Mezquita de Abu Stait en Basuna, Egipto

Dar Arafa Architecture,

Essam Arafa,

Basuna, Egypt,

Iglesias y cementerios,

La nueva mezquita de Abu Stait en Basuna, Egipto, tiene una cubierta con tragaluces y una cúpula de gran interés desde el punto de vista del proyecto y la construcción. El arquitecto Waleed Arafa incorpora también un espacio dedicado a la oración para las mujeres. La mezquita se usará como escuela y clínica médica transitoria.



Dar Arafa Architecture: Mezquita de Abu Stait en Basuna, Egipto

Waleed Arafa y su estudio Dar Arafa Architecture proyectan un importante monumento de carácter religioso pero también civil, en la localidad rural de Basuna, en el Alto Egipto. La realización de la mezquita Abu Stait fue objeto de una gran campaña de recogida de fondos promovida por el eminente estudioso Usama al-Azhari, natural de Basuna.
Una historia difícil la de esta mezquita y el terreno sobre el que se erige. La construcción que hoy vemos en realidad es la tercera reconstrucción de la mezquita Abu Stait en ese mismo solar situado en el centro del pueblo, junto al cementerio. El primer edificio de culto fue edificado hace unos 300 años como principal mezquita de la localidad. La segunda estructura se remonta a hace unos 70 años, cuando hubo que derruir el anterior monumento porque había quedado gravemente dañado a causa de una inundación, tras la que había cedido el suelo debido a la construcción de otro edificio cercano.
Por lo tanto la antigua mezquita, que había sido ideada en otra época en condiciones socio-culturales muy diferentes, incluía una sola sala de oración, de unos 165 metros cuadrados, reservada estrictamente a los hombres. El nuevo proyecto de Waleed Arafa tiene como objetivo aumentar el aforo para poder acoger a más fieles en distintos momentos del año, tanto hombres como mujeres, y mejorar la calidad de los espacios y los servicios prestados.
La inspiración que impulsa el proyecto es realizar la casa de Dios, un espacio físico para Aquél que va más allá del espacio y el tiempo, los cuales son precisamente Sus criaturas (“No human vision can encompass Him, whereas He encompasses all human vision: for He alone is unfathomable, all-aware.” [Corán 6:103] “[…] there is nothing like unto Him, and He alone is all-hearing, all-seeing” [Corán 42:11]), pero el objetivo es que la mezquita se convierta también en un instrumento de inclusión social. La planimetría prevé que la sala de oración para los hombres se sitúe en el lado norte del solar, ocupando una superficie única de unos 170 m2, mientras que el resto del terreno en dirección suroeste se dedicará a escaleras y rampas para los accesos secundarios a ambos lados y para la planta de semisótano. Para introducir un espacio dedicado a la oración para las mujeres el proyecto incluye una planta de entresuelo encima de la entrada con acceso reservado por el lado este, con una extensión de 42 m2. En la fachada principal aparece indicado por un muro en zig-zag, con una altura inferior a la fachada con la entrada para hombres, pero con un carácter figurativo especial, gracias un ritmo de pequeños orificios, como si quisiera recordar una tienda, que protege y a la vez valoriza el espacio que oculta. El alto portón de entrada de madera oscura con arabescos se extiende desde la planta baja hasta el entresuelo, abrazando de esta forma simbólicamente los dos espacios, el de los hombres y el de las mujeres.
Al entrar las miradas se dirigen hacia la única ventana presente, un corte de luz en el lado este, que da hacia la zona del cementerio: recuerda el final del viaje de la vida, un instante antes de que la atención quede extasiada por la Qibla, en dirección de la cual se empieza la oración. En el centro de la sala cuadrada, cuatro pilares de cemento en espiral simbolizan la evolución de ascensión del hombre hacia Dios y su aspiración al Infinito. Dichos pilares sujetan la cúpula principal construida de acuerdo con técnicas egipcias tradicionales, por bloques dispuestos de forma alternada formando una semiesfera. Se trata de una técnica muy ligera en comparación con la volumetría que nos ocupa. El arquitecto Waleed Arafa escribe que en su esfuerzo por ascender y a la vez por ceñir el espacio central en un abrazo, los pequeños bloques representan a los hombres en oración que procuran apartarse de su ser material. Así hasta que en la cúspide se interrumpen, trasladando esta aspiración al minarete y convirtiéndose en una sola cosa con la cúpula celeste.
Este es el vértice del impulso energético que desde abajo conduce hacia lo alto, desde el interior asciende hasta el cielo atravesando la cúpula y los 108 pequeños tragaluces cuadrados formados por un entramado de vigas de cemento. La luz y el aire se filtran por el sistema de cubierta, que a pesar de ser imponente casi parece elevarse del perímetro de las paredes para abrir el firmamento de par en par a los ojos de los fieles. Más allá de su naturaleza fuertemente simbólica la estructura también incluye un ingenioso instrumento de regulación climática: la luz solar entra de forma indirecta iluminando sin deslumbrar; los tragaluces también sirven para conducir el agua de lluvia, que se recicla para la limpieza y el riego, y además favorecen la ventilación natural.
Las características del contexto en el que se erige la mezquita han influido significativamente en la disposición de sus aberturas hacia el exterior. De la elección de abrir el interior principalmente hacia arriba, haciendo que las paredes con cámara de aire actúen como aislamiento, se deduce una localidad con una alta densidad de población, un lugar caluroso y polvoriento, con edificios residenciales prácticamente adosados al monumento, un cementerio, un pequeño mercado semanal improvisado justo fuera de la entrada principal, y con el ganado suelto que deambula calle arriba y calle abajo.
En las intenciones del proyecto también figura la transformación de la sala de oración grande en un espacio multiuso donde poder instalar clínicas médicas transitorias, clases extraescolares y clases de alfabetización, recuperando así la función original de una mezquita inclusiva, que no sea solo un lugar para el culto ritual, sino un centro que preste servicio a los musulmanes y los no musulmanes por igual.

Mara Corradi

Architects: Dar Arafa Architecture - Waleed Arafa
Client: Usama al-Azhari
Location: Basuna, al-Maraghah- Sohag, Egypt
Gross useable floor space: 301.52 sqm indoors space + 173 sqm outdoor space
Lot size: 497 sqm
Start of work: December 2016
Completion of work: January 2019
Lower Ground floor (Level -1.80):
Multi-use hall = 150.00 sqm
Ablution and W.C = 66.27 sqm
Storage = 17.00 sqm
Machine Room = 8.50 sqm
Open space and circulation = 73.31 sqm

Ground floor (Level +1.50):
Main prayer Hall = 170.00 sqm
Imam’s Room = 17.00 sqm
Open space and circulation = 100.00 sqm

Mezzanine floor (Level +5.10):
Ladies’ prayer hall = 42.75 sqm

Photographs: © Essam Arafa

http://www.dararafa.com/


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×