19-05-2021

ZAA Zanon Architetti Associati: H-Farm Campus en Roncade, Treviso

ZAA Zanon Architetti Associati,

Marco Zanta,

Treviso,

Innovation center,

Educación, investigación, oficinas, restauración, sector hotelero, cultura y actividades deportivas. Este es el programa de H-Campus, el polo de innovación recientemente ampliado por Zanon Architetti Associati en la campiña véneta y ganador del Premio Architetto Italiano 2020.



ZAA Zanon Architetti Associati: H-Farm Campus en Roncade, Treviso

Resulta difícil categorizar una intervención amplia y profunda como la recientemente completada por ZAA Zanon Architetti Associati para el H-Campus de Roncade, en la campiña véneta, concretamente en la provincia de Treviso. Se trata de la ampliación de un polo de innovación que, por definición, tiene fronteras funcionales imprecisas, que los arquitectos Mariano Zanon, Alessio Bolgan y Bruno Ferretti han sabido representar bien en la mezcla entre lo que se ha construido y el paisaje rural.
Como puede leerse en la motivación del jurado que le ha otorgado el Premio Architetto Italiano 2020, “bajo la gran cubierta se alternan espacios cerrados y plazas que dan a amplias zonas verdes. A la complejidad del sistema se contrapone la ligereza de los edificios y la claridad de la ’estructura”.
No hay recintos, ni ninguna delimitación evidente para quien transita, aparte de las mismas calles, como la que costea el curso del río Sile, entre la laguna de Venecia y la ciudad de Treviso, o la articulación de las parcelas agrícolas o las hileras de árboles y las franjas boscosas. La definición de campus anglosajón resulta también apropiada. Pero aquí no se trata de llenar de verde los espacios intersticiales o las conexiones con las sedes, sino, por el contrario, de organizar las superficies edificadas en el interior de un extenso territorio rural, con infraestructuras ligeras y sistemas vehiculares ecológicos de conexión, respetuosos con el carácter natural del lugar. “El paisaje ha guiado la arquitectura y la elección de las opciones técnicas, no al revés”, precisan los arquitectos.
El H-Campus es un nuevo complejo dedicado principalmente a la investigación y a la formación ubicado junto a la ’H-Farm, una sociedad nacida en 2005 para apoyar la creación de nuevos modelos de empresa y la educación de jóvenes y de empresas desde una óptica digital. Estamos hablando de unas 30 hectáreas de terreno destinadas al nuevo campus, de las que 42.000 m2 están ocupadas por edificios (es decir, la parte edificada es solo el 10 % de la superficie), para unas 3.000 personas, y más de 40 hectáreas destinadas a parque y zona boscosa. El campus está dividido en ocho bloques construidos, formados por un edificio para la recepción, tres edificios reservados a la escuela y la alta formación, instalaciones deportivas, oficinas, y apartamentos para alojar a los estudiantes. Por último, hay un volumen central dedicado a la celebración de eventos, en el que se encuentran el restaurante, la biblioteca y la sala de conferencias abierta al público. Este último espacio multifuncional ha sido proyectado con la colaboración del estudio Rogers Stirk Harbour + Partners de Richard Rogers.
En el ámbito de un territorio muy explotado con cultivos intensivos, la intervención busca, ante todo, recuperar el ritmo espacial que alterna pequeñas partes construidas y grandes áreas agrícolas, utilizando, como un léxico, los elementos que son propios de este entorno rural. Las señales rectilíneas de setos, hileras de árboles, caminos de carro y carreteras, se alternan con las áreas ocupadas por bosques. Las superficies llanas abiertas de prados, huertos y cultivos varios separan los desniveles creados por embalses y acequias, o por terraplenes y hondonadas. Utilizando esta variedad de elementos, con el proyecto del H-Campus, los arquitectos ofrecen continuidad en la lectura de un paisaje, evitando, también en las opciones arquitectónicas formales elegidas, dejar espacio a protagonismos que no tienen nada que ver con lo que siempre ha sido propio de esta campaña.
Con la introducción de las manchas boscosas se restablece la biodiversidad paisajística y de cultivos que la agricultura industrial había eliminado desde hacía tiempo. Además, se influye en el microclima y se reduce el gasto energético de los edificios gracias a que la presencia vegetal tiene una acción directa en los movimientos del aire y en la intensidad de la radiación solar, regulando temperatura y humedad.
Desde el punto de vista arquitectónico, es fundamental la decisión de no alzar los edificios más de dos plantas a fin de respetar, también en este caso, las alturas de los elementos verticales existentes desde los almacenes hasta los cobertizos y desde las casas de campo hasta los bosques, evitando cualquier barrera que obstaculice la visión de conjunto de la campiña.
Algunas construcciones en desuso, entre ellas un antiguo cuartel, han sido demolidas y sustituidas por construcciones de igual volumen distribuidas por el área del campus, haciendo así una intervención de “cubicación cero”. Al polo se accede desde la construcción de una planta con cubierta saliente a dos aguas colocada donde la actual via Sile (antiguo trazado histórico de la via Annia) interseca con el sendero proveniente de los aparcamientos públicos que hay al este. En el interior del campus se ha estudiado una doble viabilidad: un recorrido exterior y uno más interior, parcialmente superpuestos y de sentido único, en que el límite de velocidad se mantiene bajo. Con el fin de adecuar el campus a ritmos de movimiento lentos, como en la campiña histórica, y reducir los consumos, la anchura de las calles es mínima, priorizando los recorridos peatonales o de movilidad alternativa. En concreto, están reservados a los peatones las conexiones entre los tres edificios escolares, el de la escuela primaria, el que alberga la formación secundaria y el de la universidad. La idea es que el crecimiento sea un recorrido también concreto y físico de maduración, de tránsito entre un lugar y otro, pero siempre teniendo en mente el entorno y aprendiendo de él.
La elección de determinados materiales de construcción, cemento, cristal y acero, con acabados y colores repetidos en todos los edificios del campus tiene el propósito de manifestar una unidad y una identidad pese a la fragmentación de las construcciones en el entorno rural. Finos pilares sostienen cubiertas ligeras, lo que recuerda los pórticos de las casas de campo: amplias superficies acristaladas permiten admirar siempre el paisaje y disfrutar de abundante luz natural, sea cual sea la actividad desarrollada. Se ha prestado una atención particular a las condiciones climáticas de los espacios interiores y sus variaciones en el transcurso del año, utilizando sistemas de monitorización y aprovechando los beneficios de la vegetación interior también para la optimización de los consumos.
En cuanto al aprovisionamiento energético, el H-Campus es autosuficiente para el 85 % de sus necesidades, gracias a los sistemas fotovoltaicos de acumulación y de intercambio en red de energía. En efecto, la intervención ha previsto una instalación fotovoltaica de más de 1,2 MW distribuida en las cubiertas de los nuevos edificios que permite utilizar la energía solar, renovable y local, para cubrir buena parte de sus consumos. Por otra parte, hay disponibles monopatines y otros vehículos eléctricos, que pueden ser recargados en el aparcamiento dotado de columnas eléctricas.
Cabe destacar que está previsto que también los residentes de los pueblos limítrofes puedan acceder al parque público, al centro de deportes, a la biblioteca y a sus servicios.

Mara Corradi

Architects: ZAA Zanon Architetti Associati
Multipurpose building: RSHP – Rogers Stirk Harbour + Partners
in partnership with ZAA Zanon Architetti Associati
Masterplan: ZAA Zanon Architetti Associati
Time: 2016–2020
Location: Roncade, Treviso, Italy
Size:
30 Ha lot
27,000 sqm indoor surface area
94,000 m3 volume
Client: Fondo “Ca’ Tron H-Campus” - Finanziaria Internazionale Investments Società di Gestione
del Risparmio S.p.A.
Supervision of work: DBA progetti S.p.A.
Artistic direction: Arch. Mariano Zanon
General contractor: Carron Cav. Angelo S.p.A.
Structural engineer: Studio di ingegneria RS S.r.l.
Services engineer: Manens-Tifs S.p.A., DBA progetti S.p.A.
Landscape: ZAA Zanon Architetti Associati
Environmental Impact Assessment: ALIA ss
Hydraulic Compatibility Assessment: Aequa Engineering S.r.l.
Infrastructure: Sinergo S.p.A.
Acoustic engineer: Manens-Tifs S.p.A.
BIM: DVA DVisionArchitecture
Photography: Marco Zanta, Archivio H-Farm


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature