30-11-2018

La larga historia de la iglesia de Alvar Aalto en Riola

Alvar Aalto,

Roberto Ronchi e Mara Corradi,

Riola (BO) - Italia,

Iglesias y cementerios,

Evento, Fotografía,

La iglesia de Riola es la única obra italiana del maestro finlandés. Con ocasión de la sexta edición del Milano Design Film Festival, se ha estrenado el docufilm del director Roberto Ronchi y de la periodista Mara Corradi que narra su historia.



La larga historia de la iglesia de Alvar Aalto en Riola

La sexta edición del Milano Design Film Festival nos ha reservado una agradable sorpresa: el descubrimiento de un monumento italiano ligado a un gran maestro de la arquitectura internacional, la iglesia de Riola Vergato, del arquitecto Alvar Aalto. Una obra arquitectónica poco conocida incluso por los profesionales y que se encuentra en uno de los territorios interiores italianos que el arquitecto Mario Cucinella ha incluido en la exposiciónArcipelago Italia del Pabellón Italiano de la Bienal de Venecia.
Non abbiamo sete di scenografie. La lunga storia della chiesa di Alvar Aalto a Riola” (No tenemos sed de escenografías. La larga historia de la iglesia de Alvar Aalto en Riola) es el título completo del docufilm realizado por el director Roberto Ronchi y la periodista Mara Corradi, que condensa, en solo sesenta minutos, una historia, como dice el título, “larga”, de más de diez años.

La historia de la única obra italiana del arquitecto finlandés Alvar Aalto en Riola Vergato, pequeño municipio de la provincia de Bolonia, en el valle medio-alto del río Reno, es también la historia de las personas que, de modos diferentes, acompañaron, permitieron y esperaron su realización. Desde el cardenal Giacomo Lercaro, el cual, en noviembre de 1965, hizo el encargo al arquitecto Alvar Aalto, hasta el propio arquitecto finlandés, pasando por el párroco “campesino” Don Luigi Borri, que hizo de la realización del proyecto una misión propia, y el empresario Mario Tamburini , director de Grandi Lavori, que se hizo cargo de la construcción de la iglesia, superando dificultades económicas y políticas.

El título del documental “Non abbiamo sete di scenografie” (No tenemos sed de escenografías) deriva de una afirmación que hizo el cardenal Lercaro en un discurso que pronunció el 3 de diciembre de 1966 con el que presentó a la prensa y a las autoridades el proyecto de la iglesia. El cardenal subrayaba entonces que la iglesia había sido concebida para responder a las necesidades de la pequeña comunidad de Riola y no con afán de ostentación o monumentalismo. El documental de Mara Corradi y Roberto Ronchi va en la misma dirección, evidenciando de inmediato que no se necesitan “escenografías”, de un relato de encumbramiento de la obra arquitectónica, sino que son las imágenes del entorno natural y del territorio de Riola, así como el relato de los testimonios de la época y las pequeñas anécdotas de la gente de dicho pueblo los que dan sustancia a la historia. El espectador se pone en el lugar de un joven estudiante boloñés que ha encontrado por casualidad un recorte de diario sobre la iglesia de Riola en una monografía dedicada a Alvar Aalto. El descubrimiento de que cerca de casa hay una obra del importante maestro del Movimiento Moderno se convierte en estímulo para profundizar la investigación. Resulta fácil intuir que el joven estudiante recorre las etapas de la investigación llevada a cabo por los autores, Mara Corradi y Roberto Ronchi. Una investigación que se enriquece gradualmente y que liga la historia de la iglesia con la historia de Italia y, en particular, de la provincia de Bolonia, entre los años sesenta y setenta, con el fenómeno del crecimiento de las periferias, con la renovación estructural y espiritual que tuvo lugar en la Iglesia tras el Concilio Vaticano II, con el espíritu empresarial en el sector de la construcción y con el desarrollo de los prefabricados.
Junto a la arquitectura del edificio, las imágenes y los testimonios, surgen pequeñas anécdotas, historias, a veces marginales, que expresan el clima de espera que vivían las personas, la pasión con que el proyecto fue acogido por los ciudadanos y la larga espera de la comunidad que enseguida sintió como suya la iglesia diseñada por el gran arquitecto venido de tan lejos. El tono utilizado por los dos autores y la música de fondo que acompaña y subraya los momentos más destacados logran transmitir la serenidad de un lugar de culto, su luz y su espiritualidad. Poco a poco, el mosaico se recompone y el espectador se encuentra en la plaza de la iglesia listo para franquear el umbral de la iglesia.

(Agnese Bifulco)

Non abbiamo sete di scenografie
La lunga storia della chiesa di Alvar Aalto a Riola

(No tenemos sed de escenografías. La larga historia de la iglesia de Alvar Aalto en Riola) dirección: Roberto Ronchi, Mara Corradi
música: Antonio Ciacca, Andrea Gastaldello
producción: ImmagicaFilm
año: 2018
duración: 60’
subtítulos en inglés
diseño gráfico: Playdesign

con la contribución de:
Parroquia de Santa Maria Assunta, Riola
Ayuntamiento de Grizzana Morandi
Unione dei Comuni dell’Appennino Bolognese

con el patrocinio de
Ayuntamiento de Morandi
Unione dei Comuni dell’Appennino Bolognese
Ciudad Metropolitana de Bolonia
Ayuntamiento de Gaggio Montano

con los testimonios de
Claudia Manenti, Laura Castagno, Glauco Gresleri, Leonardo Mosso, Tommi Lindh, Giuliano Gresleri, Elisabetta Gentilini, Arnaldo Fornasini, Paolo Vannini, Lia Fornasini, Vezio Nava, Alberto Melloni, Marco Bruni, Mariangela Malpassi, Piero Proni, don Fabio Betti

Página Facebook: https://www.facebook.com/AlvarAaltoRiola


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×