30-11-2021

RE-THINKING URBAN PUBLIC SPACES

JAJA Architects,

Edificios Públicos, Arquitectura y Cultura,

Puede que nunca antes como ahora, en las reflexiones y nuevos enfoques sobre la ciudad, haya habido tanta unanimidad. Unanimidad que en parte está provocada por la necesidad de hallar estrategias de adaptación frente a los cambios climáticos y a los flujos migratorios.



RE-THINKING URBAN PUBLIC SPACES
Paused...
Puede que nunca antes como ahora, en las reflexiones y nuevos enfoques sobre la ciudad, haya habido tanta unanimidad. Unanimidad que en parte está provocada por la necesidad de hallar estrategias de adaptación frente a los cambios climáticos y a los flujos migratorios. Y en parte debido a la pandemia, que ha hecho temblar nuestras certezas poniendo en tela de juicio nuestras costumbres de vida y de trabajo. La ciudad eficiente y racional según los rígidos principios del modernismo ha revelado muchos malfuncionamientos, y encontrar soluciones novedosas y más flexibles es una de las mayores urgencias. Para ello se requiere una investigación orientada a la sostenibilidad, entendida como la capacidad de adaptarse y reaccionar con menor vulnerabilidad frente a situaciones imprevistas. El largo confinamiento al que nos hemos visto obligados ha subrayado las insuficiencias y sobre todo, hasta qué punto se carecía de una dimensión colectiva e inclusiva. Estas necesidades han salido a la luz gracias a que muchas áreas ‘no programadas’ se han convertido en escenario de actividades imprevistas por parte de usuarios inesperados. Son muchos los espacios que han experimentado una apropiación espontánea, contribuyendo dentro de los límites de las restricciones a satisfacer momentos de desahogo personales o a organizar pequeños e improvisados eventos para socializar.
 
En la ciudad contemporánea, que cada vez tiene mayor densidad, una arquitectura que sepa garantizar nuevos tipos de construcciones que reúnan y propongan usos múltiples, no solo aliviando un tejido urbano excesivamente compacto, sino además incentivando mayor porosidad y permeabilidad frente a la colectividad, presenta innegables ventajas. Además de ayudar a contener una progresiva y excesiva expansión, y limitar el famoso ‘consumo del suelo’ en detrimento por ejemplo de pequeños y grandes pulmones verdes, vitales para la vida diaria de los residentes, muchos de estos nuevos híbridos tienen el potencial de transformarse en condensadores sociales, capaces de adjudicarse espacio público y dar cabida a múltiples exigencias, desde las residenciales y laborales a las recreativas y culturales, a menudo teniendo en cuenta las necesidades imprevistas de la ciudad. El esquema híbrido, con su mezcla de usos distintos, tiende a mejorar y revitalizar el contexto que lo rodea.
 
Hay un grupo di arquitectos muy jóvenes que están especialmente interesados en crear espacios para la gente, y que con pasión y gran atención investigan en busca de intersticios, rincones urbanos a los que les encanta acercarse, logrando recargarlos de una vitalidad que no habían tenido antes. Kathrin Gimmel es una de los tres socios de este estudio danés, JAJA Architects, con quienes tuve el placer de conversar durante uno de mis recientes podcasts. Han sabido, pese a su juventud, hacerse destacar y apreciar. Esta fama deriva especialmente de uno de sus primeros trabajos, una operación de perfecto transformismo que realizaron con un presupuesto limitado que compensaron con enorme creatividad e inventiva. Enfocan sus proyectos con una gran curiosidad y optimismo, y exploran el potencial de una arquitectura que se aleje de los esquemas y paradigmas preestablecidos y obsoletos, logrando sorprender con la frescura de sus declaraciones.

La obra mencionada, cuyo emblemático y sintético título es 'Park ’n’ Play', obtuvo gran difusión en la prensa nacional e internacional, recibiendo importantes reconocimientos. Se trata de un aparcamiento de varias plantas, un volumen de hormigón de 7 pisos con una altura de 24 metros absolutamente anónimo, realizado siguiendo los criterios tradicionales más banales y económicos en su género. Es un elemento que no tiene ninguna relación con el contexto en el que despunta, el viejo puerto de Copenhague, Nordhavn (North Harbour), que desde hace años se está renovando a partir de un concepto de coexistencia entre el surgir de barrios modernos y la supervivencia de zonas más históricas. El equipo intenta negociar un equilibrio entre el aprovechamiento de una posición especialmente privilegiada que parece no merecer, con vistas al estrecho de Øresund, y la necesidad de integrarse adecuadamente entre la futura identidad arquitectónica que está marcando la zona y la parte más antigua. Y así, conciben dos soluciones convincentes y cautivadoras, una visual y otra física. El gran volumen abandona la monótona frialdad del tono gris del hormigón y, en un diálogo con las fachadas de ladrillos rojos de los edificios antiguos y los almacenes portuarios, adopta sus matices cálidos. Lo envuelve una rejilla superpuesta del mismo color que le aporta un efecto energizante, prerrogativa de los añadidos industriales desenvueltos y contemporáneos. La estrategia encuentra así una conciliación acertada, que traduce una masa invasiva en una presencia atractiva que desprende alegría y exuberancia.
  El edificio gradualmente se recubre de vida con una serie de cajones llenos de plantas que se alternan y forman un esquema, el cual interrumpe con discreción la continuidad de la fachada, punteándola con ritmo. Por la rejilla trepan plantas verdes que crean un fuerte y vibrante contraste cromático y aportan un inesperado carácter orgánico. Largas escalinatas en dos lados opuestos adheridas a las paredes en diagonal van subiendo desde el nivel de calle como símbolos escultóricos zigzagueantes, y su pasamanos es como una guía que lleva a hacer un descubrimiento sorprendente: la amplia superficie de la azotea es accesible y está equipada como espacio recreativo. El borde del pasamanos que acompaña a los visitantes parece extenderse y como si fuera un hilo conductor, se despliega, se recoge, crea volutas, círculos concéntricos y pirámides, identificando puntos en los que disfrutar de experiencias distintas, de juego, diversión o ejercicio, o simplemente donde pasar el rato, haciendo una pausa y contemplando el mar. Aumentan gradualmente una serie de toques amalgamados con maestría, y el conjunto del proyecto llega a exaltar todo el potencial formal y social de una estructura que pasa de ser de escaso interés a convertirse en algo como poco intrigante. Este injerto estimulante, capaz de comunicar a todo el mundo el carácter lúdico que lo caracteriza, contagiando y trasmitiendo una sensación de ligereza casi infantil, integrado en los prácticos aparcamientos, es la confirmación de que un edificio híbrido puede revelarse una solución arquitectónica acertadísima. Esta obra ejemplar será un lugar de encuentro social y parte activa de su entorno local, atrayendo a una colectividad muy variada, residentes y visitantes, adultos y niños, y contribuyendo a nuevas formas de vida en común.
  El nuevo capítulo que se está abriendo en el barrio de Århusgade no quiere olvidarse de su pasado, y mientras se sube por las escaleras se puede observar la historia del puerto y de su pasado industrial ilustrada de forma artística. Es una colaboración del estudio de proyectación gráfica Rama, y mediante imágenes de naves mercantiles y personajes famosos presenta un enorme friso gráfico obtenido con una técnica de perforación en chapas de metal rojo óxido que cubren dos de las paredes. El deseo de contribuir a un ambiente construido haciéndolo dúctil e inclusivo, que pueda irse adaptando a unas exigencias en continua evolución, impulsa al joven grupo de arquitectos a encontrar ideas interesantes y originales. Un concurso que se han adjudicado recientemente los verá jugar de nuevo un papel activo en el desarrollo de otro barrio del puerto sur de Aarhus. Otro aparcamiento, pero esta vez el primer aparcamiento en Dinamarca realizado en madera. Entre las motivaciones de la adjudicación se subraya una característica que es recurrente en sus obras y exalta la personalidad de éstas: el equilibrio entre lo práctico y lo poético”. El proyecto, en las inmediaciones del centro de la ciudad, del puerto y de la estación central, les permite, siendo como son tremendos defensores de la necesidad de reducir los medios de transporte particulares, animar a usar formas de movilidad diferentes, sostenibles y que no contaminen. El edificio multifuncional de hecho se propone como centro verde de la movilidad, e incluye en la planta baja estructuras para el transporte ecológico y compartido, como estaciones de carga para coches eléctricos, alquiler de bicis de carga, paradas para coches compartidos y aparcamientos dedicados a los vehículos de alquiler por horas. Al formar parte de un oasis verde, con pequeños pabellones dedicados a actividades sociales y culturales diseminados entre la vegetación, alentará a la gente a dejar el coche y seguir a pie, en bici o en scooter por los itinerarios del parque. Como en otras ocasiones, no se considera simplemente un contenedor para vehículos, por lo que incluirá en sus 6 plantas 2.000 m2 de funciones para el público como un gimnasio, una galería y una cafetería distribuidos en puntos distintos, de forma que se inyecta vitalidad a una construcción que de lo contrario carecería de vida. La vegetación del entorno se extenderá por la fachada y los balcones de esta estructura en madera laminada (CLT), contribuyendo gracias a una huella mínima y a la plantación del nuevo bosque urbano, a asegurar una aportación sostenible y duradera a toda la zona.
  Otra característica digna de mención, y que personalmente me encanta de estos chicos, es la capacidad para infundir curiosidad, estimular la fascinación y el deseo de descubrimiento, logrando hacer de un espacio público algo deseable y animando a que los usuarios se apropien del lugar. Sus obras procuran, por así decirlo, quedar incompletas, abiertas a las nuevas historias que puedan confabular y contar sus usuarios. Así contribuirán a hacer crecer, evolucionar e incluso modificar esta especie de plataformas. Una estructura industrial sencilla, ordinaria, típica de los años ’60, cuando todavía estaba en función, inspira a GAME Streetmekka Aalborg, una invitación a expandir, o mejor dicho, anular, los límites entre el gran volumen del edificio y la calle. Es la cultura urbana local con arte callejero, pintadas, murales, y la antigua fábrica les ofrece su fachada como si fuera un lienzo vivo, con bailes improvisados, múltiples actividades espontáneas y eventos imprevisibles que actualmente animan el viejo laboratorio de Eternit que sin renunciar a su atractivo industrial, abandona el carácter introvertido del pasado, encomendando su esencia a la comunidad.
 


La generosa amplitud del espacio vacío alrededor se presenta como una enorme sala animada: cada uno contribuye a crear un ambiente de irresistible dinamismo. El equipamiento, tanto deportivo como para el tiempo libre, estudiado con buen gusto, utilizando materiales improvisados y en gran parte reciclados, se ha reducido a lo esencial y tal vez por ello logra mantener una sensación informal que hace que todos se sientan en un ambiente familiar, donde cualquiera encuentra un rincón de interés, con la posibilidad de alimentar y hacer que crezca una historia. Nuestras obras pretenden "no solo coger espacio, sino dar espacio", dice uno de los autores explicando que tejer el mayor número posible de relaciones entre lo que es y lo que será, es el objetivo último de sus esfuerzos. Un ideal que parecen reconocer en una ciudad accesible a todos, construida para la inclusión y la diversidad, que se nutre gracias a la implicación activa de la colectividad. Las historias parten de los edificios y vuelven enriquecidas con nuevas aportaciones, sin imponer ningún programa: son las personas las que una y otra vez definen el guion, actores de un teatro que los acoge y desea entregarles las directivas del escenario.

Virginia Cucchi

Credits:

JAJA Architects: https://jaja.archi/
Park ’n’ Play, Nordhavn, Copenhagen, Denmark, JAJA Architects, Photo Rasmus Hjortshoj/Courtesy of JAJA Architects
GAME Streetmekka Aalborg, JAJA ArchitectsPhoto Rasmus Hjortshoj/Courtesy of JAJA Architects
First Wooden Parking House, JAJA Architects and Open Platform (OP), Rendering JAJA Architects and Open Platform (OP)

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature