05-10-2021

NUEVA GRAMÁTICA y SINTAXIS de los MATERIALES

Arquitectura y Cultura,

Vivimos un momento de intensa ebullición y son muchas las diferencias preanunciadas que caracterizarán la casa de nuestro futuro. Estamos asistiendo a una verdadera reformulación de la gramática de los materiales, que nos conducirá a una sintaxis de la construcción y de la estructura de las obras muchos más ecosostenible.



<strong>NUEVA GRAMÁTICA y SINTAXIS de los MATERIALES</strong><br />
Paused...
Vivimos un momento de intensa ebullición y son muchas las diferencias preanunciadas que caracterizarán la casa de nuestro futuro. Estamos asistiendo a una verdadera reformulación de la gramática de los materiales, que nos conducirá a una sintaxis de la construcción y de la estructura de las obras muchos más ecosostenible. Para conseguir una economía circular que sea efectivamente regenerativa y saludable, que contribuya a la eliminación de la contaminación y los desechos, los materiales juegan un papel importante y deberán ser capaces de satisfacer las expectativas de una arquitectura concebida para afrontar los retos climáticos y ambientalistas de magnitud relevante.
 
La fractura entre el mundo natural y el artificial, causa de la crisis actual, parece estar destinada a sanarse gracias a una nueva sinergia en la que muchos están trabajando y a la que están dedicando pasión y energías. En la arquitectura son realmente muchos los esfuerzos que se están haciendo para recomponer las cosas. Volver a encontrar el equilibrio entre un mundo explotado y uno que no puede detener su crecimiento continuo está inspirando sistemas tecnológicos cada vez más sofisticados, que tomando como ejemplo el entorno natural, están imitando procesos seculares para intentar ofrecer una vida diferente a lo artificial, ayudándolo a conseguir una mayor sintonía con ese ecosistema que se desarrolla con equilibrio armonioso y estrechamente interrelacionado.
 
Excursiones inteligentes en este contexto perfectamente organizado han permitido aplicaciones que, en vías de desarrollo, están transformando los materiales destinados a la construcción en elementos cada vez más afines a los que componen el reino vegetal, provistos, por así decirlo, de una especie de linfa vital que los hace capaces de reaccionar y de metabolizar con éxito las condiciones climáticas adversas. De una red de personas competentes y fuertemente motivadas, procedentes de variadas ramas de especialización científica, un círculo virtuoso importante alimentado por la estrecha colaboración de estudiosos, investigadores, empresas y universidades, ha surgido un grande laboratorio que con gran emprendimiento se compromete a aliviar el impacto perjudicial de las construcciones, explorando y dispensando las más increíbles y futuristas soluciones. Con un ritmo cada vez más acelerado se están sucediendo una gran cantidad de propuestas innovadoras destinadas a aliviar el pesado efecto que una obra arquitectónica deja habitualmente, desde revestimientos capaces de absorber la contaminación o de retener la humedad del ambiente haciéndola evaporar posteriormente cuando la temperatura aumenta, imitando virtualmente el fenómeno físico de transpiración de nuestra piel, hasta los prototipos de biocemento capaz de reparar autónomamente los daños y las grietas que se generan con el pasar del tiempo o de reducir el CO2 del aire.

 
BUGA Wood Pavilion. ICD/ITKE University of Stuttgart. Photo Courtesy of ICD/ITKE

La circularidad nos enseña que hay variadas direcciones que se pueden tomar para no agotar el patrimonio de recursos que aún tenemos a disposición y nos aconseja antes que nada que no debemos malgastar, sino utilizar solo lo necesario de la forma más prudente posible. Esta admonición representa una de las innumerables urgencias a las que se dedica la Universidad de Stuttgart, con la coparticipación conjunta de las disciplinas que se exploran en los diferentes institutos pertenecientes al grupo. Y para este fin es que se ha concebido hace algunos años una interesante realización, que ha demostrado saber satisfacer este principio básico de la economía referente a las obras construidas, conjugando materias primas renovables, eficiencia, innovación digital e investigación científica. "Menos material" para obtener "más obra” es el incentivo que fomenta el BUGA Wood Pavilion, un trabajo complejo y muy cuidadoso, ideado para albergar conciertos y eventos públicos, cuya cubierta de madera un poco arqueada es el fruto de los esfuerzos conjuntos de la investigación científica conducida por la biomimesis, el Instituto de Diseño y Construcción Computacional (ICD) y el Instituto de Estructuras de Construcción y Diseño Estructural (ITKE).
 

BUGA Wood Pavilion. ICD/ITKE University of Stuttgart. Photo Courtesy of ICD/ITKE

En la marquesina biomimética, basada en los principios morfológicos del esqueleto plano y ahuecado del erizo de mar, se ha reducido a lo mínimo cada segmento de madera, constituido por dos placas conectadas con una costura industrial que, imitando los principios biológicos de las conexiones fibrosas y de encaje observadas en este animal, logra transferir las fuerzas de tensión entre los componentes. Este grande puzle tridimensional, una especie de caparazón muy liviano, ha sido posible gracias a un proceso de prefabricación robotizada con precisión submilimétrica.  BUGA Wood sugiere un modo de construir determinado por nuevos modelos de diseño y productivos, inspirado en el paradigma del Co-Design, una exploración real de alternativas para el diseño, la ingeniería y la fabricación a través de una respuesta computacional continua, en el contexto de un equipo interdisciplinario, asegurando el uso lo más eficiente posible de esas fuentes primarias que, gravemente empobrecidas, no se pueden desaprovechar.
 

Nomadic Museum. Shigeru Ban. Flickr/Paolo Mazzoleni

Nada se desecha, todo se recompone y crea nuevos espacios” es otro de los mantras que está profesando la arquitectura desarmable, en la que los elementos constitutivos son amovibles y reutilizables, proyectada pensando en la durabilidad de los edificios a través de sus diferentes potenciales vidas, una idea prevista sobre todo para las construcciones de uso temporal, pero que también es aplicable a aquellas que habitualmente estamos acostumbrados a considerar inamovibles. Pienso que merece una mención especial la iniciativa de un museo sostenible itinerante, que ya en 1999 el fotógrafo canadiense Gregory Colbert había imaginado, una estructura fácil de ensamblar, que pudiese conformar una galería transitoria para un trabajo suyo destinado a un tour con arribos y exposiciones en sitios de escala en todo el mundo. Fue el Pritzker Prize Shigeru Ban, famoso por sus creaciones muy respetuosas y en sintonía con la naturaleza, el encargado del diseño del Nomad Museum, que concebirá móvil y transportable, realizado por completo con contenedores de carga. Siendo iguales los componentes básicos, se podían delinear variados montajes simples y adaptables a los diferentes puntos de arribo, aunque con frecuencia se presentarán situaciones difíciles de manejar. Una especie de transformismo al que nos estamos acostumbrando cada vez más con su gradual y progresiva capacidad camaleónica y versatilidad. El enfoque proyectual actual está evitando gradualmente el echar cimientos invasivos y se orienta con conciencia hacia los componentes ampliables o desmontables, una arquitectura que se proclama cada vez más provisional y reversible.

Braunstein Taphouse. ADEPT. Photo Courtesy of ADEPT/Rasmus Hjortshøj Coast Studio 

En este sentido se impone el trabajo muy apreciado al que se dedica un equipo de jóvenes arquitectos daneses con ideas e iniciativas igualmente frescas y originales que, haciendo un uso muy racional y atento de los materiales, obtiene resultados que dejan positivamente asombrados por las múltiples posibilidades de replanteamiento. Braunstein Taphouse, un proyecto reciente del grupo Adept, encuentra su colocación estratégica entre el agua y la ciudad, ofreciendo un ejemplo convincente de la ruta que, proyectada hacia un real y verdadero enfoque visionario, está atrayendo cada vez más adeptos. Inspirado en la identidad marina algo ruda de los viejos almacenes del puerto, este edificio de dos pisos compendia dos funciones, la de centro de visitantes para la pequeña fábrica de cervezas del lugar, con capacidad para más de 15.000 visitantes, y la de lugar de encuentro local para sostener las iniciativas y actividades de la comunidad. Habla un lenguaje absolutamente contemporáneo que sabe encontrar una continuidad virtual con el entorno. Las características evocadoras de la forma y de los materiales seleccionados enfatizan su pertenencia. Apoyado sobre un muelle de madera, a pocos metros del mar, su existencia cobra consistencia a partir de una opción absolutamente realista. Ha sido ideado para un desmontaje rápido y completo en previsión de la posibilidad de que la administración municipal pretenda más adelante el terreno que ocupa para implementar mejoras climáticas. Construido con esmerado respeto por el medio ambiente, en su programación, basada en una economía de ahorro máximo, ha incluido pocos materiales todos ellos sostenibles, en lo posible no mezclados y con un volumen de desechos realmente inferior comparado con otras construcciones similares. Montado solamente mediante uniones mecánicas o con sistema de encaje, no será un problema desmontarlo y volverlo a montar en un lugar diferente.
 

Headquarters of Triodos Bank. RAU Architecten.Photo courtesy of RAUArchitecten/ Ossip van Duivenbode & Bert Rietberg.

Hay otra realización que representa una de las últimas tendencias de la arquitectura reversible, que contempla una nueva perspectiva, el camino hacia el futuro almacenaje digital de los materiales. En un área boscosa de los Países Bajos se articula mediante amplias volutas la sede de Triodos Bank, una de las últimas creaciones de RAU Architecten. El complejo se desarrolla con un sinuoso recorrido de meandros que parecen aludir metafóricamente a esa economía circular de la que es ejemplarmente la esencia. Tres cilindros de diferentes alturas con fachadas acristaladas curvilíneas, constituyen, gracias a la estructura formada por componentes de madera laminar y basta que se pueden desatornillar, "el primer edificio de oficinas 100% de madera, que puede desmontarse y volverse a montar a larga escala. Representa, según afirma su autor, una de las primeras realizaciones concebidas como un banco de materiales ya que cada una de las piezas ha sido anotada y registrada en detalle.
 
Este comportamiento éticamente responsable se ha visto repetidas veces y de modo creciente en las segundas vidas de las construcciones destinadas a exposiciones o a grandes eventos deportivos. El Pabellón de Italia de la Expo Dubai 2021 nace como un trabajo de equipo, en la óptica de esta filosofía, previendo la circularidad durante su vida, que lo acompañará a través de las diferentes etapas en las que enfrentará con versatilidad funcional las misiones y los servicios más variados, sin dejar huellas en el terreno en el que se habrá instalado con una ligereza extrema. Todas y cada una de las diferentes partes que lo constituyen, muchas de éstas utilizadas por segunda vez, después de terminarse el evento que ha justificado determinado tipo de ensamblaje, serán desmontadas, almacenadas y reutilizadas en otro sitio y para otra función, sin que alguna de sus partes termine en los vertederos. Es precisamente persiguiendo un tipo de arquitectura que pudiese ser replanteada, que el pabellón ha cobrado consistencia. Carlo Ratti, coautor del proyecto, desde siempre comprometido con las estrategias de vanguardia ante el reto de la regeneración sostenible de la indeseada situación en la que ahora nos encontramos, reafirma que el desarrollo esperado que debemos perseguir no debe olvidar el principio de conservación de la herencia a favor de las generaciones por venir, teniendo como objetivo ineludible la economía sin desechos. El Pabellón se presenta como un laboratorio que, conectando las personas y el saber, experimenta, con la intención de hallar soluciones más adecuadas y menos invasivas que ayuden a replantear la forma de construir para encontrar una más orgánica.

'Circular Garden', Fuorisalone in Milan. Carlo Ratti. Photo Courtesy of Carlo Ratti Associati/ Marco Beck Peccoz.

Espero que la arquitectura del mañana pueda crecer como un árbol”, una arquitectura que nazca de la tierra y regrese a la tierra es la ambiciosa aspiración que Ratti sueña y que ha manifestado hace dos años de forma emblemática y seductora durante el "Fuorisalone" en Milán, al realizar en el Huerto Botánico de Brera una estructura vegetal viviente de tamaño gigantesco. Arcos monolíticos de unos cuatro metros de altura que se alternaban, evocando los arcos de compresión pura de Antoni Gaudí, y mostraban una arquitectura altamente alegórica nacida de la raíz de la seta, el micelio, y destinada pasadas algunas semanas a descomponerse de modo natural. Y el codiseñador, Italo Rota, añade al concepto que “para hacer las cosas de un modo diferente debemos simplemente utilizar un futuro ya existente, explorándolo con creatividad… trabajando con otras formas de vida y también con las plantas, tratando de comprender las relaciones que estrechamos con éstas”. Así nacen los neomateriales presentados en esta grande instalación experimental en su versión plastic-free y bioclimática, nuevos materiales nacidos por semejanza y para completar un universo más amplio del que somos parte. Pinturas que reaccionan casi como reactivos orgánicos, algas capaces de absorber anhídrido carbónico y de transformarlo en oxígeno, y posteriormente utilizadas como fertilizante para la vegetación cultivada en la exposición, paredes y techos construidos con posos de café y conchas de naranja. Procedimientos manejados por la tecnología que reproduce los fenómenos que se observan en la naturaleza, los estudia y los analiza para luego prototiparlos.

'Circular Garden', Fuorisalone in Milan. Carlo Ratti. Photo Courtesy of Carlo Ratti Associati/ Marco Beck Peccoz.

El pasado ha sido en muchas ocasiones una fuente de saber que nos ha regalado valiosas lecciones. La relación que existía entre el hombre y la naturaleza, cuando no era alterada por medios mecánicos demasiado sofisticados, usados en calidad de intermediarios, priorizaba las aptitudes hechas de respeto y de utilidad recíproca. Aptitudes que una mujer sarda ha decidido escuchar y poner en práctica, transformando una pasión en una verdadera profesión. Focalizando su atención en las sobras agrícolas, vegetales y ganaderas, que en su región son extraordinariamente abundantes, comprenderá la importancia de crear una comunidad de propósitos con lineamientos comunes e iniciará una verdadera sinergia entre experiencias y conocimientos diversos. Fue más o menos a los 50 años que Daniela Ducato decidió compartir, a través de una plataforma común, los resultados de múltiples investigaciones y el know-how de cada una, llegando a realizar productos completamente naturales para la construcción, verdaderas excelencias, con las materias primas locales excedentes de los procesamientos de las diferentes empresas. Este intercambio cruzado de habilidades la ha convertido en la coordinadora de ‘La casa verde CO2.0, el centro de producción para la bioconstrucción más grande de Italia, una red inteligente nacida de una intuición aparentemente banal, alimentada por el amor por el medio ambiente, el deseo de crear una cadena de colaboración y de solidaridad recíproca, sanando, como consecuencia, quizás sin programarlo, la economía particularmente pobre de la zona. Lo que representa un desecho para algunos se vuelve un recurso para otros y, actualmente, Daniela coordina 72 empresas en Cerdeña y en otras regiones italianas con la satisfacción de proteger la biodiversidad animal, vegetal y, sobre todo, como ella misma lo afirma, la de la inteligencia humana.
 
Son más de cien los ingredientes vegetales y animales utilizados, evitando su desperdicio, y destinados a la bioconstrucción, con la prohibición absoluta de utilizar cualquier componente que no represente lo se habría tirado. Subproductos de la lana destinados a convertirse en desechos porque no eran adecuados para la hilandería, se convierten en geotextiles o aislantes térmicos para techos y paredes, gracias a la 'Filiera Edizero – Architecture For Peace', que realiza productos renovables kilómetro cero, oil-free, trazables y certificados. Y en esta amplia gama se encuentran las pinturas, las primeras en el mundo sin agua, con un ahorro del 90% en volumen y en embalajes, y obviamente absolutamente naturales, con una variada paleta cromática obtenida con el orujo de la uva siciliana Nero d'Avola o la Cannonau, o bien, con la piel del tomate y las partes no comestibles de las alcachofas. Entre el surplus que se desecha también está lo que queda del cáñamo y del corcho de Cerdeña, que contribuyen con el recurso de la circularidad, que no solamente devuelve con creces el coste ambiental y económico, sino quehabla de Italia, de sus colores, de su agricultura, reutiliza los vocablos de la cultura campesina en el lenguaje de la arquitectura”. También en lo que se refiere a la innovación de la pintura concentrada” y sin agua, que permite ahorrar en embalajes, costes y emisiones en la atmósfera, puesto que viaja en camiones menos pesados, la inspiración se deriva del modo en que el pastor nómada y trashumante estaba obligado a desplazarse llevando consigo objetos útiles y de poco peso, indispensables y resistentes. Esta capitana de un pequeño equipo, nacida en una zona considerada la más pobre de Italia, ha logrado convertirse en una de las voces más reputadas de la economía circular, condecorada, entre los numerosos reconocimientos nacionales e internacionales que ha recibido, con la distinción "Cavaliere della Repubblica", premiada como la mejor innovadora de Europa en el campo de la construcción verde y citada por Fortune como una de las mujeres capaces de cambiar el mundo, como emprendedora más innovadora de Italia, y sus productos han sido incluidos por el New York Times entre las 10 innovaciones que pueden salvar al planeta.

Virginia Cucchi

Credits:

Cover, 05-15 Photo: ADEPT. Braunstein Taphouse. ADEPT. Photo Courtesy of ADEPT/Rasmus Hjortshøj Coast Studio.
https://www.adept.dk/
01-04 Photo: BUGA Wooden Pavilion. ICD/ITKE University of Stuttgart. Photo Courtesy of ICD/ITKE. 
https://www.icd.uni-stuttgart.de/projects/buga-wood-pavilion-2019/
12-16 Photo: Headquarters of Triodos Bank. RAU Architecten.Photo courtesy of RAUArchitecten/ Ossip van Duivenbode & Bert Rietberg.
https://www.rau.eu/
17,18, 20 Photo: Nomadic Museum. Shigeru Ban. Flickr/Paolo Mazzoleni. Photo 19: Flickr/NaoyaFuji
http://www.shigerubanarchitects.com/
21-25 Photo: Circular Garden', Fuorisalone in Milan. Carlo Ratti Associati. Photo Courtesy of Carlo Ratti Associati/ Marco Beck Peccoz.
https://carloratti.com/

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature