25-05-2021

JUGUEMOS CON LOS ESPEJOS 

Dream The Combine,

James Harnois, Ryan Muir, Andrew Latrielle, Clayton Hackwith,

Installations, Mirrors,

El truco obviamente consiste en el rechazo del límite tras el vínculo de la imposición constante del límite” - Fred Moten



<strong>JUGUEMOS CON LOS ESPEJOS </strong>
Paused...
El poder del espejo es realmente seductor, captura a nivel perceptivo y desorienta por su efecto ambiguo. Capaz de representar la realidad circunstante con aparente veracidad, crea conexiones de continuidad, logrando involucrarnos en esta presunta realidad. Sin querer non hallamos sumergidos en un mundo que no corresponde con lo que afirmaban la mayor parte de nuestras convicciones y creencias. Y poco a poco advertimos el derrumbe de algunos paradigmas, de los que ya no estamos tan seguros y en base a los cuales nos comportábamos y decidíamos. Nos encontramos bastante desarmados y confundidos, y percibimos la necesidad de revisar algunas doctrinas que durante años han avalado nuestras postura y nos han llevado a actuar de una forma no tan libre como pensábamos. Ha llegado el momento de revisar un pasado que quizás no hemos vivido como creíamos, abrazando una verdadera autodeterminación, sino influenciado por fuertes condicionamientos que ni siquiera habíamos notado.
 
Desde hace tiempo escuchamos hablar del condicionamiento cultural, sin embargo, lamentablemente parece que aún seguimos siendo esclavos de éste a pesar de que ya desde mediados del siglo V a.C. Heródoto había hablado de ello. El ’Padre de la Historia’, como ha sido llamado, un hombre, a mi parecer, de una increíble actualidad, que nos ha dado una lección que habría evitado muchos comportamientos que siguen perjudicando una presunta apertura inclusiva respecto de la globalidad. Sosteniendo el valor del ‘relativismo’, se negó a reconocer la tradición griega como la única digna de ser considerada. Afirmando que todo pueblo tiene su propia tradición y cultura, demostró hace ya muchos siglos atrás que no se puede hablar de costumbres mejores de modo absoluto porque a cada persona parecerán siempre mejores aquellas que ha aprendido y asimilado en el entorno en el que ha crecido. Y en sus ‘Historias’ ha relatado una anécdota que expone este concepto de modo ejemplar:"Durante su reinado, Darío convocó a los griegos que estaban en su corte y les preguntó por cuánto dinero aceptarían comerse los cadáveres de sus padres. Los griegos respondieron que no lo harían por ningún precio. Entonces, Darío llamó a los indios llamados Calatias – que se devoran a sus padres – y, en presencia de los griegos, que comprendían lo que decía gracias a un intérprete, les preguntó por cuánto dinero consentirían en quemar en una hoguera los restos mortales de sus padres. Los Calatias, a gritos, pidieron a Darío que no dijera palabras impías”, Historias, III, 38, 3.
 

'Lure'. MadArt Studio, South Lake Union, Seattle. Dream The Combine. Fotografía de James Harnois/Cortesía de Dream The Combine.

Quizás deberíamos, con mayor frecuencia y con mayor atención, o por lo menos, sin la servil ceguera frente a los modelos paradigmáticos preconstituidos, observar con objetividad las diferentes perspectivas que una realidad reflejada, deconstruida, nos propone, captando los errores, las exageraciones y las exclusiones, para intentar reconstruirla modificando lo que salta a la vista y que nuestra conciencia no comparte. Esto es lo que una pareja de jóvenes está haciendo por la arquitectura, luchando contra las rígidas fórmulas que dañan a una profesión que debería estar al servicio de todos, buscando auténticos intercambios en las relaciones, evitando las jerarquías y las exclusiones. Autores de varias instalaciones, con frecuencia se han servido del espejo jugando con las incertidumbres visuales que este eficaz medio de comunicación genera, para poner en dudas la visión del mundo y de la sociedad contaminada por los prejuicios. Por medio de las posiciones e inclinaciones de las superficies especulares, activan situaciones dialécticas que, haciendo posible la multiplicidad de lecturas de un contexto, dejan entrever los cambios y las nuevas posibilidades. Los proyectos trazan e crean caminos que, al desviarse de aquellos obvios comportamentales y mentales, que han sido asimilados inconscientemente o a causa de una cierta pasividad, conducen hacia una progresiva toma de conciencia de la voluntad propia.

'Lure'. MadArt Studio, South Lake Union, Seattle. Dream The Combine. Fotografía de Claylon Hackwith/Cortesía de Dream The Combine.

Esta pareja, incluso cuando no recurre a la complicidad del espejo, utiliza otras estrategias que puedan estimular la curiosidad e inducir a la exploración de quien, experimentando con sus trabajos, se vuelve partícipe activamente. La intención permanece inmutada y con resolución se esmeran en conducirnos hacia una real y verdadera conciencia, evitando la inflexibilidad de ciertas posturas, fracturando y rompiendo las falsas certidumbres. El diálogo se instaura capturando al público mediante un llamado que resulte lo más irresistible posible, una especie de ‘canto de sirenas’. Como ellos mismos dicen, “para trabar con lo complejo de la narrativa, de la imagen, del espacio y de la experiencia directa utilizan el lenguaje del cine y de la escenografía teatral” y es mediante esta solución, tanto efectiva como catalizadora, que han dado vida a ‘Lure’. El título de la intervención ostenta y refuerza el ingrediente fundamental que podrá activar el contacto y, seguidamente, llevará a vivir la experiencia especialmente estudiada para derribar lo que constituye una división entre lo público y lo privado. Una red de construcción para la recogida de los escombros, normalmente utilizada en los trabajos de reestructuración, con la fuerza cautivante de un vibrante azul intenso y el empleo del full color, o ‘Chroma Keying’, técnica a la que se recurre en la posproducción para resaltar el primer piano, envuelve la fachada de una galería de arte que se asoma a la avenida principal de South Lake Union, en Seattle. La red, como si se tratara de una obra en ejecución, nos dice que en MadArt Studio están sucediendo cosas y captura la atención de los pasantes, normalmente indiferentes a las muestras que se realizan, invitándolos a seguir un recorrido preestablecido que, caracterizado por el mismo y llamativo color, se dirige hacia el interior del edificio.Un conjunto de pasarelas, desarrolladas a partir de una malla del mismo e intenso azul eléctrico, pasillos en zigzag, pasajes fragmentados y superpuestos, serpentean formando rutas laberínticas en un gigantesco complejo de hierro que, sostenido por tirantes, parece suspendido en el vacío. La estructura-escultura, una especie de ‘túnel geométrico azul’, con ángulos agudos, definida como un "sistema circulatorio de ciclo continuo”, desorienta, obligando a continuar prestando atención a donde se pisa. Y, paradoxalmente, la trampa que nos ha hecho sentir desestabilizados, nos ofrece la ocasión de concentrarnos en nosotros mismos y de tomar decisiones con autonomía. El circuito asume un fuerte carácter metafórico, se trata, como lo dicen sus autores, de “un reto a nuestra forma de movernos de modo automático en el mundo”.  

Jennifer Newsom y Tom Carruthers, creadores de ‘Lure’, socios en el trabajo y compañeros de vida, se presentan de una forma que parece muy original, de seguro alejada de los cánones convencionales. Ha sido con una declaración de apertura sin prejuicios hacia ninguna forma posible de contaminación y de colaboración que han decidido llamar a su estudio ‘Dream the Combine’. Esta expresión hace de nombre y se convierte en una especie de manifiesto de sus aspiraciones, en un momento crucial de su nueva vida juntos cuando dejarán Nueva York y fundarán su empresa, y se encontrarán frente a la toma de decisiones importantes. Lanzan un mensaje que habla del ideal de combinar las potencialidades de ambos más, sobre todo, de sueños, un aspecto que siempre debería caracterizar el trabajo de todo arquitecto y artista.

‘Hide & Seek’. YAP MoMA PS1, 2018, Long Island City, New York. Dream The Combine. Fotografía de Pablo Enríquez/Cortesía de Dream The Combine.

El talento creativo de la pareja se ha visto reforzado por una victoria con seguridad significativa para estos jóvenes, que se disponían a emprender su propia carrera cuando una de sus instalaciones experimentales site-specific, a amplia escala, concebida como síntesis entre arte, arquitectura y temas culturales, se adjudicó la edición de 2018 del Young Architects Program MoMA PS1. ‘Hide & Seek’, la estructura ganadora, desarrollándose en el patio del Museo de Arte Moderno con los despreocupados colores de un juego para niños, se propone como una presencia realmente interactiva para las veladas veraniegas de conciertos y eventos del Warm Up Summer Music Series anual. Nueve elementos, sostenidos por un perfil de hierro, en secuencia continua y sin interrupciones, crean recorridos, sugiriendo poco a poco opciones de entretenimiento y descanso, ocasiones para caminar, sentarse, reunirse o apartarse. Las plataformas y las pasarelas se presentan a alturas diferentes, se persiguen enlazando momentos de encuentro y se alternan con una amplia malla de metal que hace de hamaca, en la que es posible saltar o acostarse a contemplar las estrellas. La instalación se presenta en apariencia con la elegancia formal de un montaje escultórico, cuya estática rigidez contrasta con la dinámica fluidez que comportan las situaciones propuestas definidas por la espontaneidad de la casualidad. La idea de vivir una condición en mutación sin organización previa sino accidental, resulta enfatizada por los inmensos espejos suspendidos que miran hacia el interior y que, dejados libres de moverse y oscilar con el viento y de ser tocados por los visitantes, renuevan continuamente las escenas que reflejan. Su distribución ha sido estudiada estratégicamente con el fin de expandir la ilusión del espacio más allá de los límites físicos del museo, llegando a las calles circunstantes y generando conexiones inesperadas, que ven reproducido en los espejos el barrio limítrofe, animado por la más variada colectividad, sin discriminaciones ni exclusión alguna.

Esta manipulación, capaz de ampliar los confines físicos derribando las barreras entre lo público y lo privado, responde a la aspiración de activar el entorno urbano incluyendo un área más amplia y variada y un público igualmente heterogéneo, con la generosidad que debería estar implícita en las obras arquitectónicas. La intervención resulta una propuesta provocativa que debería estar dirigida no solamente, en este caso específico, a Long Island City, sino más en general a las ciudades norteamericanas y a las ciudades del mundo. El MoMA y su patio protegido por muros se convierten en una ocasión para demostrar la necesidad de un cambio y de una participación en el arte sin fronteras. La frase ”You are here”, situada en uno de los puntos más altos y visibles, que está dirigida a quien no va a entrar pero que le ofrece de cierta manera la posibilidad de compartir el hecho, aúna la necesidad de transgredir y de romper con los convencionalismos y la rigidez, que son la causa de la exclusión. El mensaje evoca el “Art Is…, performance que Lorraine O’Grady, una artista que todos deberían conocer, realizó para responder a la afirmación de un amigo suyo, que estaba convencido de que el arte de vanguardia no tenía nada que ver con los negros. Un carro de desfile con 15 actores afroamericanos y latinos, todos ellos vestidos de blanco, fue preparado en 1983 para el desfile anual del Día Afroamericano en Harlem. Participando de la atmosfera general sumamente festiva, los bailarines caminaban y danzaban entre la multitud con marcos dorados vacíos y vociferaban “enmárcame, haz de mi arte”, invitando a los espectadores, en su mayoría afroamericanos, para que se tomaran fotos dentro de los marcos, como sujetos dignos de una representación artística. Las fotos tomadas fueron recopiladas para dar vida posteriormente a la exposición del mismo nombre “Art Is…
 
O’Grady, introduciendo con éxito el arte de vanguardia en la más grande y más numerosa manifestación de la población negra que se pueda imaginar, no solo había demostrado a su amigo que estaba equivocado, sino que además supo llamar la atención de los reflectores sobre una grave omisión, el tema de la exclusión y la subrepresentación racial. La intención del desfile se focalizó en los espectadores, que se convirtieron en los verdaderos protagonistas. “El encuadre de la obra, de esta forma, se vuelve método, contenido y metáfora’.  ‘Ser enmarcado’ idiomáticamente significa ser percibido como sujeto artístico, incluso sin quererlo, así como una superficie reflectante puede ser metáfora de apertura, de umbral, un ‘pasaje’ para acceder a un mundo que no siempre es de todos.
  ‘Hide & Seek’. YAP MoMA PS1, 2018, Long Island City, New York. Dream The Combine. Fotografía de Brandon Polanco/Cortesía de Dream The Combine.

En ‘Hide & Seek’ el espejo se presta para otra situación experiencial, un estímulo que induce a expresarse a través de la gestualidad del cuerpo. Las superficies reflectantes se integran como elementos que completan la escena, que permiten la improvisación y espectáculos inesperados. Los movimientos, las posturas, nacen de una especie de contacto responsivo que se crea con el contexto del momento, así como las manifestaciones que el marco dorado de O’Grady supo instaurar con la calle. La multitud se vuelve la protagonista y la dirección de la performance queda en manos de su creatividad artística.
 
Los espejos también entran con frecuencia en lugares abandonados originando instalaciones que atraen con la fuerza magnética de los enigmas espaciales que sugieren, dando vida a escenografías que embrujan, logrando sintetizar un dualismo inseparable y racionalmente inexplicable. Mundos paralelos entre los que está trazada una finísima línea, prácticamente inefable, algo así como la que separa el mundo sensible del inteligible que Platón trató de explicar mediante una alegoría bien conocida. En el mito de la caverna, el hombre ve sombras y cree que son presencias reales. Un grupo de prisioneros ha sido encadenado, desde su nacimiento y por toda su vida, con la mirada puesta en la pared blanca de una gruta y, todo lo que pasa delante de una fogata que se encuentra a sus espaldas, transportado más allá de un muro bajo a lo largo de la carretera, al proyectarse en la pared, a ellos les parece ser la realidad, aunque se trate solo de simples formas de objetos varios, animales, plantas y seres humanos. Si uno de ellos fuese liberado y obligado a mirar en la dirección opuesta, hacia la entrada de la caverna, Platón dice que, antes que nada, quedaría deslumbrado con la luz del sol y luego, aunque le fuesen mostrados aquellos objetos sin vida, tendría dudas y probablemente preferiría sentirse seguro y seguir creyendo en las sombras. Necesitaría tiempo y, tras comprender la situación, seguramente querría liberar y hacer partícipes a sus compañeros, pero esto sería seguramente un problema porque no es fácil aceptar una nueva condición que nos hace sentir mal y que subvierte las creencias que consideramos realidades incontrovertibles.

Aunque se trate de una época muy lejana, el tema del relativismo cultural surge nuevamente con la fuerza de los problemas actuales, con el tono denigratorio de quien usa las sombras para ocultar la realidad y de quien no quiere ver más que las sombras que le ofrecen seguridad. En nuestro siglo, el mito de la caverna podría interpretarse como una metáfora de la injerencia y la influencia de los medios de comunicación de masas, de quien tiene el poder económico y político sobre la opinión pública y está interesado en ocultar la realidad manipulando muchas veces las noticias para su beneficio propio. Artistas pertenecientes a los más variados sectores, desde el cine hasta la literatura y las artes visuales y escénicas, han ofrecido en muchas ocasiones su contribución para ayudar al hombre en el difícil camino hacia una toma de conciencia y de decisiones con autonomía.
 
También Jennifer y Tom están muy comprometidos con esta tarea de liberarse de las formas de pasividad, que ofuscan el sentido de responsabilidad que cada uno de nosotros debería mostrar, descubriendo formas posibles de reeducación que hacen de la experimentación y del dilema sus condiciones más eficaces. Es precisamente en los momentos de crisis, de gran incertidumbre, que con frecuencia terminan en confusión, que más maduran las propuestas que se desvían de las creencias y de las prácticas comunes y que más bien responden a las exigencias éticas y morales sincera y objetivamente sopesadas.

‘Longing’. Twin Cities, Minnieapolis. Dream The Combine. Fotografía de Clayton Hackwith/Cortesía de Dream The Combine.

Hay otra instalación que, además de contribuir con la misma causa, nos pone frente a un tema de vital importancia e interés. ‘Longing’, "un'expresión emotiva y juego verbal sobre el extenderse", según las palabras de sus creadores, nos remite a una historia bien curiosa e importante desde el punto de vista del reciclaje arquitectónico. Una compañía de diseño de Twin Cities había, algunos años atrás, ofrecido una suma de dinero para transportar y posteriormente reutilizar una sección de 84 pies de longitud, parte del sistema de la infraestructura peatonal de conexión entre dos edificios en el centro de Minneapolis. Jennifer y Tom decidieron concederle una nueva vida a este segmento. Dos espejos móviles con suspensión cardán de igual tamaño, fueron colocados internamente, puestos uno frente al otro, en los extremos del fragmento de skyway. Haciendo presión sobre un contrapeso en la parte posterior de los paneles, cualquier persona era capaz de aportar cambios en la estructura interior, generando distorsiones, deformaciones extrañas y cambios imprevisibles, inyectando así actividad motora a un cuerpo de hierro que ya había sido descartado y que había constituido un elemento de conexión con mucho tránsito y movimiento. La contraposición de las dos superficies de espejos creaba un efecto de grande profundidad en direcciones diversas, que engullía, literalmente, por efecto de esta magia visual.

Se presentaba como un umbral surreal, una invitación a viajar hacia el infinito. Y la historia de renacimiento no acaba con esta intervención tan estimulante, llegará la inesperada invitación de una fotógrafa que, como cierre de la muestra preparada en ocasión de la instalación, habiéndose enamorado de las 40 toneladas de hierro pidió que este largo paralelepípedo fuese colocado a orillas del Lago Superior, a tres horas de coche desde la ciudad, como una casa minimalista pero también muy especial para su joven familia. CityDeskStudio, que había comprado originalmente la pieza y lanzado la propuesta de salvarlo pues no aceptaba su injusto final con la demolición, comparte con Jennifer y Tom el mérito de la gestión inteligente de este renacer. Esto debería despertar mecanismos de cambio en la forma de afrontar ciertos restos de arquitecturas, evitando relegarlos como monolitos fijos en la permanencia inmutable de una utilidad unívoca. Y también espero que las incertidumbres perceptivas que Jennifer y Tom logran estimular con sus instalaciones tan audaces y anticonvencionales cambien esa tendencia, bastante difundida, que contamina y estandariza la originalidad que, paradoxalmente, todos quisieran tener, en esta época que lamentablemente hace de lo convencional la corriente dominante.


Virginia Cucchi

Credits:

Dream the Combine : http://www.dreamthecombine.com/

Cover: ‘Hide & Seek’. YAP MoMA PS1, 2018, Long Island City, New York. Dream The Combine. Photo by Pablo Enriquez/Courtesy of Dream The Combine.
01-02: 'Lure'. MadArt Studio, South Lake Union, Seattle. Dream The Combine. Photo by James Harnois/Courtesy of Dream The Combine.
03-04: 'Lure'. MadArt Studio, South Lake Union, Seattle. Dream The Combine. Photo by Claylon Hackwith/Courtesy of Dream The Combine.
05-06:‘Hide & Seek’. YAP MoMA PS1, 2018, Long Island City, New York. Dream The Combine. Photo by Pablo Enriquez /Courtesy of Dream The Combine.
07:‘Hide & Seek’. YAP MoMA PS1, 2018, Long Island City, New York. Dream The Combine. Photo by Brandon Polance/Courtesy of Dream The Combine.
08: ‘Hide & Seek’. YAP MoMA PS1, 2018, Long Island City, New York. Dream The Combine. Photo by Ryan Muir/Courtesy of Dream The Combine.
09: 'Longing’. Twin Cities, Minnieapolis. Dream The Combine. Photo by Clayton Hackwith/Courtesy of Dream The Combine.
10: 'Longing’. Twin Cities, Minnieapolis. Dream The Combine. Photo by Andrew Latrielle/Courtesy of Dream The Combine.
11: 'Clearing'. Dream The Combine. Photo by Claylon Hackwith/Courtesy of Dream The Combine.

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature