21-10-2016

Complejo Olivetti en Ivrea, un recorrido por la arquitectura italiana del siglo XX.

Ignazio Gardella,

Gianluca Giordano,

Milán,

Oficinas, Deportes y Bienestar, Jardines de infancia,

Eventos, Exposición, Premio,

Del racionalismo arquitectónico al diseño industrial entre las décadas 30 y 60 del siglo XX.



Complejo Olivetti en Ivrea, un recorrido por la arquitectura italiana del siglo XX.

Adriano Olivetti fue uno de los primeros en tener en cuenta los problemas medioambientales, la tutela del territorio y el desarrollo compatible. Ya en sus tiempos alertó respecto al hecho de que los recursos naturales no son infinitos, reflejando su compromiso en iniciativas que consideraba útiles para la comunidad.

Hay que visitar:
MAAM - Museo dell’architettura moderna de Ivrea
Un itinerario por las obras que representan la herencia arquitectónica de Adriano Olivetti es la mejor forma de entender los sueños y los proyectos de un hombre que se reveló como una de las mentes más iluminadas de su época. Inaugurado en 2001, el "Museo" relata, en un recorrido de aproximadamente 2 km, la aventura olivettiana: a partir de las construcciones de los arquitectos Figini y Pollini, la fábrica Olivetti, la guardería, la casa con 24 viviendas y servicios sociales, al comedor empresarial firmado por el arquitecto Ignazio Gardella, pasando por las casas de los arquitectos Nizzoli y Oliveri, por las obras del arquitecto Eduardo Vittoria (entre las que figura el Centro de estudios y experiencias de 1955) y los proyectos de los arquitectos Gabetti e Isola, como la «medialuna» soterrada de la Unità residenziale ovest, y hasta los edificios más recientes como el Palazzo Uffici 2 del arquitecto Gino Valle.

Via Jervis, la calle a la que da la fachada de la fábrica Olivetti (fundada en 1896), representa el trazado principal de un itinerario equipado ramificado, que se recorre a pie y que se extiende sobre las laderas situadas a la izquierda y a la derecha de la fábrica. En los puntos estratégicos del recorrido hay paneles informativos que contienen las explicaciones esenciales sobre los edificios para los visitantes. Por un lado el itinerario da la posibilidad de apreciar en el conjunto las cualidades ambientales y naturalistas del emplazamiento, que se mantenían incluso durante el periodo de más actividad de la fábrica, y que actualmente se acentúan por la industrialización, donde los edificios parecen tener una distribución como si fueran los «cuadros de una colección».

Asilo nido (Guardería) - Luigi Figini y Gino Pollini
En 1941 se inaugura la guardería para los hijos de los empleados de Olivetti en el Borgo Olivetti, en Ivrea. Los arquitectos Luigi Figini y Gino Pollini diseñan una serie de espacios funcionales articulados en bloques paralelepípedos, racionalistas, revestidos con piedra autóctona. El jardín sigue las curvas de la roca diorita, mientras que en el interior, con una distribución que se centra en las distintas actividades, y que se convertirá en un modelo a seguir, se diseñan específicamente los juegos de madera, como el elefante-tobogán y las grandes cestas con ruedas que sirven para transportar a los niños.

Palazzina centro studi e esperienze - Eduardo Vittoria
El centro de estudios, abierto en julio de 1955, es un edificio razonado, fruto de una extensa investigación. Es una estructura de forma libre y con movimiento, pero ordenada en base a líneas geométricas correspondientes a un cruz de cuatro brazos asimétricos que parten de un cuerpo central. El arquitecto Eduardo Vittoria dispuso de una gran libertad de elección a la hora de realizarlo. No había problemas ni de espacio ni de formas, pero la cercanía de las instalaciones de los arquitectos Figini y Pollini, cargadas de significado, donde se estaba realizando una ampliación, hacía más difícil encontrar una solución satisfactoria. El arquitecto Eduardo Vittoria – como él mismo explica en la revista “L’Architettura” – se abandona a la inspiración de los grandes maestros: “la innovación espacial de Wright, el rigor lingüístico de Mies van der Rohe, la tradición italiana del siglo XVIII, de Vanvitelli a Valadier”. Está convencido de que “no hay nada nuevo que inventar en la arquitectura moderna, pero en cambio hay mucho que estudiar para profundizar en los temas que nuestros maestros ya han elaborado”.


La Mensa - Ignazio Gardella
El arquitecto Ignazio Gardella, que en 1955 se había adjudicado el Premio Nacional de Urbanística y Arquitectura Olivetti, es el encargado de proyectar el nuevo comedor empresarial para los empleados de Olivetti. Se elige para ubicarlo una zona verde a los pies de la colina, en el Convento de Ivrea, antigua vivienda de la familia Olivetti, a pocos metros de la fábrica. La empresa consideraba importante que los empleados, además de estar bien alimentados, pudieran distraerse visual y mentalmente, encontrándose en plena naturaleza. Para que el momento de la comida fuera aún más relajante y agradable, el comedor cuenta con enormes ventanales por los que se puede admirar el panorama del entorno. El edificio se inauguró en septiembre de 1959, y está estructurado en dos plantas soterradas y otras dos elevadas, donde están instaladas respectivamente las cocinas y las salas donde se sirven y se toman las comidas.

Palazzo Uffici - Annibale Fiocchi, Marcello Nizzoli y Gian Antonio Bernasconi
Las obras del edificio, imagen de la dirección de la empresa Olivetti, empiezan tras la muerte de Adriano, en torno a 1961, y se completan tres años más tarde. El proyecto es de los arquitectos Annibale Fiocchi, Marcello Nizzoli y Gian Antonio Bernasconi, los mismos que habían realizado el edificio de oficinas Olivetti en la via Clerici de Milán en 1954. La planta está compuesta por tres brazos fijados mediante bisagras a un elemento central, en clara referencia a otros proyectos, a partir del de Eduardo Vittoria para el Centro Studi ed Esperienze. Mediante la articulación de los volúmenes, el edificio busca el diálogo con el entorno, que desaparece en 1986 cuando se construye el segundo edificio para oficinas, según un proyecto del arquitecto Gino Valle. La entrada del edificio se caracteriza por la presencia de una gran escalera en forma de hélice sobre planta hexagonal, con decoraciones y grabados de Nizzoli y un bajorrelieve de Andrea Cascella. La distinta orientación de las fachadas sugirió a los diseñadores una variación en la instalación de las ventanas: las que están orientadas hacia el este y el noreste están colocadas por fuera, mientras las que dan hacia el suroeste y el noroeste por dentro. Como consecuencia las fachadas son diferentes y evocan los estudios de los arquitectos Nizzoli y Oliveri para la casa de dieciocho viviendas, construida en la calle Jervis casi enfrente del edificio de oficinas, con fachadas más homogéneas por el corte particular de los volúmenes.

Exposición permanente “Cien años de Olivetti, el proyecto industrial”
Realizada por el archivo histórico de Olivetti en 2008 la exposición ayuda a reconstruir la epopeya de una empresa vanguardista que destacaba tanto desde el punto de vista técnico como por la responsabilidad social demostrada, contribuyendo además a definir el gusto italiano exportado al resto del mundo.

Museo Tecnologicamente
Este museo tiene como fin no sólo la conservación, sino sobre todo la realización de actividades como talleres didácticos, exposiciones temporales, laboratorios y proyectos artísticos para que todo el mundo pueda sacar partido de las grandes innovaciones técnicas.


Unità residenziale Ovest
Aunque fue realizada casi diez años después de la muerte de Adriano Olivetti, Talponia (como la bautizaron los habitantes del lugar) es una realidad arquitectónica especial, que confina con la utopía. Excavada bajo tierra y realizada con materiales contemporáneos, se mimetiza con el entorno y representa uno de los objetivos de la arquitectura que inspiró Olivetti.

Palazzo Civico y el centro de Ivrea
Adriano Olivetti, además de estar muy apegado a su tierra, fue también alcalde de Ivrea. Paseando por el centro de esta antigua ciudad se puede enriquecer aún más la visita, gracias al diálogo establecido entre el pasado reciente, el más remoto y la época contemporánea. En el casco histórico se puede admirar el edificio del hospital, realizado por los arquitectos Gardella y Magnaghi; los barrios de las afueras como Canton Vesco, proyectados por los arquitectos Annibale Fiocchi, Marcello Nizzoli, Gian Mario Olivieri, Ludovico Quaroni, Mario Ridolfi y Wolfgang Frankl, Canton Vigna, Bellavista, Cirst, todos incluidos en los itinerarios del Maam, cuyo eje de todas formas se mantiene en la zona alrededor de via Jervis.

Donde comer.
La Mugnaia – el nombre del restaurante se inspira en la figura histórica del famoso carnaval. Es un sitio agradable y en verano cuenta con una terraza acogedora. Los precios son contenidos en relación a la calidad. Disponen de dos menús de degustación, y su cocina resulta interesante, divertida e innovadora, pero "sin pasarse".

Imágenes: (c) Gianluca Giordano


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature