1. Home
  2. Arquitectos
  3. Entrevistas
  4. Salvatore Re

Salvatore Re

Salvatore Re
Architect Salvatore Re reflects on the relationship among architecture, politics and sustainability, discussing some of his recent projects in Tuscany.
Interview with Salvatore Re by Flores Zanchi

Su último proyecto en Pisa, “Officine Porta Garibaldi”, representa un importante emblema contemporáneo en un contexto histórico. Nos cuenta cómo surgió el proyecto y cómo cambiará la ciudad

Officine Porte Garibaldi nace por expreso deseo de la administración municipal de Pisa, junto con la región de la Toscana, para poner en marcha una serie de subvenciones públicas que financien la restauración del patrimonio arquitectónico existente así como iniciativas que contribuyan a la vida social de la ciudad. La estructura de cristal que acogerá Officine Porta Garibaldi forma parte del “Proyecto le Mura” de recalificación de la antigua muralla medieval. Probablemente sea la primera vez que en Pisa, en colaboración con la concejalía de patrimonio, se actúa de forma transparente desde el principio, especificando el uso al que se destinará realmente el edificio. De esta forma se consigue valorizarlo y concebirlo como un bien que recupera una perspectiva humana. La intervención incluye la realización de un centro de servicios multimedia y de un centro para los derechos del ciudadano, cuyo objetivo es ampliar la oferta de servicios socioculturales y de hospitalidad turística de la ciudad de Pisa y alrededores. Un núcleo destinado a ejercer funciones interculturales y sociales, haciendo especial hincapié en los problemas relacionados con la inmigración, la cooperación al desarrollo, y con la promoción cultural. Desde el punto de vista arquitectónico los temas en los que se basa el proyecto son la transparencia y la sostenibilidad medioambiental y social. De hecho el edificio se caracteriza por ser un envoltorio transparente de altas prestaciones que se articula siguiendo las formas del edificio anterior, en torno a los dos núcleos principales que incluyen los servicios y las conexiones verticales. La transparencia de las paredes acristaladas es funcional a nivel energético ya que consiente que entre la luz en el edificio a través de un triple cristal con pantallas solares fotovoltaicas capaces de producir energía. Además la permeabilidad del edificio permite relaciones inéditas en el área. Desde la nueva plaza que da a Via Gioberti se podrá contemplar y valorar la antigua muralla y acceder a la “plaza cubierta” situada en el centro y conectada directamente con el antiguo jardín trasero de la muralla urbana. Reinterpretar un edificio significa, desde mi punto de vista, juntar varias cosas que individualmente tengan las mismas prestaciones, sin limitar la calidad de los materiales y las instalaciones, y a la vez optimizar gastos. Sólo así ha sido posible contar con un envoltorio costoso que encierra distintos valores: arquitectónico, energético, estructural, de redescubrimiento histórico de la muralla y valor funcional para quienes vivan en él. Por lo tanto un envoltorio de altas prestaciones que guarda en su interior como algo precioso las actividades del centro. Los temas principales del proyecto que se han de enfocar con una actitud ética y responsable son habitabilidad, luminosidad y energía.



Muchas de sus construcciones se basan en la idea del proyecto ético y responsable. ¿Cuál es su idea de sostenibilidad y cómo se compagina con el valor público de un edificio?

El concepto di sostenibilidad en los últimos años lo ha tomado prestado la política para conseguir el apoyo del público. En mi opinión la sostenibilidad pasa por la sencillez en términos de excelente funcionamiento del edificio, búsqueda de materiales, gastos de gestión y mantenimiento limitados. Estos temas han sido objeto de reflexión humana desde los tiempos de la choza primitiva. Creo que la sostenibilidad es un punto fuerte del concepto de bien común: está relacionada con el sentido público entendido como bien que se ha de devolver a la ciudad, que el arquitecto piensa en la sostenibilidad como elemento central durante la realización del proyecto. El político, a lo largo del tiempo, se ha adueñado de la idea de sostenibilidad arquitectónica para conseguir el apoyo popular más que para concentrarse en redescubrir el sentido público de la arquitectura. Officine Porta Garibaldi se integran en una nueva idea de sostenibilidad en el sentido de que desea ofrecer al público una nueva plaza, para dar la posibilidad a los ciudadanos de encontrarse y compartir el mismo sitio.


A propósito de valor social, espacio de vida y ahorro, otro proyecto que se ha convertido en un modelo en Italia es el del campus universitario Praticelli, donde usted ha creado espacios habitables, agradables para los estudiantes, a la vez que se mantienen bajos los gastos gracias a la optimización de los sistemas de construcción...



Officine Porta Garibaldi pretenden imitar, como acaba de señalar usted, la experiencia de Praticelli. Pisa tiene gran potencial de actividades económicas, incluida la universidad que por sí sola tiene cincuenta mil estudiantes. En la época del proyecto de Praticelli, se advirtió la necesidad de utilizar este potencial creando un lugar agradable y optimizando gastos. Al no disponer de recursos lo que empleé en el proyecto fueron vías alternativas mediante el terceto: idea, concisión e innovación, que caracteriza mi obra desde siempre.
El edificio, de tres pisos de altura, está compuesto por un largo cuerpo principal dedicado a servicios y apartamentos para profesores al que se incorporan seis brazos de alojamientos para estudiantes, cada uno diferenciado por un color primario y uno secundario. Para fomentar la relación entre estudiantes en la planta de calle y en el primer piso del cuerpo principal se sitúan lugares colectivos como comedor, cafetería, enfermería, ludoteca, sala de internet, sala de música, espacio comercial, banco, gimnasio, salas de vídeo y de conferencias, auditorio, salas de estudio y biblioteca. Los distintos espacios están conectados por un único volumen de doble altura que facilita la comunicación y la reunión de los estudiantes. Este espacio recibe luz a través de una gran cristalera diseñada por Werner Sobek con un innovador sistema de construcción en el que las placas de cristal aislante, de casi tres metros de altura están sujetas solamente por cables de acero y abrazaderas, lo que aporta ligereza a la estructura. Los sistemas de construcción han sido optimizados gracias a un alto nivel de ingeniería. Todo el edificio está construido con un presupuesto limitado gracias a la amplia aplicación de los prefabricados y a la atención por las características de los materiales en la fase de proyecto. Un ejemplo en este sentido son los revestimientos de las fachadas ventiladas, estudiados en base a las medidas de fabricación de las bobinas de chapa de zinc titanio y de los tableros de madera baquelizada, para evitar los más posibile el sobrante de material. Una experiencia que para mí ha sido interesante, ha sido visitar el edificio como simple espectador para ver cómo viven estos jóvenes, y para comprobar si el proyecto estaba funcionando. A propósito de los colores, un día entré en el pasillo naranja y me fijé en que una de las chicas había comprado jabón naranja y una toalla naranja, prolungando así ulteriormente el proyecto. La dedicación que habíamos puesto al proyectar el edificio continúa aún ahora en la interpretación que dan los estudiantes a los espacios, una especie de expansión, de transferencia ideal de nosotros a la comunidad de usuarios, en este caso los propios estudiantes.

El tema de las relaciones sociales y de la arquitectura lo aborda también en sus proyectos recientes para las plantas de valorización energética de Livorno y Génova, en las que usted ha transformado lo que normalmente se considera un monstruo ecológico en un instrumento que comunica con la ciudad. ¿Podríamos entrar en detalle?



La planta de valorización energética ha dejado de ser únicamente una infraestructura para resolver un problema de carácter industrial, y ahora debe pensarse como algo que se integra con la sociedad y las costumbres del lugar. Por ejemplo Livorno históricamente ha sido una fragua de movimientos sociales y culturales, así que para nosotros ha sido esencial tener en cuenta la ciudad a la hora de realizar el proyecto, es importante eliminar los residuos que producimos a la vez que se crea energía para los ciudadanos. Además éste es un proyecto que han realizado conjuntamente distintos profesionales, por lo que funciona tanto desde el punto de vista tecnológico como urbanístico. La planta de valorización energética ha sido concebida como una parte del barrio conectada con la ciudad. Un edificio de esta envergadura sólo es factible mediante un sistema que reúne en la misma mesa de diálogo a ingenieros y arquitectos. Ha sido un proceso largo, de hecho el primer proyecto se remonta al 2001 y hasta ahora no se habían empezado las obras. El proyecto nace como una ampliación de la estructura existente, creando una línea nueva de incineración, emplazada en un volumen único realizado con un caparazón de red metálica que aporta al conjunto una marcada expresividad. La chimenea representa el elemento simbólico de mayor impacto paisajístico y se erige como punto de referencia importante en el paisaje urbano. Está formada por una estructura compleja generada por una torre elipsoidal ahusada en la parte superior y con planta de trébol, dotada de un sistema de leds que la convierte en interactiva y que mediante la proyección de mensajes relativos a la producción energética de la planta comunica la intención de que la estructura sea un espacio de utilidad social. En paralelo a la función comunicativa, en mi opinión, la planta debe cumplir también una función didáctica. Por ejemplo programar visitas guiadas para estudiantes y ciudadanos en general, sería ideal para hacer que un edificio en apariencia distante, dialogue con Livorno y el territorio toscano.  
De esta forma, las características arquitectónicas hacen que la planta pase de ser un monstruo del que defenderse a un lugar de ocio y para fomentar la conciencia social de los jóvenes en materia de respeto por el medio ambiente. En el caso de Génova, la idea es reutilizar la zona de descarga existente, contruyendo en ella otra planta de valorización energetica. Para este proyecto hemos creado el slogan “ da luogo rifiutato a paesaggio del rifiuto (de lugar deshechado a paisaje del deshecho)”, para dejar clara la inteción de cerrar una cicatriz del territorio con la creación de un nuevo espacio de vida útil para la comunidad.

arquitectos más vistos


Artículos

22-02-2018

Italian Design Day 2018 - Piuarch es uno de los 100 embajadores

El 1 de marzo 100 ciudades del mundo albergarán 100 eventos con otros tantos embajadores del...

More...

21-02-2018

Snøhetta Svart Primer Hotel de Energía Positiva en el Círculo Polar Ártico

El estudio de arquitectura Snøhetta proyecta Svart, el primer hotel capaz de producir...

More...

20-02-2018

BIG y CRA Naturaleza y Arquitectura en el rascacielos Singapore Tower

Ha empezado la construcción del nuevo rascacielos proyectado por los estudios BIG-Bjarke...

More...



Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy