06-07-2018

Música bajo una bóveda de cristal y acero en el Kimmel Center de Viñoly en Filadelfia

Teatro dell'Opera, Sala, Cines, Community Center,

Legno, Ladrillos, Acciaio, Metallo, Vetro,

El Kimmel Center comprende el auditórium de la Philadelphia Orchestra y un teatro escénico para espectáculos dramatúrgicos, todo ello bajo una gran bóveda de cristal y acero 



Música bajo una bóveda de cristal y acero en el Kimmel Center de Viñoly en Filadelfia

Rafael Viñoly idea un edificio con la base de ladrillo y con cubierta de cristal y acero realizada mediante una entallada bóveda de medio punto bajo la cual se encuentra un centro multifuncional que acoge la Verizon Hall, sede de la Philadelphia Orchestra.
El concurso que se adjudicó Rafael Viñoly partía de la base de un estudio de trece esquemas alternativos que demuestran cual es la mejor posición de los pabellones dentro de un envoltorio que delinea el aspecto de unidad del conjunto. Pero no solo eso. Este centro cuyo propósito es impulsar el barrio gracias a sus actividades, también representa la sede de la Philadelphia Orchestra y es un teatro flexible y de vanguardia.
El Verizon Hall tiene aforo para 2.500 personas y aplica los principios acústicos de un violonchelo, en este caso trasplantados a gran escala arquitectónica. De hecho el espacio musical por dentro está realizado en madera de caoba y tiene la forma del instrumento. La sala cuenta con una característica singular: incluye puertas especiales situadas en los laterales que se pueden mover y que sirven para aumentar la resonancia natural, para que el sonido fluya hacia específicas cámaras de reverbero situadas entre el recinto del Verizon Hall y la sala interior, que tienen una anchura de 4,8 metros, y que ocupan los espacios intersticiales. Una solución de proyecto que compensa la fonoabsorción de las butacas tapizadas y los propios espectadores, lo que reduce la necesidad de utilizar los sofisticados micrófonos panorámicos durante los conciertos. El resultado conseguido pretende garantizar la reverberación del sonido natural incluso en las partes más recónditas y distantes del escenario y del hall. Para facilitar todo esto hay un panel especial colocado en el escenario que se puede orientar como se desee y que contribuye a dirigir el sonido orquestal hacia el público, obviamente dependiendo de la música ejecutada.
En el Kimmel Center también se encuentra el Perelman Theatre con un aforo para 650 personas y con un escenario que se puede transformar según la necesidad y que hace que sea particularmente versátil para todo tipo de público, lo que complace no sólo a los dramaturgos, sino también a los apasionados de teatro.

Fabrizio Orsini

Architect: Rafael Viñoly Architects PC, Rafael Viñoly,

GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×