04-10-2017

Archstudio: The Great Wall Museum of Fine Art en Zi Bo (China)

Shan Dong Province, Zi Bo City (China),

Con el proyecto del Great Wall Museum of Fine Art en la ciudad de Zi Bo, en China, Han Wen-Qiang (Archstudio) expone su definición sobre el concepto de rehabilitación arquitectónica, en el proyecto de una fábrica farmacéutica abandonada.



Archstudio: The Great Wall Museum of Fine Art en Zi Bo (China)
La construcción de una sede adecuada para el nuevo Great Wall Museum of Fine Art es la ocasión para reflexionar sobre la evolución de la ciudad y Han Wen-Qiang, fundador y jefe de Archstudio, lo hace en un contexto de rehabilitación urbana.
Su reflexión sobre el desarrollo de las ciudades chinas en los últimos decenios pone en manifiesto la difundida tendencia a eliminar y construir en otro lugar, en lugar de ofrecer a las obras originales la oportunidad de volver a vivir. La rápida expansión urbana y las mejores condiciones económicas han llevado al deseo muy difundido de salir de la condición humilde.  Todo ello se ha materializado en la tendencia a borrar el pasado, del que las construcciones son una representación significativa, en nombre de una vida moderna, considerada más digna, más cómoda, que representa de mejor manera las nueva concepción de vida. En todas partes el resultado ha sido la eliminación de ejes centrales completos, con estructuras viejas, olvidadas y abandonadas y la urbanización de nuevas zonas periféricas. No es algo diferente de lo que ocurrió en la segunda parte del novecientos en las ciudades industrializadas de todo el mundo.
Con este proyecto, Han Wen-Qiang y Archstudio afirman que la historia es un valor primario ya que es la expresión de una identidad en evolución que, tras reconocerse, se transforma en manifestación cultural. El arte con frecuencia encuentra su espacio en los lugares ricos de historia y es lo que también sucede en el caso del Great Wall Museum of Fine Art, que se ha montado en el interior del área industrial de la antigua fábrica farmacéutica de Zi Bo.
La planta, que data de 1943, se encuentra en los alrededores de la estación de trenes y de lo que hoy día se ha convertido en el vivo centro de la ciudad. Precisamente su desarrollo y aburguesamiento obligaron con el tiempo a parar la vieja planta y a trasladar los equipos y las oficinas a un nuevo distrito industrial en la periferia. Durante años las oficinas y los depósitos permanecieron vacíos y abandonados a la acción del tiempo. Pero como con frecuencia sucede a quien mira con atención los monumentos “ignorando” su historia, esta fábrica comenzó a cautivar a los artistas que por allí pasaban. De allí nace la idea de Archstudio de recuperarla y de convertirla en una galería de exposiciones para que la atracción que inspiraba en los hombres de cultura se concretizara en una nueva función.
El área, de unos 3800 metros cuadrados, tiene un desarrollo rectangular marcado por 3 cuerpos principales y dos grandes patios comunicantes, uno por el norte y el otro por el sur, con entrada general por este último. Otros locales que anteriormente se utilizaban como depósitos cierran el perímetro del complejo industrial por el sur. Todos estos edificios se han limpiado y rehabilitado conservando su estado actual, con las marcas evidentes del paso del tiempo, y constituyen un contexto, un contenedor de recuerdos que al realizar la restauración se ha detenido y marcado una vivencia que comenzó en 1943. Seguidamente, tras haber vuelto accesibles y en funcionamiento como espacios de exposiciones las grandes superficies de los dos cuerpos principales de la fábrica, instalando solamente un nuevo sistema de iluminación y los elementos expositores divisores, Archstudio decidió concebir un nuevo orden de uso del espacio. No se trata simplemente de recuperar grandes ambientes cubiertos en una sola nave que pueden transformarse mediante instalaciones temporales, sino de diseñar un sistema permanente de uso en el que el contenedor arquitectónico es, de vez en vez, un escenario artístico o un lugar de creación para el arte.
A raíz de ello se ha concebido un túnel, de acero y vidrio, que se extiende en paralelo y se apoya literalmente en las paredes originales en determinados puntos, o entra en la fábrica y la atraviesa completamente en otros. Un recorrido en dos niveles que conecta los dos cuerpos principales a través de un tercer elemento espacial completamente en contraste; el ladrillo barnizado y desgastado de la vieja planta contrasta con la absoluta perfección, incluso geométrica de las líneas, del vidrio y del acero del nuevo túnel. Un recorrido que no es solo eso, en éste los espacios se subdividen en ambientes tales como tiendas de libros, salas de té, talleres para artistas, salas de conferencia y de reuniones. Todo ello con el objetivo preciso, logrado con la transparencia de lo nuevo, de que lo antiguo y lo moderno se compenetren, que el interior y el exterior se confundan, que el arte y su exposición clasificada sean vividos como parte de un trabajo de reflexión más amplio y variado.

Mara Corradi

Architects: Han Wen qiang, Cong Xiao, Huang Tao
Location:Shan Dong Province, Zi Bo city (China)
Architectural space:  3795 sqm
Design time:2014.11—2015.10
Construction time:2014.11—2015.01
New structure in steel and glass
Floors: steel and concrete 
Photographer:  © Wang Ning

http://archstudio.cn

GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy