31-01-2018

Alphaville: Skyhole, taller y residencia para artistas

Alphaville,

Yohei Sasakura, Alphaville,

Shiga, Honhsu, Giappone,

Casa,

El estudio de Kyoto Alphaville proyecta Skyhole, una vivienda- taller para una pareja de creativos y su hijo, en la prefectura de Shiga, en Japón. Con Skyhole el interés de Alphaville se concentra en conciliar el espacio dedicado al trabajo y el residencial en un solo lugar.



Alphaville: Skyhole, taller y residencia para artistas
Skyhole es el término con el que el estudio Alphaville de Kyoto define el resultado de una investigación sobre la vivienda que les ha llevado a construir una residencia-taller urbana en la prefectura japonesa de Shiga.
Un par de años antes los proyectistas de Alphaville se habían hecho conocidos con la Guest house de Koyasan, un pequeño establecimiento cuya forma se inspiraba en las granjas de la zona, pero que se había proyectado internamente aprovechando al máximo el espacio a disposición entre las zonas comunes y los dormitorios. En Japón suscita gran interés proyectar logrando conciliar en una mezcla razonada los espacios públicos, semipúblicos y particulares, que suelen ser muy reducidos.
Al observar la planimetría de la Skyhole nos damos cuenta de que también en este caso ha sido necesario literalmente embutir la superficie de la construcción en un terreno rodeado por dos de sus lados por aparcamientos y por los otros dos, por la calle. De inmediato sorprende la planta de la obra, en forma de paralelogramo, dictada por la necesidad de alargar el espacio de la vivienda respecto a la clásica planta rectangular, en dirección norte y sur, donde el proyecto coloca las únicas aberturas hacia el exterior. Con la sola excepción de un claro abierto en la cima de la cubierta, no hay otras ventanas ni accesos desde el exterior.
La luz es un elemento de enorme importancia en esta vivienda experimental que pretende conciliar la función laboral y el uso privado del espacio. Introducir el trabajo en la vivienda es algo particular para la población japonesa, que vive la casa más bien como núcleo protector, haciendo de ella un lugar de introspección, compacto y orientado sobre sí mismo, siendo difícil que se abra a elementos externos. En este caso el deseo de los clientes, una pareja de creativos que trabajan en el sector del diseño y del arte, y que tienen un hijo, era que el tiempo que transcurren juntos no se distinguiera del dedicado a la experimentación artística, conceptual y práctica. La vivienda debía entenderse como ambiente en el que pasar todo el día con su único hijo, y en el que a la vez pudieran exponer obras de arte como si se tratara de una galería, donde el público pudiera entrar con regularidad y cuando se organizara un evento. La elección de Alphaville no ha sido crear confines móviles que permitieran modificar el tamaño y las proporciones del espacio dependiendo de las situaciones, sino más bien definir paredes fijas con perspectivas flexibles, es decir que cumplieran ambas utilizaciones, ambientes multidimensionales cuya función no se precisa concretamente ya que está sometida a constantes cambios. La distorsión del volumen es obviamente la metáfora “vibrante” con la que expresan dicho concepto. Resulta muy interesante el diagrama de proceso que sirve para comprender el proyecto de Alphaville: a partir de un sencillo tejado de dos aguas, éstas se pliegan como un origami para lograr las paredes largas y los cerramientos acristalados.
Además de las consideraciones tenidas en cuenta sobre esa tendencia a la introspección de las viviendas japonesas, no hay que olvidarse del clima que en la prefectura de Shiga es muy extremo, con fuertes vientos y nevadas abundantes, razones por las que las aperturas se han limitado solo a los laterales norte y sur.
Dentro el espacio compartido está dividido en dos partes por un volumen diagonal en el que se incluyen las habitaciones típicas de la vivienda y que son imprescindibles incluso en una situación de flexibilidad total como esta. El dormitorio matrimonial, el del niño y los baños con zona wc y zona de bañera, como se estila en Japón. Sin embargo, incluso este volumen divisorio está proyectado para abrirse al uso laboral ya que contiene cámaras de almacenamiento de las obras y un espacio comercial. De hecho cuando se organizan eventos también estos espacios se incluyen en la zona abierta.
En el espacio definido como taller entra mucha luz indirecta del lado norte. Se encuentra en el punto en el que la cubierta resulta más alta. El salón se encuentra ubicado en la parte opuesta y recibe la luz del lado sur. Pequeñas aberturas entre ambos lados permiten que la luz siempre sea bidireccional. Las dos salas se comunican a través del pasillo creado en el volumen central y utilizado también durante los saraos. Las paredes diagonales trazadas, en sinergia con la cubierta de diferentes inclinaciones crean perspectivas particulares, nunca banales, tanto para el arte como para la vida.

Mara Corradi

Architects: Alphaville
Location: Shiga, Japan
Site area: 367.99 sqm
Building area: 83.54 sqm
Total floor area: 77.35 sqm
Structure system: wood frame
Structural engineer: Takashi Manda (Takashi Manda Structural Design)
Completion: 2014
Photos by: © Yohei Sasakura, Alphaville

http://a-ville.net/


GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy