19-12-2007

Pavillon Noir. Aix-en-Provence. Rudy Ricciotti. 2006

Rudy Ricciotti,

Francia,

Teatros, Deportes y Bienestar,

De cristal, Cemento,

Reurbanización,

Un paralelepípedo de 18 x 35 metros en el que la estructura ha sido llevada completamente al exterior, donde se convierte en esqueleto, en trama, en piel calada: es el Centro Coreográfico Nacional construido en Aix-en-Provence sobre un proyecto de Rudy Ricciotti.



Pavillon Noir. Aix-en-Provence. Rudy Ricciotti. 2006 3.000 mil metros cuadrados, distribuidos en 8 plantas, albergan 4 estudios de danza y una sala teatral que puede acoger a 378 espectadores, con un escenario de 17 x 15 metros. El proyecto, de no fácil realización, ha encontrado sobre todo dificultades ligadas a la particularidad del sitio: un solar muy estrecho y que limita con una gran escalinata, problemas debidos a la sismicidad del terreno y a la presencia de una capa freática que sube en correspondencia con una sala teatral subterránea y, finalmente, un presupuesto inicial muy reducido.
Un contexto, por tanto, por su naturaleza no acogedora, sobre todo respecto a una estructura dedicada al espectáculo, ya que en las proximidades se encuentra la estación de trenes, con todos los ruidos relacionados con la misma. Precisamente por estos motivos, se ha elegido realizar una fachada estructural en la que los protagonistas son el cemento y el vidrio.
Las ramas de hormigón ennegrecido componen el diseño de la fachada, pero su disposición responde ante todo a precisos cálculos ligados a las necesidades estructurales y de estabilidad del edificio.
La composición resulta en cualquier caso dinámica, gracias a la disposición ora vertical, ora oblicua de las ramas, y a la presencia de las grandes cristaleras que abren la mirada hacia el interior y el exterior del edificio. De noche, el contraste entre la transparencia de las cristaleras y el negro del cemento confiere una imagen especialmente sugestiva del Pavillon Noir, que en la trama de pilares y vigas parece querer proteger y custodiar el interior. El edificio, por tanto, deja ver lo que sucede en su interior, enfatizando lo espectacular, propio de las actividades que en él se llevan a cabo.
Su construcción, que ha costado 5 millones de euros y que ha durado 7 años, ha representado pieza importante en la recalificación de un barrio anónimo de Aix-en-Provence. No es la primera vez, en cualquier caso, que Ricciotti trabaja en proyectos difíciles para un contexto anónimo o degradado, como también sucedió en Vitrolles, siempre en el sur de Francia, donde construyó el Concert Stadium en un paisaje completamente desierto y rocoso.
Su arquitectura, de fuerte personalidad, evidencia también en el Pavillon Noir su predilección por los materiales fuertes, con una destacada materialidad, como el cemento.

Laura Della Badia

GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×