22-05-2019

Paris La Défense Arena di 2Portzamparc

Christian de Portzamparc,

Nicolas Borel, Anthony Folliau, Christian De Portzamparc,

París,

Deportes y Bienestar,

El arquitecto Christian De Portzamparc ha firmado con su estudio 2Portzamparc la Paris La Défense Arena, el nuevo estadio cubierto de Racing 92, el equipo de rugby parisino. Pero el programa no incluye solo rugby: en su inauguración un concierto de los Rolling Stones atrajo a la Arena a 40.000 espectadores, comprobando así su aforo máximo.



Paris La Défense Arena di 2Portzamparc

¿Cuántos arquitectos pueden presumir de que para inaugurar su último proyecto han contado con la presencia de los Rolling Stones junto a 40.000 de sus fans, que han acaparado el edificio, poniéndolo a la prueba desde todos los puntos de vista? No serán muchos. Quizás sólo uno, Christian De Portzamparc, el nombre que está detrás de la idea y los ejecutivos de la Paris La Défense Arena, inaugurada en París a finales de 2017 tras tres años de obras.

La Paris La Défense Arena surge en medio del panorama urbano junto a la Grand Arche, en el distrito de La Défense en Nanterre, emplazada en la intersección de las cuatro avenidas principales de la zona. La concepción de la U Arena nació hace más de 10 años a partir de una idea de Jacky Lorenzetti, presidente del equipo de rugby Racing 92, que juega en la máxima división francesa. El proyecto inicial que Lorenzetti quería se refería únicamente a un estadio de rugby cubierto. Fueron invitados a participar 27 arquitectos a un concurso que se concluyó en 2010, y entre todos al año siguiente resultó seleccionado De Portzamparc.

Pero ¿qué pintan los Rolling Stones en un estadio de rugby? El proyecto se modificó durante su ejecución, específicamente para que pudiera ser también un recinto exclusivo donde poder celebrar eventos de amplio alcance, multiplicando de esta forma sus posibles usos y por consiguiente los relativos ingresos. Además de los partidos de rugby de la Top14, se pueden disfrutar conciertos y otras citas importantes. De Portzamparc, para garantizar que la Arena ofreciera la máxima flexibilidad, dispuso que la pared al fondo, en la que se monta el escenario, pudiera ser desplazada hacia delante y hacia atrás, lo que hace variar el aforo del espacio de 10.000 a 40.000 personas. Y el día de la inauguración la Paris La Défense Arena puso directamente a prueba su capacidad máxima. Con sus 40 metros de bóveda se trata del estadio deportivo cubierto más grande de Europa, además de ser el segundo del mundo por detrás de la Philippine Arena.

La transformación de campo deportivo en espacio para conciertos se realiza en poco tiempo: son suficientes once horas para cubrir el manto de hierba sintética con grandes losas y conseguir así la platea que habitualmente ocupan los fans más motivados. Y aunque un concierto o un partido sin duda son mejores cuando se pueden ver desde cerca, lo que se sienten en las gradas no deben preocuparse: la acústica, la visibilidad y la circulación del aire se han estudiado y perfeccionado con mucha atención. Incluso para aquellos cortos de vista no hay problema: la U Arena incluye una pantalla gigante de 1.400 m2. Para completar la imponente obra, la construcción tiene 31.000 m2 de oficinas distribuidas en ocho plantas, cuenta con los certificados HEQ y LEB, y tiene aparcamiento en el sótano y un restaurante. Solo el tejado, por dar un dato, pesa 6.100 toneladas.

La obra de Christian De Portzamparc no perdió de vista la doble necesidad estética que comporta un edificio de semejante tamaño. Visto desde fuera no debe presentarse como un mamotreto, no debe imponerse sino más bien integrarse con el contexto. Y a la vez, la sensación de inmensidad épica, la idea de un espacio enorme y fascinante debe arrebatar al espectador que, desarmado, se adentra en la Arena. Para lograr dicho objetivo, revela De Portzamparc, fue suficiente estudiar con atención las líneas orgánicas que componen el envoltorio del edificio. Otro elemento distintivo son las "lascas" de aluminio y cristal que revisten las paredes laterales de la arena, aportándole dinamismo y ligereza. De estas filas ordenadas al hacerse de noche un sinfín de luces de colores ofrece un espectáculo a todos aquellos que pasan por La Défense. 3.000 luminarias de LED, de 16 millones de colores cada una, están conectadas mediante direcciones IP independientes, dando vida a infinitas combinaciones luminosas posibles. Al final la Paris La Défense Arena no es solo un campo de rugby, o una sala para conciertos. En el momento en que se enciende se convierte en un monumento identitario, un punto de referencia que ilumina todo el entorno.

Francesco Cibati

Client: Racing Arena, Jacky Lorenzetti
Architect: Christian de Portzamparc
Project: 2010-2013
Realization: 2014-2017
Walking surface:51754 sqm
Field surface: 11000 sqm
Fotografie: Anthony Folliau, Nicolas Borel, Christian De Portzamparc
Acoustician: Avel Acoustique, Jean-Paul Lamoureux
Lighting technician: Paris Lighting, Jean-Pierre Touvret
Stage design: Theatre Projects Consultants, Findlay Ross
General contractor: VINCI Construction France - GTM Bâtiment
Technical inspection service: Veritas
HVACS Engineering Consultants: SNC LAVALIN
Structural Engineering Consultants: Structures Ile-de-France

http://www.2portzamparc.com/fr/


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×