05-02-2021

Murray Legge: Little Tiger Chinese Immersion School, Austin, Texas

Murray Legge,

Leonid Furmansky,

Austin, Texas,

Colegio,

Murray Legge proyecta el último pabellón de la Little Tiger Chinese Immersion School en Austin, Texas. Basándose en el Código de Desarrollo Urbanístico, el Land Development Code, su bungalow se inspira en las casas de los años 40 que caracterizan el barrio de North Loop, pero también las escuelas ubicadas en las primeras iglesias americanas.



Murray Legge: Little Tiger Chinese Immersion School, Austin, Texas

En el barrio residencial de North Loop, al norte del centro de Austin, Texas, surge el nuevo pabellón de la Little Tiger Chinese Immersion School, proyectado por el estudio local Murray Legge Architecture, ganador del premio para el diseño 2020 de la Texas Society of Architects.
North Loop es un barrio residencial organizado en lotes de chalets rodeados de vegetación que es la continuación de Hide Park, el gran parque que se extiende más allá del distrito financiero de Austin. Aquí nació la idea, y surgió la primera sede de la escuela de inmersión en chino Little Tiger, fundada en 2015 y pensada para niños en edad preescolar y hasta los 10 años. Con un enfoque experimental de la didáctica, que pone en el centro de la enseñanza varios idiomas desde la primera infancia, la Little Tiger Chinese Immersion School ha organizado en este tiempo sus clases dentro de una estructura parecida a la de un pequeño campus. La concepción de esta construcción es curiosa y en origen está relacionada con el barrio y con la historia de la institución escolar americana. La Little Tiger de hecho encontró su primerísima sede en las aulas de la Ridgetop Baptist Church, la iglesia que se encuentra en el mismo lote urbano. Ubicar las escuelas dentro de las salas de edificios religiosos era una costumbre difundida en las comunidades que se fundaban en el territorio americano.
En este caso el uso compatible de los espacios construidos guió las posteriores decisiones de ampliación por parte de la dirección del colegio. Con el paso de los años el colegio fue comprando los chalets construidos en los años 40 cerca de la iglesia, estableciendo una sede fija y organizando la didáctica en estos edificios rodeados de jardines, y equipando un área de juegos al aire libre. De esta forma y en línea con las teorías de aprendizaje mediante la experiencia directa y al aire libre, el colegio conformó su estructura como una “ciudadela”, a la que se incorpora perfectamente también el último volumen proyectado por Murray Legge Architecture.
Este pequeño estudio de Austin, formado actualmente por solo tres colaboradores, cuenta de sí mismo: „Nuestra arquitectura revela las extraordinarias posibilidades que existen en lo ordinario. Aplicando un proceso creativo que tiene en cuenta profundamente las cuestiones prácticas a la hora de proyectar, examinaos la forma en que los materiales, el espacio y la luz crean lugares significativos y fascinantes.” Del proyecto del nuevo pabellón se deduce el profundo conocimiento no solo del espíritu local, sino también de los tipos de construcción y de las normas del sector. Murray Legge ya había proyectado el cercano Griffin School por lo que tenía cierta experiencia a la hora de aplicar el Land Development Code de Austin, y en concreto sobre las disposiciones para los usos compatibles de los edificios que contemplaban la transformación de residencias en iglesias de barrio o colegios. Manteniendo firme el concepto de núcleos que se conectan mediante zonas verdes, se introdujo el último volumen del colegio, inspirado en la estética del bungalow, pero con espacios adecuados para la didáctica prestando atención a los equilibrios luminotécnicos.
Con un desarrollo en altura limitado por la normativa de zonificación del área, la estructura tiene una planta rectangular dispuesta en una sola aula, con tejado de dos aguas con mucha inclinación, exactamente como en las primeras iglesias americanas. Una gran ventana vertical que ilumina el nivel elevado campea sobre la entrada como si fuera un campanario.
Murray Legge diseña aleros muy bajos que tanto por fuera como por dentro les dan a los espacios una dimensión infantil. La planta rectangular está dividida en dos partes, donde más de la mitad se dedica al aula didáctica. La parte restante está destinada a vestíbulo con perchas para los abrigos, dos bloques alineados para los servicios y la cocina en la parte opuesta a la entrada. Un largo ventanal con banco permite que los niños se sienten a jugar o a leer, estableciendo la comunicación visual entre la clase y el jardín situado en el lado norte. Las ventanas del lateral opuesto, al igual que los pupitres, las sillas y el resto del mobiliario son a medida de niño, para que ejerciten su autonomía. La amplia luz indirecta se añade a la que entra por la parte de arriba del tímpano, donde una claraboya continua atenúa la luz solar mediante una serie de profundos deflectores verticales incluidos en una estructura reticular. Esta solución, como la del ventanal vertical, se inspiran en las obras del arquitecto Max Levy, que le dedica mucha atención al diálogo entre el interior de las casas y la fuerte luz solar de Texas.
Con esta concepción sencilla y esencial del aula escolar donde cuenta sobre todo la iluminación y los pequeños detalles de disposición, se añade una reflexión sobre la posible transformación del edificio. Si los dueños pidieran en un futuro que el colegio se reconvirtiera en residencia, en base a la zonificación del barrio, Murray Legge se imagina que los espacios de la planta baja se pudieran convertir en un amplio salón con cocina y servicios y añade un nivel elevado que ahora se usa como almacén, y el día de mañana se podría usar como dormitorio.
Desde el punto de vista estructural, los muros están constituidos por paneles de cemento pintado de blanco, mientras que el tejado está revestido de metal, con una paleta de materiales y colores que se adapta al contexto del barrio y a la estética de los demás chalets. Esta y las demás elecciones de composición fueron esenciales para generar una sensación de comunidad y una identidad compartida dentro del pequeño campus, pero también para integrarse en continuidad con los tipos de construcción del barrio.

Mara Corradi

Architects: Murray Legge Architecture
Completion Year: 2019
Gross Built Area: 68 mq c.a.
Location: Austin, Texas
Design Team: Murray Legge, Travis Avery, Benjamin Kaplowitz, Lincoln Davidson
Clients: Mike Osborne and Meggie Chou
Engineering: Fort Structures
Consultants: ATS Engineers (MEP), Urban Design Group (Civil)
Photographs: © Leonid Furmansky

 


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature