13-11-2007

Morimoto NYC. New York. Tadao Ando. 2006

Tadao Ando,

Nueva York, Estados Unidos,

Restaurantes,

Madeira, De cristal,

Interior Design,

Un espacio de luces difusas, en el que las sombras toman forma alrededor de un entorno fluido y articulado: es el Morimoto Restaurant de Nueva York, proyecto "atípico" de Tadao Ido, que parece haber renunciado, en este caso, a la huella decidida y a la matericidad del cemento, presente en casi todas sus obras.



Morimoto NYC. New York. Tadao Ando. 2006 El restaurante, que toma el nombre del chef japones Masaharu Morimoto, surge en el Meat Packing District, una antigua area industrial que ha sido reconvertida mediante un amplio proyecto de recuperacion y de refuncionalizacion, en las que se han creado galerias de arte, tiendas y restaurantes de lujo. Por donde en otro tiempo pasaba tambien la High Line, el historico ferrocarril sobreelevado, y en un paisaje hecho sobre todo de ladrillos, han nacido por tanto espacios modernos y funcionales para las nuevas necesidades, sin borrar por ello la memoria del pasado. Precisamente esta ha sido tambien, de hecho, la filosofia del proyecto de Tadao Ido, a la hora de intervenir en una parte del antiguo Chelsea Market, donde ha tomado forma, de hecho, el Morimoto Restaurant.
El arquitecto japones ha querido, de hecho, separar lo nuevo de lo viejo, haciendo evidente y reconocible el restaurante tambien desde el exterior. El interior, de unos 3.000 m2, donde en otro tiempo se encontraba el embarcadero, ha sido articulado y dividido con paneles y pasajes en los que se ha empleado predominante la madera y el vidrio. La sala principal y el sushi-bar estan circundados y envueltos, de hecho, por una singular envoltura blanca de fibra de vidrio, que se encuentra tambien alrededor de la escalera que conduce al lounge-bar del nivel inferior.
Pero lo que mas sorprende es sobre todo una pared de 17.400 botellas de vidrio, que parece bajar del techo como una cascada. El juego de reflejos se hace todavia mas evidente y sugestivo gracias a una serie de leds interiores. Lo que hace que el ambiente sea muy placentero no es solo este juego de luces y de sombras: a ello contribuyen el mobiliario color leche, las cortinas lisas y el papel pintado japones que reviste una de las paredes.
Todas estas soluciones han respondido al objetivo de hacer que la articulacion interna sea dinamica, que de otra forma hubiera sido demasiado regular y escuadrada, y a la necesidad de caracterizar el espacio con soluciones formales capaces de hacer inmediatamente reconocible al restaurante. Morimoto NYC tiene por tanto una precisa personalidad, aun conservando una imagen elegante y discreta.

Laura Della Badia

GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×