10-01-2003

Lucrecia Borgia En Ferrara

Bar, Deportes y Bienestar,

En 1502, Lucrecia Borgia llega a Ferrara para casarse con Alfonso de Este, hijo del duque Ercole I, que sucederá a su padre en 1505. Precedida de una fama no demasiado limpia difundida en parte por su propia familia de origen, la cual a lo largo de los siglos hará de Lucrecia una mítica dama negra ante litteram, Lucrecia limpiará completamente, en Ferrara, su dudosa reputación y se convertirá en la piedra angular de la época dorada de esta ciudad emiliana, una de las cunas del Renacimiento italiano.



Lucrecia Borgia En Ferrara Ferrara celebra ahora a la duquesa española, amiga y musa inspiradora de Bembo y de Ariosto, que la citará como ejemplo de belleza y virtud en su Orlando Furioso, con todo un año de celebraciones en las que se han involucrado museos, instituciones públicas y asociaciones privadas.

Del teatro, con la puesta en escena de Amor nello specchio (G.B. Andreini, 1622) dirigida por Ronconi e interpretada por Mariangela Melato, al Palio que evocará la llegada de Lucrecia a la ciudad, desde las exposiciones a las conferencias (como la dedicada a la cartografía histórica de Ferrara desde la época de Lucrecia hasta la Devolución), Ferrara redescubrirá el periodo más luminoso de su historia y permitirá no sólo la valorización de un personaje históricamente muy discutido, sino también de las obras y lugares relacionados con ella.

En particular, el Istituto di Studi Rinascimentali dedicará una semana de trabajos a la figura de Alfonso I (septiembre 2002) y el palazzo Bonacossi albergará una gran exposición sobre Lucrecia, en la que se podrán admirar los retratos y las fantásticas pinturas de la escuela de Ferrara (5 octubre-15 diciembre 2002).

Se organizarán también itinerarios turísticos y habrá importantes inauguraciones (entre ellas, la del renovado Museo della Cattedrale), al tiempo que se destaca, por su originalidad e interés, la iniciativa Agrumi rari nei cortili e nei giardini estensi (abril 2002).

Especialmente para la ocasión se permitirá visitar los jardines secretos de los palacios de Ferrara que se hallan a lo largo del Corso Ercole I d?Este, verdadero eje de la llamada ?addizione erculea? que hizo de Ferrara uno de los escasos ejemplos de ?ciudad ideal? que han llegado a construirse (en este caso, por obra de Biagio Rossetti). El Corso une el Castello Estense con las murallas de la ciudad mediante una secuencia ininterrumpida de viviendas renacentistas, que tienen en el celebérrimo Palazzo dei Diamanti uno de sus episodios más ilustres y sobresalientes.

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×