27-03-2019

Lideta Mercato: reconocimiento de la UNESCO para Vilalta Architects

Vilalta Architects,

Gonzalo Guajardo,

Addis Ababa, Ethiopia,

Centros Comerciales,

UNESCO Prix Versaillers,

El equipo que desarrolló el proyecto ganador del concurso para el mercado central de Addis Abeba, en Etiopía, encabezado por el famoso arquitecto internacional Xavier Vilalta, está de fiesta: el Lideta Mercato, realizado entre 2010 y 2017, ha recibido el Prix Versailles de la UNESCO como mejor centro comercial del mundo.



Lideta Mercato: reconocimiento de la UNESCO para Vilalta Architects

Addis Abeba, Etiopía. La construcción duró siete años, pero por lo visto ha merecido la pena. Lideta Mercato, el proyecto realizado por Vilalta Architects que se adjudicó el correspondiente concurso lanzado hace diez años, ha sido declarado el mejor centro comercial del mundo. Así lo dice el Prix Versailles, galardón que otorgó al estudio de Xavier Vilalta el premio especial concedido por la UNESCO en 2017. Se trata de un proyecto considerable en todos los aspectos: más de 14.000 m2 divididos en nueve plantas, de las que la última está dedicada a terraza pública. A la altura hay que añadir otras dos plantas de sótano para los aparcamientos. El proceso del proyecto abarcó todos los aspectos y matices posibles, incluso inspirándose en la colectividad local y en el arte rural etíope, sin perder de vista el enfoque contemporáneo y la sostenibilidad ecológica del edificio.
Xavier Vilalta en primer lugar decidió estudiar otros centros comerciales en Addis Abeba para entender cuáles eran los puntos críticos, y así descubrió que habitualmente dichos problemas tenían que ver con las condiciones térmicas y de ventilación, así como con la iluminación. De hecho los casos analizados mostraban una predominancia de materiales esmaltados y cristaleras que fácilmente contribuyen a aumentar la temperatura y a la iluminación excesiva.
Otra intuición que tuvo Vilalta fue la de tomar nota del Old Mercato, el bazar al aire libre más grande de África, para idear la gestión del edificio. Así, se dio prioridad a un mayor número de pequeñas tiendas adecuadas para los comerciantes locales, en vez de concentrarse en pocos establecimientos lujosos de grandes marcas.
En la planta baja el Lideta conecta dos calles paralelas por la diagonal que trazan las dos entradas situadas en las esquinas opuestas de la planta. Esta función de atajo para el tráfico peatonal asegura un tránsito de gente constante y un uso alternativo del edificio. En el centro del volumen un vacío a toda altura comunica todas las plantas mediante una gran escalinata circular cuyo eje se desplaza en cada planta. Este vacío garantiza la circulación y el cambio de aire de acuerdo con las leyes de la termodinámica.
Todo el edificio resulta bastante imponente con su forma rectangular y escuadrada, pero los arquitectos han sido muy hábiles y han encontrado un escamoteo para aunar funcionalidad y estética mediante un elemento representativo de la cultura local: un esquema geométrico fractal formado por cuadrados de varios tamaños, similar al utilizado habitualmente en las telas con las que se realizan los vestidos tradicionales del país. El esquema se extrapoló, elaboró y aplicó en forma de orificios en el envoltorio exterior del Mercato. Las fachadas de hormigón pretensado ultraligero se convierten así en una pantalla para el exceso de luz pero que gracias a los orificios cuadrados garantiza la correcta iluminación y la circulación del aire en todas las plantas.
Por último, aunque no menos importante, la terraza. Situada a una altura considerable, queda alejada del tráfico y de la contaminación y representa un lugar de esparcimiento, a la vez que cumple funciones útiles para la eficacia energética del edificio. En la terraza se recoge y filtra el agua de la lluvia que después se recicla para el funcionamiento de los sanitarios, pero sobre todo se almacena la energía eléctrica mediante paneles fotovoltaicos. A estos Vilalta les dio la forma de grandes hongos bajo los cuales se disfruta de la sombra en pleno relax. Uno de los problemas principales para los grandes edificios en esta parte del mundo, es decir, la intermitencia del suministro eléctrico, queda así resuelto de manera ecológica, creando un valor añadido para los usuarios.
Lideta Mercato, al final, gracias a su esmero en los detalles y al valor global del proyecto, consiguió que el cliente cambiara de idea, ya que originalmente la intención era realizar un edificio de cristal que hubiera sido víctima del sobrecalentamiento. Y lo logró reduciendo significativamente los gastos de construcción y gestión. Esto fue posible utilizando el hormigón, más barato, y eliminando el gasto en climatización. A la vez Vilalta consiguió dotar al Mercato de una identidad que es también expresión de la cultura local con el fin de crear mayor rendimiento para los inversores, introduciendo más tiendas pequeñas donde es fácil renovar el inventario y donde se vendan productos a precios contenidos, con lo que es asequible para todos los bolsillos de los ciudadanos de Addis Abeba.
En resumidas cuentas, como siempre, un proyecto bien pensado y realizado logra mejorar las condiciones de todas las personas implicadas en él.

Francesco Cibati

Location: Addis Ababa, Ethiopia
Client: Flintstone Engineering
Surface: 14.200 m2
Time: 2010-2016
Data: Restricted competition: 1st Prize
Architects: Vilalta Architects www.vilalta-architects.com
Director: Xavier Vilalta
Project Leader: Maria Rosaria Favoino
Project Team: Joao Medeiros, Miguel Sánchez Enkerlin, Reema Al-Ajlan, Daniel Vaczi
Structural: K2N Engineering
Mechanical & Sanitary : Abiy Aberra
Photos: Gonzalo Guajardo

Xavier Vilalta's TED Talk about Lideta Mercato:
www.ted.com/talks/xavier_vilalta_architecture_at_home_in_its_community


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×